Después de tres décadas desde que Rumania pagará el total de su deuda externa con el Banco Mundial y el FMI, de 21 millones de dolares, el país dominado ahora por la oligarquía capitalista debe a la banca internacional casi 100 mil millones de euros. El endeudamiento ha crecido al ritmo de unos 3 mil millones por año.

Tras llegar Nicolae Ceausescu a la jefatura del estado y del partido comunista se produjo un periodo de distensión y acercamiento a Occidente, como producto de la llamada política de desestalinización aplicada en casi todo el mundo socialista desde los años 60. Ese acercamiento, celebrado por EEUU y Europa Occidental, tuvo como consecuencia la petición, en 1975, de 21 millones de dolares al Fondo Monetario Internacional y a la Banca Mundial por parte de Rumania, para incentivar su desarrollo industrial.

El dinero obtenido por Rumania se invirtió en un desarrollo enorme de la economía y del nivel de vida de los rumanos, la extensión de la industria en todos los sentidos y, en definitiva, la conversión del pais en una economía prácticamente autosuficiente, con capacidad de producir casi todo por sí misma o de conseguir lo que era escaso exportando sus productos. Por supuesto, esto tenía un inconveniente tremendo, que el Comité Central del PCR pronto observó: la soberanía rumana estaba resentida, pues el FMI y el Banco Mundial presionaban con la deuda para conseguir intervenir en la política rumana.

Así que, en los años 80 Nicolae Ceausescu y el gobierno rumano decidieron devolver hasta el último dolar para recuperar la soberanía nacional, a sabiendas de que el desarrollo económico fue tal que Rumania, como se ha dicho anteriormente, había alcanzado la práctica autosuficiencia productiva. El esfuerzo, no obstante, provocó que Occidente se sintiera agredido y que empezará un verdadero bombardeo propagandístico, tanto en el interior como en el exterior, contra Ceasescu y el comunismo rumano (¿cómo soportar que el pez se haya dado cuenta de que lo que había mordido era un anzuelo envenado y se haya conseguido soltar?).

Ceausescu, de ser el viento fresco del bloque comunista, aplaudido por todo Occidente, loado por las revistas y las televisiones, se transformó radicalmente en el Drácula comunista, en un tirano infernal y en un genocida inaceptable. Finalmente, cuando en abril de 1989 la deuda fue pagada hasta el último dolar, la suerte de Ceausescu y del comunismo rumano, que desde su total soberanía económica se negaría a imponer los cambios dictados por Gorbachov o Reagan, estaría echada, y su ejecución y la destrucción del país planificada.

Martin Armstrong, ex presidente de Princeton Economics International Ltd., hizo una declaración durante una conferencia celebrada en Filadelfia, EE. UU, en el año 2015 constatando el pago total de la deuda por parte de Rumania. Planteando el tema de la interminable política de préstamos promovida globalmente después de la Segunda Guerra Mundial afirmó que «El único país que pagó su deuda fue Rumania en los años ochenta fue Rumania. ¡Es la única excepción que se ha conocido!».

El hijo mayor de Nicolae Ceausescu, Nicu, afirmaría después de que su padre fuera asesinado y él encarcelado que ni en 30 años los golpistas capitalistas podrían siquiera limpiar todo lo que se había construído desde los años 70, una premonición que ha resultado cierta: después de 30 años el capitalismo rumano solo ha destruído la mitad de los puestos de trabajo existentes en 1989, ha cerrado escuelas y hospitales, ha obligado a más de 3 millones de ciudadanos a huir de su país y ha cargado sobre la clase trabajadora la gigantesca deuda externa utilizada, principalmente, para enriquecer a la oligarquía local y a las multinacionales extranjeras.

A continuación, traducimos una parte del discurso de Nicolae Ceausescu en abril de 1989:

«¡Los días 12 y 14 de abril, se puede decir, marcan el logro de la plena independencia económica y política de Rumania! Por primera vez en su larga historia, Rumania ya no tiene ninguna deuda externa, ya no rinde homenaje a nadie, ¡y es verdaderamente independiente, económica y políticamente!

A fines de marzo, liquidamos la deuda externa del país, que en 1980 superaba los 11 mil millones de dólares. En total, desde 1975 hasta marzo de 1989 pagamos alrededor de 21 mil millones de dólares, de los cuales el interés representa más de 7 mil millones de dólares. Aquí no se incluye, por supuesto, las deudas que hemos tenido en rublos, y que también se han pagado durante mucho tiempo.

En la actualidad, al contrario, es nuestro país tiene que sacar provecho de los préstamos que ha otorgado a diferentes estados por más de 2.500 millones de dólares.

Pagar la deuda externa sin duda ha requerido grandes esfuerzos. Tuvimos que actuar de tal manera que nos aseguráramos tanto el desarrollo general del país como la liquidación gradual de toda la deuda en este período, y tomar las medidas necesarias para fortalecer continuamente el orden y la disciplina. Como se sabe, desde 1980 hasta ahora la situación económica mundial ha sido muy compleja y grave. La situación de los países en desarrollo, cuyas deudas externas ahora superan los 1.300 mil millones de dólares, ha empeorado continuamente.

Al adoptar la decisión de pagar la totalidad de la deuda externa en esta década, procedimos de la base de que solo liquidándola podríamos garantizar la plena independencia económica y política, implementar el Programa del partido para la construcción de la sociedad socialista desarrollada multilateralmente y crear las condiciones necesarias para el avance firme de Rumania hacia el comunismo.

Al mismo tiempo, hemos decidido actuar de tal manera que aseguráramos el desarrollo económico y social de la patria y el aumento continuo del nivel material y espiritual de las personas.

En los años 1981-1989 asignamos más de 2,000 billones de leis para el desarrollo. Son, al cambio, más de 200 mil millones de dólares.

La producción industrial supera en un 50% este año en comparación con 1980. La producción agrícola será casi 1.5 veces mayor. El consumo de bienes de la población, a precios corrientes, es un 40% más alto. El fondo de remuneración total aumentó aproximadamente un 60% durante este período y la remuneración promedio (salarios) en aproximadamente un 50%. Como se sabe, en 1981-1989, los salarios y las pensiones se doblaron. Este año, antes del 1 de agosto, se producirá el segundo aumento de los sueldos.

Al mismo tiempo, las asignaciones por hijo aumentaron en un 70% y el gasto social per cápita aumentó en más del 44%.

En general, durante este período se han llevado a cabo extensas obras de interés industrial, agrícola y nacional, y se han construido más de 1 millón de apartamentos. En estos años, se pusieron en funcionamiento el Canal Danubio-Mar Negro y el Canal Poarta Albă-Midia Năvodari, con una longitud total de aproximadamente 100 km, se construyó el metro en Bucarest, que este año tendrá una longitud de 60 km. Se encauzó el río Dâmboviţa de Bucarest y se llevaron a cabo las grandes obras de modernización y sistematización de la capital, entre las que se encontraba el nuevo centro administrativo (Casa Poporului).

En general, todos las provincias, ciudades y comunas de nuestra patria socialista han experimentado un fuerte desarrollo. Todos los hombres de buena fe pueden ver las grandes transformaciones que han tenido lugar en Rumania y han elevado el nivel general de civilización y bienestar de todo nuestro pueblo.

Propongo al Comité Central del Partido que tomemos la decisión, que será aprobada como ley por la Gran Asamblea Nacional, de que en el futuro nadie pueda recurrir a préstamos extranjeros, para que todo el desarrollo del país se pueda lograr por nuestros propios medios. por supuesto, a través de una amplia colaboración internacional, !pero sin créditos!»

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.