La presencia de espías en los alrededores de Mabij indica la existencia de células encargadas de coordinar el paso de yihadistas extranjeros a Siria, muchos de los cuales ya han sido identificados y ejecutados durante la guerra.

El ejército de Damasco ha localizado centros de coordinación para operaciones militares y terroristas tanto en el norte como en el sur de Siria, como la ciudad de Adana, en Turquía, Moka, en Jordania, y Mayer, cerca de Alepo.

Esos centros de operaciones han sido el lugar de paso de muchos espías y terroristas de diferentes países que dirigen las operaciones yihadistas.

Desde el comienzo de la Guerra de Siria, elementos de 120 países, incluidos oficiales de inteligencia de la fuerza aérea, se han unido a los grupos yihadistas. Su misión principal era entrenar a los terroristas novatos en el combate y enseñarles los métodos de diseño y detonación de bombas, así como las operaciones terroristas.

Unos 360.000 terroristas de diferentes países, en más de 103 grupos, han luchado en Siria durante los ocho años de guerra. Se han desplegado muchos oficiales de inteligencia en zonas clave de Siria para planificar y supervisar sus operaciones. Las fuerzas militares y de seguridad sirias incluso han identificado y detenido a sospechosos en varias ocasiones, en particular en el norte de Siria y en las regiones fronterizas donde las acciones terroristas iban en aumento.

Las fuerzas sirias detuvieron a agentes militares y secretos de países árabes, como Arabia Saudí y Qatar, que desempeñaron un papel importante en la guerra. Durante las operaciones de desminado en las zonas liberadas, estas últimas también descubrieron documentos y pruebas de su muerte en enfrentamientos con el ejército sirio.

Además, el 17 de mayo, un grupo de soldados franceses fue detenido mientras se dirigían presumiblemente a la ciudad de Qamichli, en la provincia de Hassaké.

En cuanto a las recientes detenciones en Manbij, uno de los espías detenidos es un israelí llamado David Schlummo, prueba indiscutible de la participación de Tel Aviv en la Guerra de Siria.

Cuando el régimen israelí comenzó a cooperar con los terroristas durante la ocupación del campamento de Yarmouk, cerca de Damasco, para recuperar los cuerpos de su propio personal militar, la detención de un agente de sus servicios de inteligencia es, sin duda, de gran importancia para el gobierno de Tel Aviv.

En el período posterior a la crisis, se puede suponer que las conversaciones diplomáticas con Damasco tendrán lugar con total discreción para obtener promesas de liberación de los espías detenidos en Siria. La divulgación de esta información sería un duro golpe para la credibilidad de los servicios de inteligencia de los países afectados.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.