Piñera busca sacar militares a las calles en medio de represiones.

125

El presidente chileno dijo que recurrirá a las FF.AA. para proteger la infraestructura pública, mientras se multiplican las denuncias de represión policial (carabineros).

Sebastián Piñera explicó el domingo que, “la próxima semana, vamos a enviar al Congreso Nacional un proyecto de ley que va a permitir a nuestras Fuerzas Armadas, sin necesidad de establecer estado de excepción constitucional, sin restringir las libertades y los derechos ciudadanos, poder colaborar en la protección de la infraestructura crítica de nuestro país”.

Esto, mientras que, en un intento por controlar la violencia desatada el 18 de noviembre, Piñera decretó el estado de emergencia por nueves días, medida que otorga a las Fuerzas Armadas el control de la seguridad de la población y el resguardo de la vía pública, ante las violentas manifestaciones, saqueos e incendios que se produjeron.

La propuesta legislativa de Piñera habilita a las Fuerzas Armadas a “proteger los servicios públicos esenciales e infraestructura policial, cuyo funcionamiento eficaz es vital para la seguridad y calidad de vida de todos los chilenos”, señaló el mandatario.

La Constitución chilena establece que las Fuerzas Armadas están dedicadas exclusivamente a la defensa nacional, y no tienen competencia en el orden público ni en la seguridad interna del país, a cargo de la Policía. Los militares solo pueden ser convocados para intervenir en situaciones de excepción constitucional o desastres de emergencia.

Además, Piñera expresó que su “Gobierno reconoce, aprecia y apoya la difícil y abnegada labor que han tenido que cometer Carabineros”, por tanto, dijo que la iniciativa legislativa permitirá que “un número muy significativo de carabineros” pueda establecer el orden y la seguridad de la nación.

Las protestas en Chile, que han entrado en su quinta semana, empezaron para rechazar la subida de la tarifa del metro en Santiago, pero al poco los manifestantes exigían la renuncia de Piñera, al que acusan de la crítica situación económica.

Hasta el momento, la violencia ejercida por la Policía de Chile ha dejado 23 muertos, más de 2300 heridos y unos 26 000 detenidos. Piñera reconoció el domingo los abusos y el uso excesivo de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad.

Varias entidades internacionales han condenado la violencia de los policías contra los manifestantes y piden investigar las muertes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.