La OPAQ responsabiliza a la Fuerza Aérea de Siria de tres ataques químicos perpetrados en el país en 2017

Desde el Equipo de Investigación e Identificación del organismo indicaron que "unos ataques de naturaleza tan estratégica solo habrían ocurrido sobre la base de órdenes de las autoridades superiores del mando militar" sirio.

56

El Equipo de Investigación e Identificación (EII) de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) ha publicado este miércoles un informe en el que responsabiliza a la Fuerza Aérea de Siria de una serie de ataques químicos que se realizaron en el territorio del país en marzo de 2017. Se trata de la primera vez que la OPAQ declara directamente a las fuerzas gubernamentales sirias responsables de perpetrar este tipo de ataques.

«El EII ha concluido que hay motivos razonables para creer que los autores del uso de sarín como arma química en Ltamenah el 24 y el 30 de marzo de 2017 y del uso de cloro como arma química el 25 de marzo de 2017 fueron individuos pertenecientes a la Fuerza Aérea Árabe Siria», declaró el coordinador del equipo, Santiago Oñate-Laborde.

«Unos ataques de naturaleza tan estratégica solo habrían ocurrido sobre la base de órdenes de las autoridades superiores del mando militar de la República Árabe Siria. Incluso si la autoridad puede ser delegada, la responsabilidad no puede serlo«, indicó, añadiendo que el grupo de investigación «fue incapaz de identificar cualquier otra explicación plausible».

Según la investigación, cada uno de los dos ataques del 24 y 30 de marzo fueron llevados a cabo por un avión militar Su-22 de la Fuerza Aérea siria que despegó desde la base aérea de Shayrat y arrojó una bomba con sarín sobre Ltamenah. En total, ambas ofensivas afectaron a al menos 76 personas.

Por su lado, el ataque del 25 de marzo se efectuó con un helicóptero de las fuerzas gubernamentales. Según el EII, desde el helicóptero se lanzó un cilindro con cloro que impactó contra un hospital y afectó a al menos 30 personas.

No es un organismo judicial

A pesar de que el documento destaca la responsabilidad de Damasco, el director general de la OPAQ, Fernando Arias, reiteró que el EII no es un organismo judicial. «Ahora corresponde al Consejo Ejecutivo y la Conferencia de los Estados parte de la Convención sobre las Armas Químicas, al secretario general de las Naciones Unidas y a la comunidad internacional en su conjunto tomar cualquier otra acción que consideren apropiada y necesaria», subrayó.

Los Gobiernos de Siria y Rusia han acusado en varias ocasiones a la OPAQ de parcialidad en sus investigaciones de los hechos que tuvieron lugar en el territorio del país árabe. Mientras tanto, las autoridades sirias hicieron hincapié en que no usaron armas químicas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.