Las llamas de Ecuador y de Chile, las manifestaciones en Irak y Libano, la revuelta derechista en Hong Kong, Bolivia y, tal vez, en Uruguay, la victoria peronista en Argentina y la derrota uribista en Colombia…, incluso las movilizaciones independentistas en Catalunya y el año que llevan ya los «chalecos amarillos» en Francia (50 semanas acaban de cumplir este fin de semana) han iluminado algo aunque no se sabe muy bien qué.

Las llamas siempre generan humo y cuando el humo se disipa hay otras cosas que ver y, sabiendo que voy a levantar ampollas, son de mucho mayor calado. Y para abordarlo hago una pregunta ¿y si todo lo anterior no fuese otra cosa que signos, señales de una crisis económica mundial?

La guerra lanzada por EEUU contra China, la «guerra comercial», está poniendo al mundo a los pies de los caballos. Ya todos lo reconocen y están hablando sin tapujos de una nueva recesión. Son ya 22 meses desde que la inció EEUU y China, como es lógico, no se rinde. Por eso, entre otras cosas, EEUU está jugando la carta de Hong Kong. Porque una de las consecuencias no buscadas, pero sí conseguidas, es que la desdolarización de la economía mundial se está acelerando y eso significa el fin de la hegemonía de EEUU.

Hasta el FMI lo ha tenido que reconocer y por eso mismo el FMI ha actuado como siempre: imponiendo sus políticas de ajuste en Ecuador (economía dolarizada) y Argentina (casi dolarizada), por una parte, y volviéndose a negar a realizar cambios en las cuotas de países en función de su importancia en la economía mundial. A ver si adivináis quién es el país perjudicado (tranquilidad, os lo diré más adelante).

Actuar en Ecuador y Argentina suponía oxigenar al dólar, y esta es la razón por la que el FMI ha dicho que «acepta» la rebelión popular en Ecuador (aunque pide al gobierno que siga adelante con sus propuestas, pero de otras formas «menos lesivas para la población») y que haya «saludado» la elección de Alberto Fernández como nuevo presidente argentino «esperando colaborar para abordar los desafíos económicos y promover un crecimiento inclusivo y sostenible que beneficie a todos los argentinos».

Y ¿por qué?, bueno, han pasado muchas cosas que el humo no ha dejado ver. Primero, un gráfico que ayuda a comprender la cosa a día de hoy.

Como ya os comenté en abril, aunque el dólar ahora suponga el 61’63% de todas las monedas de reserva del mundo ha perdido 10’3 puntos en lo que va de siglo y la tendencia es que para el 2027 apenas represente el 50% de las monedas de reserva global.

Y hay dos países que se están preparando para ello y que lo están acelerando: Rusia y China. Y estos dos países han dado unos cuantos pasos cruciales en los tiempos en los que el humo de las llamas ¿liberadoras? estaba impidiendo ver otras cosas.

Rusia ha acogido a Irán (13 de septiembre) y a Turquía (9 de octubre) en su Sistema de Tranferencia de Mensajes Financieros, la alternativa al SWIFT (Sociedad para las Comunicaciones INterbancarias y Financieras Mundiales) occidental basada en dólares. En el primer caso, tal vez os sirva de pista para entender el acuerdo ruso-turco sobre el norte de Siria, en el segundo para entender un poco mejor las dificultades que tiene EEUU para mantener su asedio a Irán. En cualquier caso, eso significa que tanto Turquía como Irán -y también China, que colabora con el STMF aunque tiene su propio sistema- van a acelerar y mucho la desdolarización de su economía. Aquí EEUU no puede hacer nada más que patalear (y procurar enredar un poco en Siria robando el petróleo, como acaba de anunciar).

Al mismo tiempo, la principal empresa petrolera rusa, Rosneft, que es estatal, anunció (4 de octubre) que ya no realiza ventas de petróleo en dólares sino en euros, aunque añadió «preferentemente», es decir, que comerciará en otras monedas (que no sean el dólar) si se llega a un acuerdo. Rosneft vende 2’4 millones de barriles de petróleo al día, a 60 dólares que está el barril echad la cuenta de los dólares que ya no circulan.

La reacción de EEUU fue que está estudiando la imposición de sanciones a Rosneft… ¡por su participación en el comercio de petróleo de Venezuela! Desde luego, qué sería del mundo sin Venezuela. Vale tanto para un roto en el Estado canalla, más conocido como España, que para un descosido, como en Ecuador acusando a Venezuela de las protestas o en Argentina cuando Macri decía en estas elecciones que el peronismo será como otra Venezuela.

Por su parte, China ha reducido significativamente sus reservas de dólares (6.800 millones el pasado 17 de octubre) en un aviso claro a EEUU de lo que puede hacer si se mantiene la guerra arancelaria -de ahí que Trump la haya paralizado ahora- al tiempo que ha incrementado la compra de soja a Brasil y tras el triunfo de Fernández en Argentina aumentará significativamente la compra de este cereal también allí dado que Argentina es su tercer proveedor. Tradicionalmente, China compraba a EEUU, Brasil y Argentina, por este orden, y ahora es Brasil el primer proveedor y a buen seguro que Argentina será el segundo.

Esto se ha hecho en un claro desafío, también, al FMI que en su última revisión de cuotas decidió mantener las actuales pese a que en el G-20 que se reunió en Japón en junio se decidió esa revisión «para que las economías dinámicas puedan incrementarse en línea con sus posiciones relativas en la economía mundial». Eso significa que China e India tendrían que haber visto aumentada su cuota significativamente, en detrimiento de EEUU y de sus países vasallos europeos. Pero el FMI no ha respetado el compromiso adquirido por la presión de EEUU, que mantiene su cuota del 16’5% (que iba a perder) y con ello condiciona todas las políticas puesto que cualquier cambio requiere el voto del 85% de las cuotas. EEUU, al igual que con el petróleo de siria, vuelve a hacer bandolerismo internacional.

No es de extrañar, por tanto, que ahora (20 de octubre) China haya decidido acelerar la adopción de «la tecnología Blockchain», el uso de una criptomoneda propia, propuesta por el Banco Central de China. Esto era algo de lo que se venía hablando pero que ya tiene el marchamo oficial porque Xi Jinping se refirió a ella en la apertura del Comité Central del Partido Comunista de China el pasado 24 de octubre.

Para terminar de rematar la jugada, China -que hasta ahora no quería acelerar el uso internacional del yuan promoviendo agresivamente su utilización- acaba de dar el golpe definitivo a EEUU en una de las estrellas de la guerra comercial y de aranceles: el acero. La principal multinacional de minería de hierro, Rio Tinto Group, no ha tenido más remedio que aceptar la firma de contratos con China en yuanes. China es el mayor consumidor e importador mundial de mineral de hierro, por lo que no os quepa duda que detrás de ella irán otras, especialmente la Vale de Brasil.

El Lince

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.