Un acuerdo secreto e interino entre el Vaticano y la República Popular de China.

Publicado:

Noticias populares

70 años del surgimiento de la República Popular de China (1)

Thomas Tanase

Desde la elección de Trump en noviembre de 2016, la presidencia estadounidense ha demostrado claramente su voluntad de lanzar una ofensiva económica contra China en un contexto de cuestionamiento de las reglas de la mundialización.

También en este contexto, el 22 de septiembre de 2018, la República Popular y el Vaticano anunciaron que habían firmado un “acuerdo interino” que generó muchos comentarios, sobre todo porque el texto del acuerdo no había sido publicado, aunque se puede intentar adivinar sus principales disposiciones.

Sin embargo, aunque hay muchas críticas a este acuerdo, tanto dentro como fuera del mundo católico, parecen estar determinadas sobre todo por un criterio fundamental: el atlantismo y la relación con Estados Unidos. De hecho, los opositores al acuerdo no dejaron de utilizar el término “ostpolitik”, que toma su nombre de la política de distensión del Vaticano con el bloque soviético de los años sesenta y setenta, que a menudo se opone de manera simplista a la actitud de Juan Pablo II hacia la Unión Soviética.

La cuestión del acercamiento entre el Vaticano y la República Popular China va mucho más allá de la simple cuestión de los católicos en China. Por supuesto, tiene un aspecto pastoral para la Iglesia Católica, ligado a la situación sobre el terreno. Pero la firma del acuerdo, tan deseado por el Papa Francisco, también está ligada a su deseo de construir una “mundialización poliédrica”, en el mismo momento en que Xi Jinping reclama un nuevo tipo de relaciones internacionales, que ya no deberían estructurarse en torno al sistema de alianzas americano.

El acuerdo entre China y el Vaticano también plantea la cuestión de la relación con Estados Unidos y, más en general, la relación con la mundialización tal como la conocemos desde los años noventa, cuando atraviesa un período de intensas turbulencias. Más en profundidad, el acuerdo de 2018 muestra que la República Popular China se ve obligada a tener en cuenta el factor religioso: abre una ventana a un fenómeno que a veces se descuida cuando se trata de China.

Los acuerdos entre el Vaticano y la República Popular China también nos permiten plantear a su manera la cuestión principal que es la de todos los estudios sobre el futuro de China: la de su democratización y su hipotética normalización a los estándares occidentales. Básicamente, parece inconcebible que el progreso económico chino no conduzca a una forma de convergencia con las sociedades occidentales, aunque la tendencia actual es admitir que tal liberalización es muy poco probable en un futuro próximo, y empujarla cada vez más lejos. Después de todo, la modernidad económica y social nació en un Occidente europeo y luego norteamericano, contra el que el mundo chino parece estar poniéndose al día.

Además, el colapso del mundo soviético nos ha acostumbrado desde los años noventa a pensar en términos del “fin de la historia”, es decir, la unificación del mundo en torno a un ideal liberal de progreso universal impulsado por los intercambios económicos y que conduce a la estandarización en torno a las metrópolis, los distritos comerciales y los centros comerciales.

El inicio de una relación de puntillas entre el Vaticano y la República Popular China es una señal, entre otras, del surgimiento del orden mundial identificado con el orden atlántico que había conquistado con éxito todo el mundo desde los años ochenta, precisamente a causa de la integración de China; una salida caótica e insatisfactoria, ya que hasta ahora no ha surgido ningún otro orden que la reemplace.

En este contexto incierto, las relaciones entre Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia y China se están reconfigurando y se están creando nuevas convergencias, mientras que el Vaticano puede continuar su política de redespliegue más allá de los mundos occidental y atlántico explorando vías para alcanzar un acuerdo con la República Popular China.

https://www.diploweb.com/Chine-et-Vatican-l-amorce-d-une-nouvelle-relation-strategique.html

Vía:MPR

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: