El secretario de Estado de EE.UU., Michael Pompeo, tras una sesión sobre Venezuela del Consejo de Seguridad de la ONU, 26 de enero de 2019. (Foto: AFP)

El Gobierno de EE.UU. ha aceptado como encargado de Venezuela a Carlos Vecchio, un opositor designado por el “presidente interino” autoproclamado Juan Guaidó.

“El señor Vecchio tendrá autoridad sobre asuntos diplomáticos en Estados Unidos en nombre de Venezuela”, ha comunicado este domingo mediante una nota oficial el secretario de Estado norteamericano, Michael ‘Mike’ Pompeo.

Tras quedar acreditado, Vecchio se reunió con el subsecretario de Estado para Asuntos Políticos de Estados Unidos, David Hale, “quien reiteró el sólido apoyo de EE.UU. al liderazgo del presidente interino Guaidó en Venezuela”, añade el jefe de la diplomacia norteamericana.

Guaidó se autoproclamó “presidente encargado” el pasado 23 de enero, tras un viaje en secreto a Estados Unidos, Brasil y Colombia. El presidente de EE.UU., Donald Trump, anunció su apoyo al golpe de Estado del jefe de la Asamblea Nacional (AN) —deshabilitada legalmente desde 2016 por desacato— apenas 30 minutos después.

“Estados Unidos espera con interés trabajar con el señor Vecchio y el personal diplomático designado por el presidente interino Guaidó”, manifiesta en su comunicado Pompeo, también exdirector de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por su acrónimo del inglés) norteamericana.

El movimiento anterior del secretario de Estado había sido designar al diplomático Elliott Abrams como enviado especial encargado de encarrilar el golpe de Estado del día 23 para derrocar al Gobierno venezolano. Abrams dirigió ya en 2002 la intentona golpista contra el entonces presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

El mismo miércoles del pronunciamiento de Guaidó, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, rompió relaciones diplomáticas con Washington y dio orden de cerrar la embajada y los consulados venezolanos en Estados Unidos, así como la salida en 72 horas de la República Bolivariana de los diplomáticos norteamericanos allí presentes.

El sábado, Maduro informó sin embargo de una extensión de ese plazo por 30 días, para permitir conversaciones con James Story, encargado de negocios estadounidense en Caracas (capital venezolana) hasta la ruptura de relaciones, encaminadas a “establecer una modalidad de representación de intereses de Venezuela en Washington y de EE.UU. en Venezuela”.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.