martes, junio 2, 2020

La rusofobia es inmune a la solidaridad global.

Noticias populares

La Organización Mundial de la Salud dice ahora que nunca ha aconsejado el confinamiento para frenar la pandemia

La portavoz de la OMS, Margaret Harris, ha manifestado al periódico australiano Sydney Morning Herald, que la organización internacional...

La fiebre nunca más volverá a salir a la calle (ni siquiera los fines de semana)

Las empresas ya han comenzado a instalar cámaras térmicas para controlar el desplazamiento de las personas, tanto trabajadores como...

El Moviment Proamnistia de Barcelona ha lanzado la Campaña Solidaria con Pablo Hasel

Moviment Pro Amnistia CONTRA EL ENCARCELAMIENTO DE PABLO HASEL, ¡ORGANICEMOS LA SOLIDARIDAD! Como ya sabréis, la fiscalía está presionando al Tribunal Supremo...

«Tocando el violín mientras Roma ardía» fue cómo los historiadores echaron al ineficaz emperador romano Nerón cuando las llamas consumieron la antigua ciudad en el 64 d. ​​C. La misma expresión podría aplicarse ahora a ciertos estados, ideólogos y expertos occidentales con respecto a la actual pandemia de coronavirus.

Uno pensaría que, dada la emergencia global, sería completamente apropiado dejar de lado las antipatías y las hostilidades para trabajar juntos como seres humanos comunes motivados por la solidaridad, la compasión y un sentido de supervivencia. Lamentablemente, y extrañamente, este parece no ser el caso.

Esta semana, Rusia envió un enorme avión de carga a los EE. UU. Con equipo médico para combatir una epidemia creciente de la enfermedad mortal. Estados Unidos está en camino de convertirse en el nuevo epicentro de la pandemia, en parte porque el país tiene una escasez crítica de equipos. El gesto de solidaridad de Rusia se arregló inmediatamente después de que el presidente Trump telefoneó a su homólogo ruso Vladimir Putin para solicitar asistencia.

Sin embargo, patéticamente, la ayuda humanitaria fue retorcida cínicamente por los acérrimos rusófobos que la rechazaron como «un golpe de propaganda» para Moscú. Se especuló que Rusia estaba tratando de explotar el movimiento para obtener «influencia» sobre Washington para rescindir las sanciones económicas. También se especuló que Putin estaba tratando de mostrarle al mundo que Rusia es superior a los Estados Unidos.

Afortunadamente, estos puntos de vista mezquinos no fueron ampliamente aceptados por los medios estadounidenses. Lo que tiende a mostrar que la mayoría de la gente puede ver cómo tales puntos de vista son irracionales, inapropiados e indecentes. Porque estamos en una situación global donde la prioridad debe ser la acción colectiva concertada para contener esta pandemia. Todas las demás consideraciones, en particular las dudosas caricaturas ideológicas, equivalen a «tocar el violín mientras Roma arde».

En solo unas pocas semanas, el mundo se ha visto afectado por la enfermedad de Covid-19 que se ha extendido desde China, devastando Europa y América del Norte. Esta semana, la cifra global de muertes superó los 50,000. Potencialmente, el número de muertos en los Estados Unidos podría llegar a millones.

Sin embargo, la persistencia de mentalidades ideológicas de la Guerra Fría, aparentemente inmune a la respuesta común necesaria para superar la emergencia Covid-19, es un signo deprimente de fracaso en el liderazgo político y moral.

Esta semana, Estados Unidos, Gran Bretaña y la Unión Europea bloquearon un proyecto de resolución ruso en las Naciones Unidas que pedía el fin de todas las sanciones internacionales impuestas unilateralmente. El llamado para poner fin a las sanciones también fue respaldado por el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres.

Deben eliminarse todos los impedimentos para combatir la propagación de la enfermedad. Es una cuestión de exigencia práctica.

Las sanciones impuestas a los países inevitablemente agregan más dificultades para combatir la pandemia. Como lo demuestra la epidemiología de la enfermedad, ningún país es inmune a ella. Si existe en un lugar, eventualmente se diseminará a todos los demás. Seguramente, entonces, se requiere una estrategia global de cooperación, y parte de esa estrategia debe ser garantizar que todos los países estén facultados para derrotar la pandemia. Ese empoderamiento implica dar a las naciones plena libertad económica para reunir recursos y obtener ayuda médica internacional. En ese contexto, las sanciones son enemigas de la respuesta correcta. Peor aún, tales sanciones en este momento pueden verse como bárbaras.

Rusia, China y Cuba, tres países que han sufrido sanciones unilaterales occidentales, han mostrado una solidaridad internacional encomiable en las últimas semanas. Esos países han enviado equipos y personal médico a países gravemente afectados. Italia, uno de los más afectados con casi 14,000 muertes hasta ahora, ha agradecido a Rusia por su ayuda.

Sin embargo, los verdaderos gestos de solidaridad han sido vergonzosamente torcidos por los rusófobos occidentales, como en el caso de la ayuda rusa a los Estados Unidos.

Algunos parlamentarios de la Unión Europea y un llamado organismo de control de medios de la UE acusaron a Rusia y China de llevar a cabo «campañas de desinformación» sobre la pandemia de Covid-19. Afirman que Rusia y China están tratando de «sembrar la división» y «socavar la confianza pública» en los gobiernos occidentales. (Es cierto que China y EE. UU. Se han involucrado en afirmaciones indecorosas sobre armas biológicas, pero esa escaramuza verbal es marginal para el problema central).

Vladimir Chizhov, enviado de Rusia a la UE, criticó las acusaciones indecentes de mostrar «pobreza de intelecto». También se puede decir que tales acusaciones traicionan una «pobreza de la humanidad».

La pandemia de Covid-19 puede verse como un poderoso nivelador. La amenaza común para la humanidad nos recuerda nuestra humanidad común. Todas las distinciones dentro y entre naciones ahora parecen redundantes. La prioridad es la acción colectiva por el bien común.

Para aquellos que sufren de rusofobia, parece que no hay cura, excepto por su propia obsolescencia y caída.

Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: