lunes, octubre 19, 2020
Enlace externo

Una nueva estafa: el Gobierno facilita los despidos después de los ERTEs

Noticias populares

EEUU involucra a Panamá en su conflicto contra China

El pasado 17 de agosto los gobiernos de Panamá y Estados Unidos firmaron un memorándum de entendimiento para promover...

Milicia mercenaria de Washington secuestra a jóvenes en provincia de Hasakeh

Hassakeh, Reqqa, SANA.— La autoproclamada milicia separatista FDS apoyada por las tropas de ocupación estadounidenses, secuestró a un número...

Ejército ruso incrementa su presencia en el noreste de Siria

Un número de militares rusos han sido vistos dirigiéndose desde Latakia a la gobernación de Al Raqqa esta semana,...

El nuevo acuerdo para prolongar los Ertes incluye una cláusula que permite a las patronales despedir una vez que estos finalicen. Esto es una nueva concesión a las empresas, ya que los ERTEs anteriores de fuerza mayor incluían la prohibición de despedir por seis meses.

En concreto, ahora se agrega una cláusula que dice: “Este compromiso de mantenimiento del empleo se valorará en atención a las características específicas de los distintos sectores y la normativa laboral aplicable, teniendo en cuenta, en particular, las especificidades de aquellas empresas que presentan una alta variabilidad o estacionalidad del empleo”.

La firma del acuerdo ha sido escenificada ante la prensa, con la presencia del presidente español, Pedro Sánchez y sus vicepresidentes, Pablo Iglesias y Nadia Calviño, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y el de Seguridad Social, José Luis Escrivá. Por parte los sindicatos firmaron los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, y por las patronales, los presidentes de la CEOE y CEPYME, Antonio Garamendi y Gerardo Cuerva.

El nuevo acuerdo beneficiará especialmente a empresas del sector del turismo, la hostelería o el ocio, que pueden hacer uso de esa cláusula de “estacionalidad” según les convenga. De este modo, las grandes cadenas hoteleras que enviaron a toda la plantilla a los ERTEs, podrán despedir a gran parte de ese personal una vez que pase el verano. Mientras tanto, están financiándose con el dinero público, ya que los ERTEs los paga el estado, al mismo tiempo que disfrutan la ventaja de las exenciones impositivas.

Estas nuevas ventajas para las patronales son producto de la “rebelión empresarial” de los últimos días, con asociaciones patronales como la patronal catalana Foment del Treball, la madrileña Ceim, o las de diversos sectores “presionando” para obtener más beneficios. La patronal catalana aseguraba hace dos días que el preacuerdo era “insuficiente y perjudicial” para las empresas.

En la misma línea, la semana pasada se había conocido un documento de la CEOE donde se exigía flexibilizar las condiciones para el despido y las condiciones laborales en general, una especie de “reforma laboral” del Covid-19 para garantizar sus ganancias.

Las patronales del turismo, agrupadas en Exceltur, que incluye a empresas como Amadeus, Iberia, Globalia, Air Nostrum, Meliá International Group, NH Hotel Group, cuestionaban hace unos días que se estaba dejando fuera de los acuerdos con de la CEOE con el Gobierno las necesidades de este sector.

Por su parte, el secretario general de las patronales de Hostelería, Emilio Gallego, reclama que los ERTEs se prolongaran hasta el 31 de diciembre y “una mayor flexibilidad” para poder hacer despidos incluso en este período.

Cerca de 4 millones de trabajadores y trabajadoras han sido incluidas en ERTEs desde que comenzó la pandemia. Durante este período, todos han visto sus salarios reducidos en un 30%, y muchos llevan sin cobrar nada desde la primera quincena de marzo. Mientras tanto, las patronales no pagan un céntimo de las nóminas de sus trabajadores, son eximidas de pagar impuestos o las cuotas de la Seguridad Social, y reciben ayudas como créditos con aval del Estado. A todas estas ventajas, ahora le suman la posibilidad de despedir una vez que finalicen los ERTEs. Esto es una verdadera estafa, a los trabajadores de esas empresas que quedarán en calle, y a toda la población, porque los ERTEs se financian con dinero público.

Y todo esto con la complicidad de los sindicatos como CCOO y UGT, que firmaron nuevamente estos acuerdos propatronales, con el discurso de que así “no pierde nadie” o “ganamos todos”. Pero los únicos que “ganan” son los empresarios, mientras los trabajadores están pagando otra vez la crisis de su bolsillo.

La lucha debe ser porque no haya ningún despido. En el caso de empresas que han tenido enormes beneficios todos estos años, no hay que aceptar que dejen en la calle a miles de trabajadores en momentos de crisis. Y si hacen despidos igual o cierran, que esas empresas sean estatizadas y puestas en funcionamiento bajo control de sus trabajadores.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: