Lo ha dicho en una entrevista concedida al ultraderechista diario ABC. Ya lo han leído en el titular de esta noticia: no tiene ninguna “línea roja”, puede negociar con cualquier partido político, incluido Vox. Y es que para el candidato de Ciudadanos, Juan Marín, el objetivo es formar un “gobierno de cambio” para desbancar al PSOE de la Junta de Andalucía.

Ha asegurado Marín que él no “no ha venido a hacer amigos en la política”, que su cometido es poner proyectos en marcha. Según su criterio, se tiene que respetar la voluntad de los ciudadanos” y que por lo tanto “no excluirá a nadie” de las negociaciones.

Esta gente, tan habituada en nadar y guardar la ropa, también ha querido aclarar que Vox no entrará en el Gobierno de Andalucía (puede que no entre, pero que no influirá en el quehacer diario del mismo no se lo cree nadie). Lo que sí ha reconocido Marín es que para la sesión de investidura cuentan con el apoyo del partido ultraderechista de Abascal. Por supuesto, ha querido suavizar su postura diciendo que la aceptación de los votos de Vox son para “poner en marcha la legislatura”.

Cualquier lector o lectora de esta nota se habrá dado perfecta cuenta que, en realidad, que el PP y Ciudadanos hayan aceptado el apoyo de Vox se debe, fundamentalmente, a que los tres partidos no son lo mismo pero son igual, a que tienen el mismo objetivo que todos y todas de sobra conocemos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.