Declaracion Conjunta de Partidos y Organizaciones MLM Sobre las crescientes protestas populares en America Latina.

135

 ¡Proletarios de todos los países, uníos!

América Latina: ¡Desarrollar la creciente protesta popular todo en función de iniciar la guerra popular bajo la dirección del Partido Comunista militarizado!

Toda América Latina está llena de leña seca, que arderá pronto en una gran llamarada

Así pues, si nos sujetamos al marxismo-leninismo-pensamiento Mao Tsetung [hoy, marxismo-leninismo-maoísmo] y a partir de él analizamos la realidad concreta de la revolución peruana tenemos que concluir que vivimos una situación revolucionaria en desarrollo y, en consecuencia, toda estrategia, táctica y acción políticas deben partir de tal reconocimiento, pues de otra manera erraremos gravemente. En síntesis, la lucha de clases en la actualidad y en su perspectiva, la contienda antagónica entre revolución y contrarrevolución, sólo puede ser vista certera y correctamente y aplicada con firmeza y decisión si se parte de reconocer la existencia de situación revolucionaria en desarrollo; es a partir de este reconocimiento que el proletariado y su Partido y los revolucionarios en el país pueden enjuiciar la actual situación política y establecer su táctica”.

(Presidente Gonzalo doc.: Desarrollemos la Creciente Protesta Popular, 1979)

Expresamos nuestro saludo y solidaridad internacionalista proletaria al proletariado y las masas del pueblo del Ecuador y del pueblo de Chile que con sus heroicas jornadas de lucha y como parte de los pueblos de America Latina, luchan por la defensa de sus derechos, libertades, conquistas y beneficios alcanzados en dura lucha contra los explotadores y su aparato de represión el viejo Estado, violencia organizada de grandes burgueses y terratenientes al servicio del imperialismo, principalmente yanqui, están clamando por la dirección del Partido Comunista militarizado para levantarse en poderosa revolución de nueva democracia para barrer con guerra popular la vieja sociedad de explotación y opresión y el viejo Estado que la mantiene y defiende. Para culminada la revolución democrática pasar inmediata e ininterrumpidamente al socialismo y proseguir con revoluciones culturales proletarias hasta llegar al dorado comunismo.

Extendemos este saludo y solidaridad al proletariado y a las masas de todos los pueblos de América Latina que con sus luchas están expresando la necesidad de levantarse en poderosa rebelión bajo la dirección de su Partido Comunista militarizado, Partido Comunista, marxista-leninista-maoísta, que aplicando las contribuciones de validez universal del presidente gonzalo inicie y desarrolle la guerra popular para barrer al imperialismo, la semifeudalidad y el capitalismo burocrático que nos devoran y oprime, siguiendo el camino de cercar las ciudades desde el campo y establecer el nuevo Poder.

Consideramos necesario partir de un breve análisis del desarrollo de la situación revolucionaria en América Latina, que se expresa en las movilizaciones, protestas y levantamientos de las masas populares, como los últimos levantamientos de resistencia popular en Chile y en el Ecuador y ver las particularidades de éstos últimos y de otros producidos en esta última década con respecto a los anteriores, es decir de fines de los 80 del siglo anterior hasta la primera década del presente, con el fin de sacar las lecciones correspondientes y reafirmamos en la tarea pendiente del Partido Comunista para iniciar la guerra popular.

Para abordarlo, es necesario partir de algunas consideraciones, como: La crisis general del imperialismo, del imperialismo yanqui principalmente, por ser el principal que nos domina, se descarga no solo sobre las espaldas del propio proletariado de los Estados Unidos, sino en gran medida en nuestros países por su condición semicolonial y semifeudal sobre la cual se desenvuelve un capitalismo burocrático. Como señalara el Presidente Mao Tse Tung: El imperialismo esquilma más y más a las naciones oprimidas las cuales se levantan en poderosas tormentas revolucionarias debiendo ser dirigidas por sus partidos comunistas.

Desde finales de los años 80 y a lo largo de los noventa del siglo pasado asistimos a la profundización de la situación semicolonial de nuestros países con la aplicación del “consenso de Washington”, su llamado “neoliberalismo” con “ “privatizaciones” y “desregulación” acompañados de los “paquetazos” de medidas económicas anti-populares.

Durante todos estos años, en forma desigual, en diferentes países del continente como México, Venezuela, Ecuador, Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Haití etc. de acuerdo al desarrollo de las condiciones objetivas y subjetivas se desarrolla un fuerte movimiento de protesta y descontento de las masas contra el viejo Estado, sus gobiernos reaccionarios, partidos legales e instituciones, llegando en algunos casos con grandes levantamientos y oleadas populares de resistencia por la defensa de derechos y conquistas alcanzados en duras jornadas de lucha a lo largo del siglo pasado. Estos movimientos se caracterizaron casi sin excepción por ser levantamientos citadinos espontáneos a los que se plegaba el campesinado.

Por lo señalado anteriormente, vivimos una situación revolucionaria en desarrollo desigual en el mundo y en América Latina, esta se viene expresando con toda nitidez en la creciente protestas populares y los movimientos de las masas, ¿que corresponde? Forjar una dirección revolucionaria como condición subjetiva para la revolución, el Partido Comunista marxista-leninista-maoísta militarizado, para destruir las tres montañas que nos oprimen (el imperialismo, la semifeudalidad y el capitalismo burocrático) con guerra popular.

Sin la dirección del proletariado a través de su Partido Comunista, la lucha del campesinado por la tierra, problema principal de la revolución democrática, en la mayoría de los casos no pasó los límites locales o regionales. Estos movimientos no podían llevar al levantamiento del campesinado como fuerza principal de la revolución para seguir el camino de cercar las ciudades desde el campo. Como las masas son arena de contienda no sólo entre revolución y contrarrevolución, sino también arena de contienda reaccionaria; como no se aprovechó la movilización espontáneamente de las masas para organizarlas científicamente bajo dirección del partido revolucionario, se montaron sobre sus luchas toda clase de oportunistas y reaccionarios para servir a los intereses del viejo Estado.

Pues, como siempre, los oportunistas y revisionistas de toda laya se montaron sobre las justas protestas de las masas encolerizadas para desviarlas con sus llamados al “diálogo” y a la “negociación” y a la “constituyente” para una nueva reestructuración del viejo Estado en Chile, Ecuador, Bolivia, etc. Con el servicio de estos traidores, los frutos de los movimientos populares fueron capitalizados por una de las dos facciones de la gran burguesía (compradora y burocrático) y grupos en que estas se dividen para dirimir sus disputas y reestructurar el viejo Estado centralizando más el Poder en el Ejecutivo para, entre otro, reprimir la revolución que está en gestación dando lugar a gobiernos fascistas-corporativos en algunos de estos países, mientras en otros se mantuvo el régimen demo-burgués reaccionario centralizando el Poder en el Presidente o en el Ejecutivo (absolutismo presidencialista o del Ejecutivo).

Así, en las dos décadas anteriores a la presente, que ya está finalizando, caen una serie de gobiernos reaccionarios principalmente de la facción compradora y los suceden otros de la misma facción y, en menos casos, de la facción burocrática, en algunos casos encabezados por el oportunismo. Estos gobiernos, pese a sus diferencias o matices reeaccionarios, van aplicar sin excepción y bajo la supervisión del Banco Mundial (BM) la parte complementaria de las “reformas estructurales neoliberales”, la llamada “segunda ola de reformas” con las “ayudas no retributivas”, que se aplican desde México pasando por Brasil hasta Argentina y Chile, esto es, desde el sur del Río Grande hasta la Patagonia. Estas “ayudas” de combate a la pobreza son para justificar el mayor saqueo de las riquezas naturales, ampliar la base social de los regímenes y mantener a raya el descontento popular mediante las llamadas “políticas re-distributivas”o de “goteo hacia abajo”.

Los gobiernos de la facción burocrática, tan lacaya del imperialismo como la compradora, presentaron la redoblada explotación imperialista sobre nuestros países en Venezuela, Ecuador, Argentina, Bolivia, etc: crecimiento de la inversión imperialista directa (FDI), de la deuda externa (convertida en los 90 en “deuda soberana”) y el saqueo de nuestras riquezas naturales, rebautizado como “neoextractivismo”, con algunos matices de política económica, como una “política nacionalista”, “anti-imperialista” y en algunos casos como el “Socialismo del siglo XXI”. Estos, se pusieron al servicio del plan yanqui, de la superpotencia hegemónica única, que llevó al crecimiento sin precedentes de la especulación financiera y del endeudamiento mundial, de la exportación de capitales principalmente a China y los países del Tercer Mundo como inversión extranjera directa a través de sus filiales, del comercio de bienes intermedios y de commodities. Incorporando todos estos países a la autoridad del Fondo Monetario Internacional (FMI) y a la Organización Mundial del Comercio (OMC), bajo hegemonía del imperialismo yanqui.

Pero, en los países de América Latina no solo se dio la mayor dominio y sometimiento del imperialismo principalmente yanqui sobre todos ellos, sino que estos países también se abrieron a la mayor penetración de las demás potencias imperialistas como Alemania, España, Francia, Rusia, Japón, China social-imperialista, etc. Agudizando la contienda inter-imperialista por estos países. Y, como tenía que ser, sucedió una nueva crisis imperialista, la del 2007-2008, la peor del imperialismo, crisis del cual todavía no pueden salir, están entrampados y el 2002 y 2020 esta se agudizara más, están ingresando a una nueva crisis general de consecuencias imprevisibles. Con la crisis mundial se acabó el boom de los precios de los commodities y se volvieron a incrementar los índices de pobreza, desempleo, desnutrición con crecimiento de la “desigualdad”.

El imperialismo, principalmente yanqui persiste en su infame objetivo de ser superpotencia hegemónica única en el mundo, desenvuelve su plan dividiendo al mundo en seis Comandos Militares, América Latina ha sido incorporada, una parte, dentro del ámbito del Comando Norte que abarca hasta México, y otra parte, desde la frontera sur de México hacia abajo a cargo del Comando Sur de los EE.UU. Nuevo rol de los ejército latinoamericanos en las tareas internas de represión, en la guerra contra el pueblo. Mayor intervención imperialista yanqui contra nuestros países: en el Perú a partir de 1992 (“autogolpe de Fujimori”), el imperialismo yanqui paso a dirigir directamente la guerra contrarrevolucionaria con su llamada “guerra de baja intensidad” contra la guerra popular; intervención militar en México (Plan Puebla-Panamá y plan Mérida), en Colombia y países vecinos con el Plan Colombia; despliegue de su sistema de bases militares en América del Sur que continúa hasta ahora, y puesta en funcionamiento de la IV Flota de los EE.UU., para controlar desde América Central, el Caribe y América del Sur. Agresión del imperialismo yanqui contra Venezuela bajo la forma de “guerra de baja intensidad” desde enero de 2018 y que apunta contra el desarrollo de la revolución en Brasil. Estos son algunos hechos que mencionamos por su implicación en el desarrollo de la situación objetiva.

La profundización de la situación semicolonial de los países de América Latina produjo una repercusión mayor y más larga de la crisis imperialista mundial. A lo largo de la presente década, se fue agravando la situación de la vieja sociedad en estos países, que durante las dos décadas anteriores había vivido ilusionada por el espejismo de la “modernización”, por el remate de lo que había acumulado el Estado en décadas y por los altos precios de las materias primas o commodities en el mercado mundial, crecimiento cuyos beneficiaron como siempre fueron un puñado de grandes burgueses nacionales y extranjeros; pero pasado este “boom”, el verdadero desarrollo nacional quedó ausente, todas estas sociedades “siguieron siendo tan atrasadas y desiguales como antes” como se ha ventilado en las elecciones reaccionarias en Bolivia de Morales-García. La sociedad semicolonial y semifeudal donde se desenvuelve un capitalismo burocrático se mantuvo por la inercia (lo viejo se niega a morir) y la fuerza de las armas.

Consecuencia, en esta década se expresa una mayor descomposición del viejo Estado que la sostiene y defiende. Crisis políticas de los regímenes reaccionarios, de ambas fracciones, incluyendo los encabezados por el oportunismo. Regímenes aupados en el gobierno para administrar los viejos Estados en condiciones de cierta bonanza fiscal (“goteo”) los que les permitió manipular a las masas y aplicar corporativismo y clientelismo para contenerlas usando los “programas sociales” como en el Brasil con el gobierno reaccionario encabezado por Lula y el PT.

El agravamiento de la crisis general del imperialismo lleva a que los gobiernos de la facción burocrática como el de Maduro en Venezuela, entren en contradicción con el imperialismo, pues éste, para incrementar sus superganancias ante la crisis tiene necesidad de “privatizar” los activos de las grandes empresas estatales que se mantuvieron como tales y persigue una mayor “apertura económica” de los países bajo gobiernos de la burocrática. Por eso en estos países, la contienda entre las facciones reaccionarias por el control del Ejecutivo se agudizó. Siempre bajo control del gran titiritero, el imperialismo yanqui, y las fuerzas armadas reaccionaria como árbitros de la situación.

En la segunda década del presente siglo que está por finalizar, conforme avanza la crisis del capitalismo burocrático en América Latina regresan las políticas de ajuste fiscal, con recorte de las pensiones de derechos y beneficios, con empeoramiento del empleo y de los salarios, con la disminución de las “ayudas” y subvencionan. Están de vuelta los “paquetazos” y la protesta y la resistencia de las masas populares como su contraparte. La reacción atiza la revolución.

Este período tiene de común, “solucionar sus crisis” con “cambios de gobierno” o “cambio de caballos en el viejo Estado terrateniente-burocrático”, todos, fieles representantes y al servicio del imperialismo, principalmente yanqui. O como hemos visto recientemente en el Ecuador, con salida reaccionaria por mantener al actual gobierno mediante el “diálogo” con los llamados “movimientos sociales”, bajo dirección de oportunistas, reformistas y revisionistas quienes y como siempre se montaron para dividir y desmovilizar a las masas a cambio de dejar sin efecto la medida más antipopular del “paquetazo”, el “gasolinazo” entre otros. No ha sido resuelto los temas de derechos del pueblo, libertades, conquistas y beneficios y reivindicaciones del proletariado y el pueblo del Ecuador porque estos reaccionarios jamás lo resolverán.

Crisis de la vieja sociedad, crisis del capitalismo burocrático y crisis del viejo Estado terrateniente-burocrático, que lo defiende y sostiene. Crisis del parlamento y de todas las instituciones demo-burguesas. Sometimiento de los otros poderes al Ejecutivo con el aval y sostén de las fuerzas armadas reaccionarias y del aparato burocrático del Estado. Proceso de reaccionarización del viejo Estado inevitablemente nos conduce al fascismo, viene desde el siglo XX. Esto se da en calma? Jamás se dará en calma, se hace en dura pugna entre las facciones y grupos de la gran burguesía. El Presidente Gonzalo en el II Pleno dice; ver el nuevo fascismo, muy importante profundizar el estudio y los fundamentos que existen en “comentarios acerca del golpe del 92” tanto en burguesía compradora como en la burguesía burocrática.

Círculo de fuego de la explotación y opresión de las tres montañas sobre las masas de obreros, campesinos y pequeños burgueses y de la burguesía nacional que enfrenta una mayor ruina. Masas, que luchan por conservar lo ganado en dura lucha de clases y por no pauperizar más con la nueva crisis, vaivenes que se repetirán cíclicamente en este sistema imperante y que solo la invencible Guerra Popular podrá barrer. Resistencia de las masas contra de las famosas “reformas y ajustes económicos y laborales” medidas de los gobiernos reaccionarios que persiguen descargar la grave crisis de este caduco sistema de explotación y opresión sobre las espaldas de las masas, tanto del campo y de la ciudad, esta crisis agudiza la contradicción masas populares-gobierno reaccionario. Expresión de la agudización de las contradicciones de la vieja sociedad: masas-feudalidad, pueblo-capitalismo burocrático y nación-imperialismo.

Agudización de todas las contradicciones. Nuevo período de ascenso de los movimientos y luchas de las masas populares, que en esta década va mostrando un carácter distintivo de todos los ciclos anteriores de las oleadas de protestas populares como parte de la nueva gran ola de la Revolución Proletaria Mundial. Carácter distintivo, que muestra la maduración de las condiciones subjetivas de la revolución, el heroico combatiente que ha de dirigir la revolución está entrando en escena. El camino abierto con el inicio de la guerra popular en el Perú el 17 de mayo de 1980, mostrando la plena vigencia y poderío del maoísmo como nueva, tercera y superior etapa del marxismo, y la universalidad e invencibilidad de la guerra popular, es antorcha que ilumina el camino a seguir por el proletariado internacional y pueblos y naciones oprimidas de América Latina y del mundo. Los Partidos Comunistas y Organizaciones Revolucionarias de América Latina enarbolan, defienden y aplican el marxismo-leninismo-maoísmo a las condiciones concretas de cada uno de sus países con los aportes de validez universal del Presidente Gonzalo.

El carácter distintivo de las protestas y levantamientos populares se ha podido establecer en las grandes protestas de las masas en 2013-2014 que empujaron la bancarrota de la administración del viejo Estado brasileño por el PT hasta las protestas de la actualidad pasando por el boicot masivo del año pasado para las elecciones de recambio de autoridades del viejo Estado brasileño. Todo este proceso de creciente protesta popular espontáneo va siendo impulsado y dirigido por el factor consciente que se va fundiendo con él. Resultado a la vista, es que el proletariado y el pueblo se va dotando de la dirección del partido revolucionario, del Partido Comunista. La revolución, el camino democrático, desenvuelve una creciente protesta popular y se orienta al desborde en función de iniciar la Guerra Popular siguiendo el camino de cercar las ciudades desde el campo. Guerra Popular hasta el comunismo.

En pocos días las masas de Ecuador y Chile han irrumpido como un verdadero tifón, sacudiendo todo el viejo orden de opresión, se enfrentó y aun combaten y resisten con heroísmo a las hordas de la reacción. Los maoístas en estos países se están lanzando audazmente al combate popular en las primeras filas, bregando por dirigir la acción de las masas en lucha, educándolas en la violencia revolucionaria y en la lucha irreconciliable contra el oportunismo, conquistando importantes victorias para la clase y el pueblo, desarrollando la creciente protesta popular, impulsando la revolución de nueva democracia y el proceso de reconstitución o constitución de los partidos comunistas militarizados y la preparación del inicio de más y más guerras populares hasta conquistar el poder para el proletariado y el pueblo, de forma ininterrumpida llegar al socialismo y a través de gran revolución cultural proletaria alcanzar la meta dorada de la humanidad, el comunismo

En Chile, el gobierno archireacionário de Pinẽra declaro el toque de queda, la primera vez desde el fascista de Pinochet, y declaro abiertamente que era una guerra contra el pueblo. Ante al terror reaccionario las masas no se detienen ni por un minuto, están atropellando las viejas direcciones oportunistas e incendiando todo el viejo orden de opresión.

En el Ecuador, a diferencia de los levantamientos populares de los 90 y de la primera década del presente siglo, este último que ha durado más de 12 días y que ha terminado como los anteriores, bajo la dirección de los oportunistas y reformistas, con la capitulación, estos han vendido la rebelión de las masas por un plato de lentejas, es decir aceptando las medidas reaccionarias contra el salario, la terceriarización, recortes de derechos y otras a cambio de dejar sin efecto las alzas de la gasolina, también tiene ese carácter distintivo como el señalado para el caso del Brasil, es decir, los comunistas en contra de las direcciones oportunistas que se montaron sobre la justa lucha de las masas han pugnado por dirigir y aplicado el educar a las masas en la violencia revolucionaria y la lucha a muerte contra el revisionismo.

En la lucha por la dirección del amplio levantamiento popular, los comunistas tanto de Ecuador y de Chile combaten, politizan y movilizan con decisión y aplicando la justa y correcta línea proletaria en favor del campesinado principalmente pobre de las regiones. Estos, por el correcto estilo de trabajo de los revolucionarios ha dado un importante salto y avance, ligado al proletariado representado por el Partido Comunista, forjando así la alianza obrero-campesina en los hechos y fue allí donde el levantamiento popular mostró su carácter más combativo y avanzado.

Los comunistas en el Ecuador y en Chile, que bregan por la reconstitución del Partido en dura lucha de clases y pugnando por dirigir a las masas en el curso mismo de las acciones, están ganando poderosos vínculos con las masas movilizadas y mejorando las condiciones para el desarrollo de los instrumentos de la revolución, principalmente del Partido de nuevo tipo, un Partido Comunista militarizado. Aquí también, la revolución, el camino democrático, teniendo como eje el proletariado bajo la dirección de su Partido, avanza en su reconstitución, marcha a desarrollar la creciente protesta popular, vivimos una situación revolucionaria en desarrollo desigual y el avance de la revolución, del camino democrático es parte de la Nueva Gran Ola de la Revolución Proletaria Mundial comandada por el maoísmo.

En este nuevo período de ascenso del movimiento popular de liberación y que se abre paso a grandes movilizaciones populares en junio de 2013-14 en Brasil contra el gobierno oportunista del PT, en Ecuador con las iniciadas el 2014-15 contra el gobierno de Correa y su continuación contra el actual gobierno de Moreno, los de México en los últimos años y las más recientes en Chile, tienen una característica que lo diferencias de todos los anteriores y ésta es la maduración de las condiciones subjetivas de la revolución. Es decir, que en algunos casos, el desarrollo del camino democrático opuesto al camino burocrático de los grandes burgueses y terratenientes desenvuelve la creciente protesta popular y se orienta al desborde en función de iniciar la guerra popular y desarrollarla hasta el comunismo, para unirse con las guerras populares ya iniciadas como en el Perú, La India, las Filipinas, Turquía. Siguiendo al Presidente Mao Tse Tung decimos: Toda América Latina está llena de leña seca, que arderá pronto en una gran llamarada.

La cuestión que nos plantea esta situación es la de desarrollar como tarea de choque la tarea de la culminación de la reconstitución del Partido Comunista, de acuerdo a las condiciones específicas de cada país, para desarrollar la revolución, el camino democrático, cuyo eje es el proletariado bajo la dirección de su Partido Comunista militarizado para apuntar al desborde popular, esto es, al desarrollo de la lucha de masas que vaya más allá de lo que permite el ordenamiento estatal reaccionario; todo en función de iniciar la guerra popular, que siguiendo el camino de cercar las ciudades desde el campo destruya el viejo orden y construya el nuevo Poder, la dictadura conjunta de las clases revolucionarias bajo la dirección del Partido Comunista militarizado, con comités populares y las bases de apoyo revolucionarias destruyendo parte por parte el viejo Estado terrateniente-burocrático a fin de conquistar el Poder en todo el país y establecer la República Popular en cada uno de nuestros países y pasar sin interrupción alguna a desarrollar la revolución socialista bajo la dictadura del proletariado y con sucesivas revoluciones culturales proletarias llegar a nuestra meta, el comunismo.

¡Enarbolar, defender y aplicar el marxismo-leninismo-maoísmo principalmente el maoísmo!

¡Poner el maoísmo como mando y guía de la Revolución Proletaria Mundial!

¡Constituir o reconstituir Partidos Comunistas marxistas-leninistas-maoístas militarizados!

¡Viva el marxismo-leninismo-maoísmo con los aportes de validez universal del Presidente Gonzalo!

¡Abajo la guerra imperialista!

¡Viva la invencibilidad de la Guerra Popular!

¡Combatir el imperialismo, el revisionismo y la reacción indesligable e implacablemente!

¡Honor y gloria a los héroes del pueblo de América Latina!

Partido Comunista del Brasil (Fracción Roja)

Partido Comunista del Perú

Partido Comunista de Ecuador – Sol Rojo

Fracción Roja del Partido Comunista de Chile

Partido Comunista del Colombia -(Fracción Roja)

Núcleo Revolucionario por la Reconstitución del Partido Comunista de México

Comité Bandera Roja – Alemania

Comités para la Fundación del Partido Comunista (Maoísta) de Austria

Octubre de 2019

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.