Este libro no está concebido como una biografía de Stalin. Su intención es abordar de frente los ataques contra Stalin a los que estamos más habituados: el “testamento de Lenin”, “la colectivización impuesta”, “la burocracia sofocante”, “el exterminio de la vieja guardia bolchevique”, “las grandes purgas”, “la industrialización forzada”, “el enfrentamiento de Stalin con Hitler”, “su incompetencia en la guerra”, etc., etc. Estamos dispuestos a denunciar estas falsas “grandes verdades” sobre Stalin, aquellas que se han repetido y resumido millares de veces en frases de los diarios, en los cursos de historia, en las entrevistas, en los libros y que han, por así decirlo, entrado en nuestro subconsciente.

“Pero, ¿cómo es posible”, nos decía un amigo, “defender a un hombre como Stalin?”

Había sorpresa e indignación en la pregunta. Me recordaba lo que me había dicho, el otro día, un viejo obrero comunista, que me hablaba del año 1956, cuando Khruschov ya había leído su famoso Informe Secreto. Esto provocó debates agitados en el seno del Partido Comunista. En el curso de estos, una anciana mujer comunista, nacida de una familia judía comunista, que había perdido a dos hijos durante la guerra y cuya familia en Polonia había sido exterminada, dijo gritando y encolerizada: “Pero, ¿cómo podemos nosotros dejar de apoyar a Stalin, el que ha construido el socialismo, el que derrotó al fascismo, el que ha encarnado todas nuestras esperanzas?”

En la tormenta ideológica que se despliega sobre el mundo, allí en donde otros habían retrocedido, esta mujer seguía fiel a la revolución. Y por esta razón, tenía otra visión sobre Stalin. Una nueva generación de comunistas participan y participarán de su visión.

Descarga: (1,19 MB)

1 Comentario

  1. Stalin fue la piedra angular para el sostenimiento de la URSS, si no hubiese sido por el la URSS ya se había desisntegradoa través de los traidores que después de su muerte salieron a la palestra disolviendo la obra más grande jamás realizada como fue el socilismo científico, la URSS se mantuvo en pie gracias a las purgas que Stalin hizo para que esta no fuese entragada al enemigo dentro del PCUS, por eso hoy los rusos le recuerdan cada día más y se arrepienten de la caida del gran imperio soviétio.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.