Una fragata modelo F-110, de fabricación española, participa en una maniobra marítima.

El presupuesto ha sido aprobado este viernes durante una reunión del Consejo de Ministros del Ejecutivo español, liderado por el socialista Pedro Sánchez, en el marco de un ‘Plan Plurianual’, vigente hasta el año 2032.

Según ha explicado la ministra española de Defensa, Margarita Robles, esta cifra supone activar tres programas militares de suma importancia, a saber: la construcción de cinco fragatas F-110, la compra de 348 vehículos 8×8 Dragón para el Ejército de Tierra y la actualización del avión de combate Eurofighter.

“Defensa podrá modernizar y adaptar estos aparatos a las últimas tecnologías para que puedan competir en igualdad de condiciones con las del Reino Unido, Italia y Alemania, los socios europeos que participan en el proyecto del avión de combate europeo”, ha indicado Robles.

Conforme a las estimaciones del Gobierno español, esta inversión podría generar al menos 8500 empleos, directos e indirectos, en los próximos años, además de tener “un importante impacto en la economía y en la industria de la defensa”.

La nueva decisión ha sido adoptada, no obstante, en momentos en los que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no deja de presionar a España, así como a otros países europeos miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), para que eleven su gasto militar, pues considera que la nación norteamericana asume una parte demasiado grande del presupuesto de la Alianza Atlántica.

En reiteradas ocasiones, Trump ha amenazado a los miembros de la OTAN con cesar su apoyo económico y ha criticado que las partes europeas no cumplen con sus responsabilidades a la hora de afrontar los gastos militares.

El tema de las contribuciones a la Alianza Atlántica ha suscitado gran controversia entre los Gobiernos de Madrid y Washington, sobre todo después de que Sánchez afirmara que no cumpliría con lo prometido por el expresidente español Mariano Rajoy.

España es el séptimo mayor contribuyente de la OTAN, con un 1,3 % del gasto global. Por otro lado, es el tercer país miembro que destinó un menor porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) al sector de la defensa, con un 0,92 % en 2017, solo por delante de Bélgica y Luxemburgo, y lejos del 2 % que habían acordado aportar los integrantes del organismo hasta 2024.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.