¿Qué hacían los mercenarios de Estados Unidos cuando fueron detenidos en el Banco Central de Haití el mes pasado?

79

En su momento ya relatamos aquí (1) que varios mercenarios estadounidenses habían sido detenidos en Haití durante las protestas del mes de febrero, pero Matthew Cole y Kim Ives han aportado en The Intercept nuevos detalles (2).

La mayoría de los mercenarios llegaron a Puerto Príncipe desde Estados Unidos en avión privado la madrugada del 16 de febrero. Llenaron un avión de ocho pasajeros con un cargamento de rifles semiautomáticos, pistolas, chalecos antibalas de Kevlar y cuchillos. La mayoría ya había sido pagados: 10.000 dólares cada uno por adelantado y otros 20.000 más que les prometieron una vez terminado el “trabajo”.

Un trío de haitianos comprometidos con el gobierno les saludó cuando su avión aterrizó alrededor de las 5 de la madrugada. Un asistente del presidente haitiano Jovenel Moise y otros dos amigos haitianos del régimen los llevaron al aeropuerto más grande del país, evitando a los funcionarios de aduanas e inmigración, que todavía no habían llegado a trabajar.

El equipo de merecenarioos incluía a dos antiguos SEAL de la Marina, un antiguo contratista entrenado por Blackwater y dos mercenarios serbios que vivían en Estados Unidos. Su jefe, un antiguo piloto de C-130 de 52 años de edad, Kent Kroeker, había dicho a sus hombres que la operación secreta había sido solicitada y aprobada por el propio Moise. Los enviados del presidente haitiano dijeron a Kroeker que la misión sería escoltar al asistente presidencial, Fritz Jean-Louis, al banco central haitiano, donde transferiría electrónicamente 80 millones de dólares de un fondo petrolero del gobierno a una segunda cuenta controlada exclusivamente por el Presidente. A través de este proceso, los haitianos dijeron a los estadounidenses que preservarían la democracia en Haití.

Era un acuerdo demasiado bueno para que la banda de veteranos y contratistas de seguridad lo rechazara. Pero un día después de que llegaran a Haití se encontraban en prisión y en el centro de un caos político, con los haitianos preguntando qué hacía un grupo de mercenarios extranjeros en el banco central y para quién trabajaban. En tres días, Kroeker y su equipo fueron liberados y devueltos a Estados Unidos, después de escapar de los cargos criminales en Haití.

Muchos detalles de la operación siguen sin estar claros, pero las entrevistas con funcionarios haitianos, con policías, así como con una persona que conoce directamente el plan, dan una imagen de la torpeza de la operación. Lo que inicialmente parecía un complot cómico de un grupo de eantiguos soldados en busca de un reparto mercenario fácil y rápido, acabó mal ejecutado para el intento de Moise por consolidar su poder político con la fuerza mercenaria.

Ninguno de los mercenarios habló directamente con Moise ni recibió documentos oficiales del gobierno haitiano autorizándolos a llevar a cabo la misión. Sin embargo, Jean-Louis y el otro organizador clave de la trama, Josué Leconte, un haitiano-americano de Brooklyn y amigo cercano de Moise, no parecen haber sido piezas deshonestas.

Los mercenarios llegaron en un momento político y económico turbulento en un país con una historia de disturbios. Desde el pasado mes de julio, cuando Moise trató de subir el precio del combustible un 50 por ciento, las manifestaciones intermitentes paralizaron a Haití. Entre 2008 y 2017, Venezuela proporcionó a Haití petróleo barato por valor de unos 4.300 millones de dólares en el marco del Acuerdo de Petrocaribe, que Venezuela firmó con Haití y otros 16 países del Caribe y América Central. Haití se benefició de un acuerdo particularmente favorable: el 40 por ciento de las sumas adeudadas a Venezuela debían ser devueltas en 25 años a un tipo de interés anual del 1 por ciento. Mientras tanto, Haití era libre de inyectar los ingresos que obtenía de este petróleo en el fondo Petrocaribe. Se suponía que el fondo iba a apoyar hospitales, clínicas, escuelas, carreteras y otros proyectos sociales, y ayudó a apoyar al gobierno haitiano tras el devastador terremoto de 2010 y el huracán Matthew en 2016.

Pero las sanciones de Trump contra Venezuela y la mala gestión financiera del gobierno haitiano llevaron al Banco Central haitiano a suspender los pagos a Venezuela, y el acuerdo de Petrocaribe terminó efectivamente a principios de 2018. Una investigación del Senado haitiano reveló que los casi 2.000 millones de dólares del fondo habían sido malversados y robados, principalmente a las órdenes del presidente haitiano Michel Martelly entre 2011 y 2016.

Moise llegó al poder en 2017, después de que el fiscal de Puerto Príncipe lo acusara de lavado de dinero negro. Las acusaciones de corrupción, combinadas con el fin del petróleo venezolano y el crédito barato, crearon una tormenta perfecta de indignación popular. En los últimos meses, Moise y el primer ministro haitiano Jean-Henry Céant han estado luchando por el poder, y la decisión de Moise de apoyar los esfuerzos de Trump para socavar a Maduro, han desencadenado una nueva serie de manifestaciones callejeras populares en Haití, con manifestantes que exigen la renuncia de Moise. Según la Constitución haitiana, eso habría convertido a Céant en el dirigente del país.

A los mercenarios les dijeron que el fondo Petrocaribe estaba controlado por Moise, Céant y el presidente del Banco Central, Jean Baden Dubois. La creciente división política entre el Presidente y el Primer Ministro, dejó los 80 millones de dólares congelados “de facto”.

Leconte y Jean-Louis dijeron a los mercenarios que al transferir el dinero a una cuenta a la que Céant y Dubois no tenían acceso, Moise podría dirigir el país de manera más eficiente, de ahí la promesa de apoyar la democracia en Haití. El fondo era el único instrumento económico importante del gobierno, y esta medida aseguraría la posición de Moise y paralizaría a su Primer Ministro. No está claro lo que Moise pretendía hacer con el dinero una vez que tomara el control del mismo.

Leconte pagó a los mercenarios por la operación. Junto con su socio, Gesner Champagne, que también se reunió con los mercenarios en el aeropuerto de Puerto Príncipe, se comportó mal, lo que le dio a Moise una negación plausible.

A cambio de su ayuda, el Presidente prometió a Leconte y Champagne que adjudicaría un contrato de telecomunicaciones a Preble-Rish Haití, la empresa de ingeniería y construcción que Leconte y Champagne dirigen juntos. Jean-Louis, Kroeker y sus cinco compañeros de equipo llegaron al Banco de la República de Haití en el centro de Puerto Príncipe alrededor de las 2 del mediodía del domingo 17 de febrero, unas 36 horas después de su llegada al aeropuerto. Además de ser asistente presidencial, Jean-Louis había sido director de la lotería, que ya no pertenece al Banco Central. No está claro si su cargo anterior estaba relacionado con el hecho de que había sido elegido para transferir el dinero.

Los mercenarios se subieron a tres coches y se bajaron. Estaban fuertemente armados y se encontraban en el refugio alrededor de Jean-Louis. El Banco estaba cerrado, pero Jean-Louis le dijo a un guardia de seguridad en la puerta que estaban allí para el negocio del Banco. Sospechando sus intenciones, el guardia de seguridad se negó a dejarlos entrar y alguien alertó a la policía.

Después de que el Departamento de Estado liberara a los mercenarios, todos los involucrados en la operación se dispersaron. Jean-Louis y Leconte huyeron de Haití. Leconte regresó a Estados Unidos desde la República Dominicana. Un día después de llegar a Nueva York, eliminó su perfil de Facebook. El 24 de febrero, Leconte huyó de un periodista que le pidió comentarios fuera de su casa de Brooklyn y se escondió en un aparcamiento.

Chris Osman, uno de los antiguo SEAL de la Marina y el único del equipo que ha discutido públicamente la operación en Haití hasta ahora, escribió en Instagram que estaba en Haití para hacer trabajos de seguridad para “personas que están directamente relacionadas con el actual presidente”. Osman aludió a la trama política de la operación diciendo que él y sus colegas “estaban siendo utilizados como peones en una pugna pública entre [Moise] y el actual Primer Ministro de Haití”. Luego Osman borró su mensaje.

Leconte y Champagne habían discutido un posible contrato de seguimiento con Kroeker si la transferencia de dinero tenía éxito. No está claro cuál podría haber sido su tarea.

(1) https://movimientopoliticoderesistencia.blogspot.com/2019/02/haiti-detenidos-varios-mercenarios.html
(2) https://theintercept.com/2019/03/20/haiti-president-mercenary-operation/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.