sábado, febrero 16, 2019

Cientos de trabajadoras textiles despedidas por pretender ganar 90 euros al mes en Bangladesh

Una nueva huelga de las trabajadores del textil en empresas que fabrican para multinacionales como Inditex o El Corte Inglés, se ha saldado con una fuerte represión.

Era el sexto aniversario del colapso del edificio Rana Plaza que mató a más de 1,000 trabajadores, las condiciones en la segunda industria de exportación de prendas de vestir más grande del mundo son espantosas.

Cincuenta mil  trabajadores de la confección en Bangladesh  comenzaron jornadas de lucha a principios de este mes por salarios más altos y recibieron a cambio balas de goma y gases lacrimógenos. El salario mínimo en la industria de la confección se incrementó recientemente en un 50 por ciento, pero no llega siquiera a 90 euros al mes por jornadas interminables de trabajo. Cinco mil han sido despedidos como resultado de las huelgas.

Los huelguistas organizaron una semana de protestas de solidaridad con los familiares de los muertos frente a las oficinas gubernamentales de Bangladesh, incluso en Washington, DC, Nueva York y Londres. El  Foro Internacional de los Derechos Laborales  y la  Campaña de Ropa Limpia  también entregarán cartas de protesta a las oficinas gubernamentales de Bangladesh en ciudades de todo el mundo, además de las ocho ciudades donde se realizaron manifestaciones.

Los grupos están exigiendo salarios dignos para los trabajadores de la confección, fábricas seguras y el fin de la represión contra los trabajadores de la confección en Bangladesh. Las dos organizaciones sin fines de lucro están alentando a los participantes a que tomen fotos de su ropa Made in Bangladesh y la publiquen en las redes sociales con hashtags como  #WeStandWithGarmentWorkers.

El Acuerdo se estableció como resultado de un acuerdo legalmente vinculante entre marcas internacionales, predominantemente europeas, y sindicatos de Bangladesh para abordar los problemas que llevaron al colapso de Rana Plaza en 2013, el peor desastre industrial en la historia del sector de la confección. Durante los últimos cinco años, el Acuerdo ha inspeccionado fábricas y trabajadores educados sobre la seguridad en el lugar de trabajo y sus derechos.

El Acuerdo inspeccionó más de 2,000 fábricas que emplean a más de dos millones de trabajadores y encontró más de 150,000 violaciones de seguridad. El ochenta y cinco por ciento de las violaciones de las inspecciones iniciales del Acuerdo se remediaron, dejando al menos la mitad de las fábricas mucho más seguras que antes.

Será reemplazado por un organismo gubernamental que colabora con los fabricantes y las marcas internacionales.  En 2013, el 10 por ciento del Parlamento del país estaba formado por fabricantes de prendas de vestir, y los dirigentes sindicales alegaron que las fuerzas de seguridad del gobierno hostigaron, torturaron e incluso asesinaron a activistas obreros.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Últimas noticias