En Podemos hay de todo.Lo dicen ellos. Allá militan miembros de los Cuerpos y Fuerzas represivas del Estado español, monárquicos, gente de derecha, banqueros (al menos de boquilla) y hasta extrema derecha sin son “gente honesta”, incluso tienen a un ex general (pero no ex imperialista)o gracias a ese milagroso invento llamado transversalidad que sienta juntos al verdugo y a su victima, al explotador y al explotado.

Como hemos dicho varias veces, nada tenemos contra muchos de sus militantes, entusiastas y ávidos por cambiar esta sociedad de barbarie, si bien entendemos que caminan en dirección equivocada pues su debilidad ideológica es evidente a consecuencia de la labor de alienación contra las masas que ejerce desde hace años el régimen de Madrid. Son los que creen de buena fe en la bondad de esa organización. A ellos nos dirigimos para que reflexionen, si les apetece, antes de que se conviertan en nada o se pasen a las filas de VOX. Lo hacemos motivados más por las experiencias aprendidas del pasado que por nuestra condición antiimperialista, que también.

La “evolución” de Pablo Iglesias lo ha llevado a ser percibido a nivel internacional como enemigo de los países que luchan ferozmente contra el fascismo de la misma manera que lo fue, y lo es, Felipe González. Deshacerse del “lastre” que supone para sus espurios intereses, Hugo Chávez y por ende, Fidel Castro-, dos de los mayores líderes mundiales de todas las épocas cuyos valores están fuera de toda duda para los pueblos- es un insulto, un escupitajo contra la Humanidad.

No sucede nada por reconocer lo evidente. Es bueno hacerse autocrítica. Después que cada uno escoja el camino que considere oportuno el cual no debería pasar por seguir “comprendiendo” los últimos gestos de su líder ni siquiera por la ilusión que les despertara en su día.Continuar inmersos en esa dinámica los convierte automáticamente en cómplices de la banda terrorista OTAN que tiene en su currículum reciente el asesinato de más de un millón de personas en Oriente Medio. Los convierte, además, en cómplices del ascenso de VOX que jamás se habría producido si Iglesias no hubiera desmovilizado las calles. Y eso es más que obvio, ¿dónde estaba VOX por aquel entonces? Desaparecido en combate.

Los embusteros vendehumos como Pablo Iglesias tienen las patas muy cortas y más corto aún es el camino que los separa de la indignidad y los chalés de lujo.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.