La Fiscalía federal de Alemania presentó una acusación formal contra una alemana de 27 años, presunta seguidora del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés), a la que imputa haber comprado como esclava y matado a una niña de cinco años cuando vivía en Irak.

Contra la mujer hay “sospechas fundamentadas” de que incurrió en crímenes de guerra y de que actuó movida “por los más bajos motivos”, señala un comunicado de la Fiscalía, con sede en Karlsruhe (oeste).

La imputada, a la que se identifica como Jennifer W., dejó Alemania en agosto de 2014 para unirse a las filas del terrorismo islámico y llegó a Irak a través de Turquía, primero, y Siria, después.

Hasta septiembre de 2015 formó parte de la llamada “policía de la moral” integrista en Mosul y su tarea consistía en vigilar que las mujeres se vistieran de acuerdo con los cánones ordenados por ISIS, a cambio de un sueldo mensual de entre 70 y 100 dólares.

Poco después compró junto con su marido a la niña, que formaba parte de un grupo de prisioneros de guerra. La tuvieron como una esclava en su casa, pero cuando enfermó decidieron mantenerla encadenada al aire libre, bajo un sol agobiante, constata el comunicado, hasta que la niña murió de sed.

La mujer fue detenida tras acudir a la embajada alemana de Turquía para renovar su pasaporte, tras lo cual las autoridades turcas la extraditaron a Alemania. El marido no tiene nacionalidad alemana ni se encuentra en ese país, informó la Fiscalía.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.