Marzie Hashemi resalta el importante respaldo internacional hacia su caso y exhorta a que continúen las protestas contra las detenciones ilegales en EE.UU.

En una entrevista desde Washington con HispanTV, la comunicadora ha dicho que el apoyo de las personas alrededor del mundo sobre lo que “me estaba ocurriendo” ha sido “muy, muy importante para mí”.

Pero, “¿Qué hubiera pasado si no fuera una persona conocida?”, “¿sino trabajara en los medios de comunicación?”, se ha preguntado la periodista.

Ante la cuestión sobre si tiene miedo de que las autoridades estadounidenses tomen nuevamente represalias contra ella por exhortar a que sigan las protestas para deplorar las detenciones ilegales en EE.UU., Hashemi ha contestado un rotundo no.

La presentadora ha asegurado que desea continuar con su trabajo y profesión “sin importar lo que me cueste”.

En un primer vídeo mensaje difundido este jueves por Press TV, Hashemi ha repudiado su detención en EE.UU., y ha advertido de que cualquier persona puede ser sometida a un “comportamiento ilegal” en ese país.

De acuerdo con Hashemi, en EE.UU. la gente ya es consciente de lo que ha venido sucediendo con los afroamericanos a manos de la Policía estadounidense, ahora, también debería haber conciencia de lo que está pasando con musulmanes y no musulmanes a manos del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés).

La Policía estadounidense arrestó el pasado 13 de enero a Marzie Hashemi en el Aeropuerto Internacional de Saint Louis-Lambert, en la ciudad de San Luis (estado de Misuri), y finalmente fue puesta en libertad ayer miércoles 24.

Aun cuando los principales medios estadounidenses hicieron caso omiso al arresto arbitrario de Hashemi, el hecho ha tenido un gran eco internacional, incluso en EE.UU., donde diferentes activistas realizaron protestas para rechazar su arresto, bajo la controvertida ley local “de testigos materiales”, que permite al Gobierno de EE.UU. detener a personas inocentes sin presentar cargos.

En Irán, el Ministerio de Asuntos Exteriores denunció la detención como “ilegal”, y la tachó de una “violación de los derechos humanos”.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.