martes, febrero 18, 2020

El represor argentino Adolfo Scilingo tendrá derecho a un subsidio por su reciente acceso al tercer grado.

Noticias populares

EE.UU. incorpora una munición nuclear de «bajo rendimiento» al arsenal de sus submarinos.

La Armada estadounidense ha incorporado una nueva arma en el arsenal nuclear de sus submarinos: un misil de largo...

Coronavirus vs. gripe, malaria o sarampión: ¿De verdad es tan temible el impacto del 2019-nCoV? (INFOGRAFÍA).

Con 564 muertos y unos 28.000 infectados, el brote del nuevo coronavirus 2019-nCoV ha sembrado pánico en la sociedad...

Winston Churchill, un maníaco genocida

Es adulado en Gran Bretaña y considerado un héroe de la nación. También fue votado como “el mejor británico”...

Diego Herchhoren.— Según el diario digital Vozpópuli, Adolfo Scilingo disfruta ya del tercer grado penitenciario trabajando en una iglesia del Centro de Madrid, a instancias de la pastoral penitenciaria.

La Junta de Tratamiento de la prisión de Alcalá-Meco ha dado luz verde a la salida del responsable de la muerte de decenas de ciudadanos argentinos que fueron arrojados vivos al mar, tras haber sido secuestrados por el Estado argentino en función de su actividad política.

Scilingo no ha resarcido a las víctimas y ni siquiera ha pedido perdón por sus crímenes. Es más, según el editor de Vozpópuli, el ex piloto de los vuelos de la muerte se retracta de lo que dice en su día y se postula casi como un preso político. Basa su novedosa tesis en una investigación elaborada por mí donde denuncié la participación de militares españoles en los «cursos de tortura» de la Escuela de Mecánica de la Armada, uno de los mayores campos de concentración de la dictadura militar, y a los que Baltasar Garzón en su día rechazó investigar (no es lo mismo actuar contra militares de un país del tercer mundo que hacerlo con los del Estado que te da de comer, podríamos pensar).

Scilingo, que ya ha accedido a llamado «régimen de semilibertad«, podrá acceder a un subsidio de desempleo que le permitirá cobrar 430 euros durante seis meses, prorrogables hasta 18.

Es sin duda un caso de extraordinaria relevancia por cuanto que España es de los pocos países que trata con tanto mimo a un condenado en firme por crímenes contra la humanidad que, en condiciones normales, debería fallecer en prisión.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: