El oportunismo español, integrado completamente en el sistema burgués, sigue en sus trece afianzando la desactivación de la lucha obrera. Llevan décadas utilizando una clasificación anti-marxista de la sociedad, metiendo en el mismo caldero al proletariado, la pequeña burguesía y a todo aquel que ayude a pegar los carteles para su campaña electoral.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.