El presidente chino, Xi Jinping, alerta de que Pekín no renunciará al uso de fuerza militar como opción para combatir a las fuerzas “separatistas” en Taiwán.

“No prometemos renunciar al uso de la fuerza y nos reservamos la opción de utilizar todos los medios necesarios”, ha declarado este miércoles el mandatario chino, en alusión a la reunificación con Taiwán, considerado por Pekín como parte integral de su territorio.

Durante un discurso ofrecido en Pekín (capital china) con motivo del 40.º aniversario de la “Carta a los compatriotas de Taiwán” —donde Pekín reclamaba la unificación y el fin de la confrontación militar—, Xi ha destacado que el uso de la fuerza militar iría dirigido contra fuerzas externas y “los pocos separatistas” de la isla.

“China debe ser y será reunificada”, ha insistido el líder chino, para después llamar a ambos lados del estrecho de Taiwán a buscar la “reunificación”, según recoge la agencia local de noticia Xinhua.

No obstante, el jefe de Estado chino ha hecho hincapié en la obtención de la reunificación con Taiwán de manera pacífica, lo que, según resalta, sería “en el mejor de los intereses de los compatriotas a ambos lados del estrecho, así como de la nación china”.

Pese a que Taiwán ha sido gobernada por sus propios ministros y políticos nacionales y de Exteriores desde el final de la guerra civil china en 1949, Pekín considera a la isla como parte integral de su territorio.

El gigante asiático sostiene que la política de ‘una sola China’ no es negociable bajo ningún concepto y, al mismo tiempo, avisa a la clase política taiwanesa de que no se arrime mucho a EE.UU. con el objetivo de alcanzar sus planes independentistas.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.