Ya han pasado quince días desde el intento de golpe de Estado en Venezuela. Ya se puede hacer un primer balance.

1.- El gobierno legal, el de Maduro, sigue sin reaccionar. Su estrategia, por ahora, es resistir porque el paso del tiempo claramente le refuerza. Cuando más tarde EEUU en imponer a su títere y en derribar al gobierno más posibilidades de supervivencia hay. Estamos en unos tiempos casi decisivos porque si EEUU no consigue lo que quiere a muy corto plazo nunca lo obtendrá. Occidente ha reconocido al títere, y no todo (Eslovenia acaba de decir hoy que no, que el gobierno legal es el de Maduro; Grecia, Italia y Austria ya habían dicho lo mismo hace días), pero el resto del mundo reconoce al gobierno legal.

2.- La producción de petróleo se vuelve vital. La “contra” ya ha presentado su plan de privatización de todo el sector y le corresponde al gobierno recuperar una producción en caída libre puesto que en estos momentos es del 70% de su capacidad. No creo que lo consiga porque para eso hay que dar los pasos que tanto miedo tiene a dar, pero parece que los rusos -que tienen grandes intereses, por valor de 5.000 millones de dólares- van a jugar un papel clave en ello. La producción de barriles “normal” era de 2’1 millones diarios pero en todo el año 2018 apenas llegó al millón y medio. En diciembre, y por impulso ruso, se superó esa cifra y no hay que descartar que esto estuviese, también o además, en el trasfondo del intento de golpe dado por EEUU. Si se lograba normalizar algo la producción, y la venta, se desmontaba bastante el sabotaje económico impulsado por la reacción y favorecido por las sanciones impuestas por EEUU.

3.- El petro vuelve a jugar un papel primordial en ello. Rusia y China aún no han dado el paso de aceptar esta moneda venezolana porque la situación financiera de Venezuela “no es estable”. Pero si se normaliza la producción lo será y ambos países ya han dicho que aceptarán esa moneda en su transacciones petrolíferas.

4.- Es por eso que el títere de EEUU se acaba de mover pidiendo al FMI “fondos para financiar su gobierno interino”. Recuerdo que Chávez rompió relaciones con el FMI y el Banco Mundial en 2007. O sea, que además de privatizar los sectores estratégicos -y el petróleo lo es- la “contra” tiene como meta volver a atar al país a la máquina de deuda que son las instituciones controladas por EEUU.

5.- Al contrario de lo que se dice, no veo posible una invasión militar por parte de EEUU. Aunque está necesitado de una victoria después del fiasco en Siria, todo el mundo -incluyendo a sus vasallos- se horrorizaría, por no hablar si hay resistencia popular, que la habrá. Las sanciones son más peligrosas que los aviones o los soldados en estos momentos, y es aquí donde se está jugando la partida. Salvo, claro está, que opte por la locura total que expongo a partir del punto 8.

6.- El mal llamado “chavismo crítico” se ha reunido con el títere impuesto por EEUU. Los ni-nis habituales siempre terminan quitándose la careta más pronto o más tarde y esta vez lo han hecho muy rápido. Quienes se opusieron a la Asamblea Nacional Constituyente han corrido ahora a reunirse con el títere aunque lo disfracen de “en su calidad de presidente de la Asamblea Nacional”. Lo hicieron el día 5 y con ello han dado un barniz “progre” al títere del intento de golpe de Estado. Es evidente que están buscando un hueco al sol si el golpe triunfa, porque lo han hecho después de todo lo demás, o sea, de que sea conocido el “programa” de privatizaciones y sumisión a las políticas de ajuste del FMI y del BM. Luego su argumentario justificativo, si es que lo tienen, se cae por su propio peso.

7.- Las leyes y el derecho que tanto les gusta a los muy democráticos occidentales (véase el caso de Catalunya, sin ir más lejos) acaban de hacerse notar en Venezuela. El presidente de la sala constitucional del Tribunal Supremo de Justicia ha declarado que la “ley de transición” a que aludía antes proclamada por el títere no es válida y es de una “nulidad legal absoluta”. Ni qué decir tiene que los valedores del títere no lo reconocerán, pero con ello se quiere decir que todo lo que haga el títere y su “poder dual” se describen ahora como una violación de la Constitución. Aquí, en el Estado canalla (más conocido como España) se ha encarcelado a varios dirigentes políticos por ello -acusados de rebelión y sedición- mientras que este mismo Estado canalla reconoce al títere que, aquí sí, ha violado la Constitución.

8.- El Ejército se mantiene fiel a la legalidad que representa Maduro. Los llamados de EEUU a la deserción están siendo desoídos con una valentía y una firmeza impresionante. Todo el mundo debería mirar el ejemplo de Siria y cómo el Ejército se mantuvo en su inmensa mayoría fiel al presidente Assad, aunque fue el apoyo ruso e iraní el que finalmente dio la vuelta a la situación. Pero durante cuatro años el Ejército se mantuvo fiel a costa de grandes bajas.

9.- Ayer llegó a la ciudad de Cúcuta (Colombia) un convoy de unos cuantos camiones con la “ayuda humanitaria”. Esta es la segunda fase de la campaña. Dado que el títere no controla nada de nada del país, se centrará aquí la campaña intoxicadora y el espectáculo está servido.

10.- Un amigo venezolano en Canadá me manda un jugoso extracto de la razón por la que Canadá ha reconocido al títere: Chávez expropió en 2008 a la minera canadiense Crystallex, que reclamó una compensación de 1.400 millones de dólares. O sea, que eso de libertad, democracia y demás pamplinas tienen, como siempre, el trasfondo del dinero.

El Lince

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.