lunes, septiembre 21, 2020
Enlace externo

Colombia. Prensa alternativa y popular: ¿nuevo objetivo militar del Estado?

Noticias populares

Vídeo: Convoy ruso se dirige hacia zona ocupada por EEUU en Siria

Conforme informaron el lunes medios locales, una caravana militar rusa se dirige hacia una zona en el noreste de...

Una multinacional contaminante como Volkswagen financia a Los Verdes en Alemania

Entre 2014 y 2017 una empresa tan contaminante como Volkswagen entregó 54.000 euros a Los Verdes alemanes, principalmente en...

Lukashenko agradece a Rusia el apoyo en contexto de la agresión externa

Según el medio, Lukashenko señaló que Bielorrusia se encontró cara a cara con la agresión del exterior y agradeció...

Este 15 de junio se llevó a cabo una jornada de movilizaciones en distintas ciudades del país, luego de casi tres meses de cuarentena. En Medellín la prensa que salió a cubrir esta marcha fue agredida y censurada brutalmente por las fuerzas policiales. Este tipo de acciones no es un caso exclusivo. Es un asunto sistemático que experimentan cotidianamente los medios de comunicación comunitarios, alternativos y populares gracias a las medidas autoritarias y al tratamiento militar contra quienes piensan diferente en Colombia.

Tres casos de censura en Medellín

Juan Alejandro Echeverri, Editor de Periferia, cuenta que “hace 10 años más o menos, recibimos una especie de panfleto amenazante en nuestra sede de Medellín. Eso nos obligó a mudarnos a la oficina en la que estamos ahora”.

Este editor agrega que los medios populares sienten también la censura cuando “muchas veces se nos niega la posibilidad de participar en espacios o se nos niega el acceso a información”.

Echeverri sostiene que las instituciones gubernamentales y policiales lo que hacen es “desprestigiar nuestro trabajo, señalarnos de mentirosos; estigmatizarnos diciéndonos que lo que nosotros hacemos no es periodismo sino tratar de desestabilizar sus Gobiernos”.

La falta de reconocimiento estatal a los medios alternativos, comunitarios y populares es otra agravante de esta situación. El periodista satírico conocido como AquinoTicias comenta que en diferentes situaciones donde hay intervención policial, la institución se ha referido a él como “periodista de Facebook”, por lo cual no ha reconocido su labor profesional. A pesar de tener toda la documentación vigente, también ha sido detenido por encontrarse cubriendo operativos de despojo como los ocurridos en el Barrio Moravia, en Medellín.

Otra violación a la libre expresión que denuncia este comunicador es que desde hace aproximadamente seis meses le censuran bimesualmente su página, con lo cual reduce el alcance de sus contenidos de 1,5 millones (antes de la censura) a 400.000 personas receptoras (por la censura). Esta red no le ha dado aún aclaraciones oficiales sobre el tema, bajo la excusa de no tener personal disponible por la pandemia de la Covid-19.

Andrés López, fotógrafo de Ab_zurdo ColectivoDesde el 12 y Periferia, cuenta que en algunos tropeles ocurridos en la Universidad de Antioquia él ha registrado desde dentro y fuera de la Universidad. Cuando lo ha hecho desde afuera, ha sido interpelado por el Escuadrón Móvil Antidisturbios -Esmad.

“Dos o tres veces que me he quedado por fuera -recuerda- he recibido hostigamiento por parte del Esmad. [Me han preguntado] como ‘qué hace acá’, ‘por qué’. Dos veces ‘me estrujaron’ ”.

Somos prensa, ¿por qué nos hacen esto?”

En la movilización del pasado 15 de junio el Esmad hostigó y reprimió sin que antes hubiera establecido un diálogo con las personas que allí se encontraban ejerciendo su derecho a la protesta. Carabineros, Esmad y policías en motocicletas se ensañaron específicamente contra la prensa presente en el lugar.

Y todo esto ocurrió a pesar de la presencia de defensores de Derechos Humanos y de funcionarios de la Personería. También se realizaron capturas arbitrarias que algunas duraron hasta 24 horas, cuando soltaron a las personas sin que se levantaran cargos en su contra (lo cual demuestra que no habían incumplido ninguna ley vigente).

“Veo a un compañero que está tomando una foto, completamente quieto y por detrás un carabinero le lanza un palazo”, relata Andrés López. Este fotógrafo cuenta cómo de inmediato salieron corriendo para ayudar a otra compañera de Ab_zurdo: “estaba registrando con su celular y llega uno del Esmad por detrás y la ‘encuella’ y empieza a arrastrarla y cuando eso, a mí me cogen. Yo me meto a decir que somos prensa, alzo las manos, alzo la cámara. ‘Somos prensa, ¿por qué nos hacen esto?’, les digo”.

Las y los comunicadores que sufrieron estas agresiones todo el tiempo tuvieron visibles sus carnets y credenciales de prensa, en unos brazaletes luminosos, tal y como establece el reglamento de coberturas de movilizaciones sociales. Sin embargo, nunca obtuvieron respuesta satisfactoria por parte de las Fuerzas del Estado.

AquinoTicias fue capturado sin que se le permitiera sacar su identificación de periodista.

“La Policía, los Carabineros y el Esmad lo que hacen es detener a nuestro compañero junto a otros compañeros de otros colectivos de comunicación, todos alternativos, todos populares -recuerda Juan Alejandro Echeverri-. Al compañero lo capturan, lo trasladan a la estación de policía de La Candelaria y luego a la Fiscalía, con la intención de judicializarnos. Y lo capturan a pesar de que estaba acreditado y solo estaba haciendo su trabajo. Luego lo trasladan al CAI [Comando de Acción Inmediata] de la Plaza Minorista y después alrededor de una hora, lo liberan.”

Esa también fue la suerte del fotógrafo independiente Esteban Carmona. Ese día salió a marchar; sin embargo, cuando el Esmad y los Carabineros arremetieron en contra de la marcha, él quedó en la mitad y decidió quedarse quieto.

“En esas se me acercaron cuatro agentes del Esmad con cuchillo, ordenando que me tirara al piso. Cuando un periodista trató de interceder para registrar mi nombre y cédula, uno de los agentes con el cuchillo le dañó su cámara y le rompió la correa de la misma. A las personas que nos hicieron tirar al piso, los agentes se nos paraban encima y nos pisoteaban por diferentes partes del cuerpo”, denuncia.

“Cuando me llevaron para la Fiscalía -continúa Carmona-, a eso de las 11 de la noche nos hicieron un comparendo, el cual habían firmado con la hora de las 4 de la tarde. Varios marchantes que nos encontrábamos allí nos rehusamos a firmar. Toda la noche nos golpeaban y nos hostigaban para que firmáramos, diciendo que nos iban a dejar 36 horas. Nunca cumplieron ningún protocolo de bioseguridad y solo nos rociaban con límpido, además de mantener el aire condicionado a tope”.

No siendo poco, Carmona relata cómo “cuando amaneció, nos dejaron de pegar y nos chantajeaban para que firmáramos el dictamen de Medicina Legal y así poder salir. Si no es porque alguien de Derechos Humanos desde afuera ve a uno de los chicos todo golpeado y hacen una manifestación afuera, nosotros no hubiéramos podido salir”.

Algunas de las mujeres que resultaron detenidas también denunciaron acosos y violencias sexuales por parte de la Policía.

¿Qué responde el Alcalde Quintero?

Como saldo de la agresión estatal a la marcha pacífica del 15 de junio en Medellín, hay personas lesionadas, cámaras rotas, objetivos y celulares dañados. Las capturas fueron masivas e ilegales. No se realizaron los debidos procedimientos y no se cumplieron los derechos que tienen las personas cuando son detenidas. Menos aún se tuvieron en cuenta las medidas sanitarias necesarias e indicadas en esta pandemia.

Hasta hoy, el Alcalde de Medellín, Daniel Quintero, aún no se ha manifestado con medidas al respecto. Según él, “todos tenemos que poner de nuestro lado”.

Este funcionario, quien asumió la Alcaldía de la ciudad prometiendo un Gobierno alternativo, intenta tapar las reivindicaciones de la marcha genuina desarrollada por organizaciones de la ciudad. No dio más respuesta que bolillo y maltrato, y se refugió en la respuesta “vieja y confiable” de que lo estaban atacando a él:

Los medios comunitarios, alternativos y populares no visionan un panorama favorable para el ejercicio de su labor y la garantía de derechos como la libertad de prensa, libertad de opinión y derecho a la movilización en Medellín ni en ningún territorio nacional.

Sin embargo, los mismos medios y comunicadores que sufrieron estas agresiones declaran que seguirán con su labor de registrar y acompañar las movilizaciones populares; apostándole a la articulación de espacios de comunicación popular e independiente, para generar más incidencia y confrontar los temores.

CI CG/PC/23/06/2020/12:00

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Medios rusos discriminados en el extranjero

Aunque medios como la BBC o Radio Svoboda son financiados por los Gobiernos de sus respectivos países, al parecer solo se toman medidas restrictivas...

Le puede interesar: