Caza F-22 Raptor. Toby Melville / Reuters

La Oficina de Presupuesto del Congreso de EE.UU. ha estimado que el nuevo caza de sexta generación, conocido como Penetrating Counter Air (PCA), podría costar 300 millones de dólares por unidad, informa el portal Defense News.

Se destaca que este precio es más de tres veces superior al del caza de quinta generación F-35 –criticado por su alto costo–, que ronda 94 millones de dólares por unidad. También el portal precisa que es la primera vez que una entidad gubernamental ha ponderado el precio potencial de este avión de combate, aunque por ahora no se trate de una estimación oficial del Pentágono.

Asimismo, la agencia gubernamental ha determinado que la fuerza aérea necesitará 414 unidades de PCA para reemplazar los cazas existentes F-15C/D y F-22, y que la aeronave entrará en servicio en 2030.

El medio explica el elevado coste de este caza de sexta generación en parte por la nueva tecnología. La oficina señala que el PCA “probablemente tendrá un mayor alcance y carga útil, así como unas mejores capacidades furtivas y de sensores que el actual F-22”. Otra razón, según Defense News, estriba en la incapacidad de la Fuerza Aérea de EE.UU. para producir aviones furtivos “a los bajos costos inicialmente previstos”.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.