Elliott Abrams, el nuevo enviado especial de EE.UU. para Venezuela, es quien dirigió un conato fallido de golpe de Estado contra Hugo Chávez en 2002.

“Abrams dirigió la intentona estadounidense en Venezuela en 2002”, ha señalado la exlíder del Partido Verde de EE.UU. Jill Stein en un mensaje publicado este sábado en su cuenta de Twitter.

Stein evocaba a la intentona de golpe de Estado, el 11 de abril de 2002, por parte de varios sectores de la oposición venezolana apoyados por empresarios y el Gobierno de EE.UU. contra el líder de la Revolución Bolivariana Hugo Chávez. El intento golpista solo duró 48 horas, si bien, se saldó con 18 muertos y 69 heridos.

La también excandidata presidencial estadounidense en las elecciones de 2012 y 2016 ha recordado, además, el respaldo de Abrams a “los escuadrones de muerte en América Latina que mataron a miles de personas para los dictadores de derecha”.

Abrams, un diplomático que trabajó con los expresidentes republicanos Ronald Reagan (1981-1989) y George W. Bush (2001-2009), jugó un papel clave en la política intervencionista de Washington en apoyo de las dictaduras militares en El Salvador y Guatemala.

Ante tal panorama, Stein ha cuestionado que la designación de tal figura como el emisario especial de Washington para Venezuela sea con el fin de restaurar “la democracia y los derechos humanos” en el país sudamericano, como lo afirma el Gobierno estadounidense.

Luego de que el inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump, reconociera el miércoles al presidente de la Asamblea Nacional (AN) venezolana, el opositor Juan Guaidó, como el “presidente encargado” del país latinoamericano, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, anunció el nombramiento de Abrams para apoyar a los golpistas.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha asegurado a su vez que su gobierno se preparaba “junto al pueblo” para hacer frente a un potencial conflicto armado. Esto ante el golpe de Estado que lidera Estados Unidos.

Maduro juramentó su segundo mandato el pasado 10 de enero tras ganar holgadamente las elecciones el año pasado, aunque EE.UU. y algunos países de la región, promotores de un golpe de Estado, decidieron desconocer el nuevo periodo presidencial del dirigente socialista. El mandatario venezolano ha asegurado, sin embargo, que el pueblo bolivariano no aceptará que “imperio alguno” le imponga gobiernos por vías extraconstitucionales.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.