La enviada especial de la ONU para Myanmar, Yanghee Lee, habla en una rueda de prensa en Dhaka (Bangladés), 25 de enero de 2019. (Foto: AFP)

La enviada especial de la ONU para Myanmar, Yanghee Lee, exige enjuiciar al jefe del Ejército birmano por cometer “genocidio” contra la minoría musulmana Rohingya.

“Min Aung Hlaing (el comandante en jefe del Ejército de Myanmar) y otros deben rendir cuentas por el genocidio en Rajine y por los crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra en otras partes de Myanmar”, dijo Yanghee Lee en una entrevista con la agencia británica de noticias Reuters, publicada el viernes.

Aunque Lee, la relatora especial de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre la situación de los derechos humanos en Myanmar (Birmania), no aclaró quiénes eran los demás responsables de los crímenes contra los Rohingya, muchos organismos pro derechos humanos culpan por ello a la líder de facto de Myanmar, Aung San Suu Kyi.

Lee habló con Reuters luego de que se reuniera en Tailandia y Bangladés con refugiados Rohingya, quienes habían escapado del estado occidental de Rajine en Myanmar después de que se desatara una violencia armada, coordinada y patrocinada por el Estado, en noviembre de 2016 contra esta minoría musulmana.

La violencia contra los Rohingya, llevada a cabo por el Ejército y las tribus budistas, se intensificó en agosto de 2017. Miles de musulmanes fueron asesinados, y más de 900 000 sobrevivieron huyendo al vecino Bangladés, donde ahora viven en campamentos de refugiados improvisados y superpoblados.

En agosto del año pasado, una Misión de Investigación de la ONU para Myanmar concluyó que el Ejército birmano había llevado a cabo un “genocidio” y otras violaciones graves de derechos contra los musulmanes Rohingya.

Aunque en octubre de 2018 Bangladés y Myanmar acordaron contribuir a la repatriación de los refugiados Rohingya, la ONU advirtió de que el genocidio contra esta minoría discriminada seguía en marcha en el país asiático de mayoría budista.

“Para que ocurra cualquier repatriación (…) los responsables (de esos actos criminales) deben rendir cuentas, porque devolver a los refugiados sin rendición de cuentas realmente va a exacerbar o prolongar la horrible situación en Myanmar”, advirtió Yanghee Lee.

En septiembre de 2018, la Corte Penal Internacional (CPI) abrió una investigación preliminar sobre los crímenes del Ejército birmano contra los Rohingya. Aunque el Gobierno birmano rechazó la jurisdicción de la Corte, ésta aseguró que puede ejercer su competencia sobre el caso.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.