El Departamento de Oceanografía y Ciencias Costeras de la Universidad Estatal de Luisiana publicó este miércoles en la revista PLOS ONE el primer análisis estadístico que recopila todos los casos de ataques de tiburones registrados en el mundo desde 1960 hasta 2015.

Pese al alarmante dato de que los ataques de escualos se han duplicado en las últimas dos décadas en regiones como la costa este de EE.UU. o el sur de Australia, los investigadores aclararon que esta tasa aún es baja y que la probabilidad de que alguien sufra episodio de este tipo varía mucho según la ubicación geográfica.

Según el líder del estudio, el profesor Stephen Midway, este aumento no se debe a un incremento en el número de tiburones peligrosos, sino al crecimiento de las poblaciones humanas a lo largo de las costas.

«A medida que aumente el desarrollo a lo largo de la costa y de las comunidades de playa, más residentes y turistas vienen a esas aguas. Con más personas en el agua, la posibilidad de un ataque de tiburón aumenta «, explicó Midway en un comunicado.

De los catorce países con las tasas más altas, el primer puesto está ocupado por EE.UU., donde en 55 años se registraron 1215 casos, de los que solo 24 resultaron fatales. Les siguen Australia y Sudáfrica, donde en el mismo período de tiempo se produjeron 315 y 202 ataques, respectivamente. En la lista se encuentran tres países latinoamericanos: Brasil (88 ataques), México (33) y Ecuador (11).

Con todo, Midway aclara que, incluso en los lugares donde se observó un incremento, las posibilidades de que un humano sea atacado por un escualo «siguen siendo de una entre varios millones».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.