Arabia saudí amenaza con dar la espalda al dólar en sus exportaciones de petróleo si Estados Unidos aprueba un proyecto de ley que autoriza la apertura de juicios antimonopolio contra miembros de la OPEP en tribunales estadounidenses.

Si Estados Unidos viola la inmunidad soberana de los Estados de la OPEP y los procesa por violar sus leyes antimonopolio, los funcionarios de energía de Riad están dispuestos a vender su petróleo en monedas distintas al dólar.

Un responsable de la política energética saudí dijo a Reuters que los funcionarios de energía de Estados Unidos ya han sido informados.

“Los saudíes saben que, a través del petrodólar, tienen un arma parecida a una bomba nuclear real”, dijo un economista.

La decisión podría poner en tela de juicio la condición del dólar estadounidense como moneda de reserva en el mundo, sobre todo teniendo en cuenta que otros miembros de la OPEP, en particular Irán y Venezuela, tienen sus propias razones para abandonar el petrodólar y que los productores de petróleo no pertenecientes a la OPEP, como Rusia, también pueden considerar la posibilidad de adoptar una medida de este tipo.

El proyecto de ley, llamado NOPEC (No Oil Producing and Exporting Cartels Act), se introdujo por primera vez en 2000 y podría dar a Washington la capacidad de controlar la producción y los precios del petróleo mediante amenazas de acciones legales contra los miembros de la OPEP.

Desde entonces, este proyecto de ley había permanecido en los cajones del gobierno de Washington y Trump no se declaró oficialmente a favor de esta ley, prefiriendo desde el comienzo de su presidencia, e incluso en el punto álgido del caso Khashoggi, apoyar los intereses de Arabia saudí para recompensar su docilidad en el mercado del petróleo; aunque cabe señalar que habló muy bien de la NOPEC en un libro en 2011.

El real saudí está indexado al dólar y el país tiene casi un billón de dólares invertidos en Estados Unidos que el reino wahabí ha amenazado retirar si la NOPEC se aprueba.

La petrolera saudí Aramco es el mayor exportador de petróleo del mundo, con una facturación de 356.000 millones de dólares en 2018. El comercio de productos derivados del petróleo también se negocia en dólares, con volúmenes comerciales que alcanzaron los 5 billones de dólares en las dos principales bolsas mundiales de energía el año pasado.

La amenaza saudí redunda en beneficio de grandes productores no pertenecientes a la OPEP, como Rusia, y de grandes consumidores, como China y la Unión Europea. Esta diversificación del comercio mundial al marginar al dólar debilitaría la influencia estadounidense en la economía mundial.

Rusia, que está sujeta a sanciones estadounidenses, está intentando vender su petróleo en euros y y yuanes, pero su cuota de mercado no es significativa.

La situación podría cambiar si Riad se une al grupo de países que aleja de la moneda estadounidense, encabezado por Rusia y China.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.