POR TANAUSÚ ALCORAC PARA CANARIAS SEMANAL

El pasado domingo se informaba  desde las páginas de este diario digital de la denuncia presentada  por varios propietarios del complejo turístico “Green Sea” – ubicado en el Sur de Gran Canaria – contra José Luis Moyano Fabián. Uno de  los principales dirigentes de Vox en Las Palmas 

Nos hacíamos eco, en realidad, de una noticia previamente publicada en otros medios de ámbito local y estatal, exponiendo que el político de la formación ultraderechista, en efecto, había sido denunciado por cometer presuntamente los delitos de estafa, administración desleal, apropiación indebida, coacciones y falsedad documental, cuando era administrador de la citada Comunidad.

Según los actuales miembros de la directiva del complejo turístico, Moyano se habría lucrado a espaldas de los integrantes de la misma. De acuerdo a su denuncia, el dirigente de Vox, así como los miembros de su directiva, podrían haberse apropiado de  400.000 euros.

El artículo informaba, igualmente, de que el portavox de Vox en Las Palmas y  Coordinador general de ese Partido en la isla  será investigado por el Juzgado de Instrucción Nº3 de San Bartolomé de Tirajana, cuyo titular “ha visto indicios suficientes de delito” en la denuncia presentada.

MOYANO FABIÁN ARREMETE, CUAL BABIECA, CONTRA EL MENSAJERO DE LA INFORMACIÓN

La objetividad con las que estas informaciones fueron reproducidas, sin embargo, no impidió al dirigente de Vox arremeter contra el mensajero, con tanto ímpetu celtibérico como el mismísimo caballo del Cid, o de Santiago Abascal, y con idéntica ausencia de razón.

Sin ocultar su nombre ni su email (Jmoyano@bukay.es), y con una dirección IP de usuario con el número 37.10.141.136,   José Luis Moyano envió  desde su  móvil un significativo comentario a nuestro artículo que pone de manifiesto que la  alerta social que ha cundido  sobre la peligrosidad de esta formación politica no es baladí.

En el mensaje al que  aludimos, el dirigente del partido de extrema derecha asegura que Canarias Semanal “no tiene vergüenza” por dar cuenta de su imputación por unos presuntos delitos de tanta gravedad y  nos acusa de  “sacar una noticia sin contrastar, redactándola de forma torticera  para dejarme ante la opinión pública, mi familia, mis amigos y mis clientes como un delincuente”.

Entendemos, obviamente, que el hecho de que en este país aún se pueda informar sobre la presunta comisión de delitos como  la “apropiación indebida” de casi medio millón de euros irrite al dirigente de un partido de corte neofascista como Vox. Máxime, cuando es el propio político quien está siendo investigado por  un tribunal.  Sin embargo, si tan seguro se encuentra de estar siendo víctima de una suerte de conspiración que solo persigue “desprestigiarlo”, Moyano quizá debería dirigir sus dardos hacia quienes lo han denunciado y hacia el juez que lo investiga, en lugar de hacerlo hacia quienes ejercen, como periodistas, su derecho a informar.  Del mismo modo, podría centrar sus esfuerzos en explicar públicamente dónde fueron a parar los más de 66 millones y medio de las antiguas pesetas que hoy le reclaman, con mucha irritación, los propietarios de la Comunidad de cuyos fondos fue responsable.

¿A QUÉ SE REFIERE MOYANO FABIÁN CUANDO HABLA DE “PONERNOS A BUEN RECAUDO”?

Lo más significativo de la pataleta del Sr. Moyano Fabián, en cualquier caso, no es  su victimismo infundado y, por tanto, irracional.

Lo verdaderamente inquietante es la advertencia que nos deja caer en su feroz arremetida contra la libertad de información:

   “Hagan lo que hagan  ganaremos las elecciones – afirma resuelto Moyano Fabián, como si nosotros estuviéramos participando en alguna suerte de campaña electoral – y pondremos a buen recaudo a quienes se han cargado la Democracia, que no son solo los políticos”.

¿Qué puede entender un ultraderechista español de Vox por “poner a buen recaudo” a quienes desempeñan  el oficio de la comunicación?

Viniendo del dirigente de un partido que la  Fundación Franco considera como “su referente político”, ¿sería un disparate si alguien interpretase dicha advertencia como una amenaza física de desaparición?

Aunque todo puede ser susceptible de interpretación, las formas de “hacer política” de los grupos neofascistas europeos y del Estado español parecen estar invitando a que nos preparemos frente a lo peor.  Y, sea lo que sea  que Vox nos depare para el futuro, la advertencia  del “buen recaudo” que nos promete el Sr. Moyano podrá ilustrar generosamente a los lectores acerca de cuál es la auténtica orientación ideológica de la formación política Vox.

VÍDEO RELACIONADO: El presidente de la Fundación Francisco Franco reconoce que Vox es su referente político. 

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.