martes, mayo 21, 2019
Inicio Artículos Colombia: 'La paz no es solo el silencio de las armas'

Colombia: ‘La paz no es solo el silencio de las armas’

Sembrar la matriz de opinión de que la actuación del ELN en Colombia no tiene un carácter insurreccional, sino delincuencial, es uno de los objetivos del Gobierno colombiano y la prensa a su servicio

El presidente de Colombia, Iván Duque, declaró recientemente que «la escalada violenta del ELN demuestra que no tiene voluntad de paz». El Gobierno culpa al grupo guerrillero de ser responsable del «congelamiento» de los diálogos de paz.

En entrevista realizada a Pablo Beltrán, jefe de la delegación de Diálogos de Paz del Ejército de Liberación Nacional  (ELN) en La Habana, realizada por la educadora popular y periodista argentina Claudia Korol, Beltrán señaló que «la paz en Colombia es la paz del continente». Y explicó la importancia que, para los planes, tanto del presidente de EE. UU.,  Donald Trump, como del gobierno de Iván Duque, tiene la interrupción de la búsqueda de una salida política al conflicto colombiano.

«La guerra es necesaria en la geopolítica norteamericana, para favorecer la intervención en Venezuela y poner en guerra al continente». El Gobierno de Colombia, argumentó Beltrán, busca mediante «el genocidio sistemático de líderes sociales colombianos –en gran medida pertenecientes a Marcha Patriótica– provocar una reactivación del conflicto interno».

A partir del atentado con explosivos a la Escuela de Policía en Bogotá, el gobierno de Duque exigió que Cuba extraditara a los integrantes de la delegación de paz que encabeza Pablo Beltrán, extradiciones que no pueden ser realizadas de acuerdo con los protocolos acordados por los gobiernos y las partes que llevaron adelante la negociación.

«El Gobierno colombiano ha exigido al Gobierno cubano la extradición de los líderes del ELN que están siendo parte de esos Diálogos en Cuba. Sabemos que esto rompe con protocolos acordados en el propio proceso de negociación», explicó el líder negociador de la guerrilla, quien expuso además cuáles son esos protocolos establecidos en los diálogos de paz entre el Gobierno, el ELN y los garantes. «El 30 de marzo de 2016 terminamos lo que se llamó la Fase Confidencial, firmando en Caracas una Agenda de Conversaciones. Cinco días más tarde firmamos tres protocolos: el primer protocolo, sobre cómo iban a ser los desplazamientos de esta delegación entre Colombia y los distintos países sede del diálogo (porque son varios); segundo protocolo, sobre cómo iban a transcurrir los ciclos de conversaciones; y protocolo tres, donde dice que en caso de que haya una ruptura de las conversaciones, hay que garantizar el retorno con seguridad de esta delegación a los campamentos del ELN. Ese protocolo de retorno con seguridad de la delegación del ELN a sus campamentos, es el que el Gobierno de Duque desconoce, y el que los países garantes le están recordando que hay que cumplir, porque para eso se hacen acuerdos de Estado».

Pablo Beltrán, a una pregunta de la periodista sobre la posición de los garantes, citó la declaración del garante chileno Raúl Vergara, uno de los firmantes como testigo de esos protocolos, que en Santiago de Chile dijo: «llamo al Presidente de Colombia para que honre acuerdos en los que nosotros fuimos garantes y no los desconozca». Cuba mantuvo posición similar, al igual que el Gobierno de Noruega.

El Jefe de la delegación de Diálogos de Paz del ELN enunció con toda claridad cómo fue la acogida brindada por el Gobierno cubano a la delegación y la posición de principios mantenida por los cubanos: «son bienvenidos como Delegación de Paz, pueden desarrollar aquí las rondas de conversaciones que consideren, pero desde Cuba no debe hacerse ningún otro tipo de actividad que no sea la de ustedes como delegación», y puntualizó: «Eso lo hemos cumplido al pie de la letra».

«El Gobierno de Estados Unidos está empujando al Gobierno de Colombia para que diga que desde Cuba se hacen cosas en contra de Colombia. Algo que es falso. Eso está apuntando a un viejo propósito de la administración de Washington, que es tratar de demostrar que Cuba es un refugio, un santuario de terroristas», agregó el negociador.

La tergiversación del protocolo de traslados, la manipulación mediática dirigida a dar la imagen de que Venezuela cobija a las fuerzas del ELN, fue denunciada por el Jefe de la delegación, quien aclaró que Venezuela no ha hecho otra cosa que cumplir lo pactado, lo establecido; el protocolo de traslado determina paso a paso el tránsito del ELN hacia cualquier país a una ronda de diálogos. «Nosotros vamos a la frontera común entre Colombia y Venezuela, las fuerzas de seguridad de Venezuela nos reciben, nos llevan a un aeropuerto venezolano, y de ahí viajamos por ejemplo a Cuba o a Ecuador, ese es el protocolo de traslados».

LA PRENSA DE DERECHA Y LA CRIMINALIZACIÓN DE LA GUERRILLA

La prensa de derecha colombiana desarrolla una fuerte campaña de criminalización del ELN. Recientemente difundieron un informe de «Crisis Group», según el cual ha habido un «aumento de la minería ilegal con participación del ELN y de bandas disidentes de las FARC en regiones cercanas a la frontera con Colombia, al sur de Venezuela». Igualmente señalan la persistencia de secuestros, atentados, ataques a fuerzas del ejército y aumento de los índices de asesinatos y robos en las zonas cercanas al ámbito de acción de los guerrilleros.

Sembrar la matriz de opinión de que la actuación del ELN en Colombia no tiene un carácter insurreccional, sino delincuencial, es uno de los objetivos del Gobierno colombiano y la prensa a su servicio.

El Gobierno de Colombia aseguró ante el Consejo de DD. HH de la ONU, en Ginebra, que «actualmente no se puede hablar de la existencia de un conflicto armado interno», lo que busca calificar ante este organismo de manera diferente el conflicto.

Un tuit del ELN relacionado con el tema, de @ivancepedacast, dice: «si el Gobierno niega la existencia del conflicto armado con el ELN, Miguel Ceballos debería presentar renuncia a su cargo. Pierde todo sentido tener comisionado de Paz en un país donde el Gobierno dice no hay guerra. O podría ser reasignado, por ejemplo, al Ministerio de Defensa». Miguel Ceballos es el Alto Comisionado para la Paz en Colombia.

FUENTEGranma

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Cómo se muere en Chile saliendo de un hospital

Este lunes fueron citados por la policía para notificarles su expulsión del país. La muerte de una profesional haitiana en Santiago de Chile nuevamente pone...