sábado, octubre 24, 2020
Enlace externo

Vecinos y vecinas del sur de Madrid salen a las calles: Movilizaciones contra los confinamientos selectivos

Noticias populares

De casa al trabajo y del trabajo a casa: el coronavirus hace realidad el sueño capitalista de una población controlada y militarizada

Diego Herchhoren.— El gobierno español va a implantar en los próximos días un toque de queda que, sumado a...

Ejército ruso incrementa su presencia en el noreste de Siria

Un número de militares rusos han sido vistos dirigiéndose desde Latakia a la gobernación de Al Raqqa esta semana,...

Las vacunas contra el Covid-19: los gobiernos, una vez más, a los pies de las multinacionales farmacéuticas

Desde hace tiempo se está evidenciando la distorsión que el capitalismo introduce en el conocimiento científico y en especial...

El pasaporte sanitario no se lo han inventado los conspiranoicos sino la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, que ha impuesto un salvoconducto que permite al portador justificar la entrada y salida de cualquiera de las 37 zonas confinadas.

La Consejería ha insertado un enlace para que cualquier madrileño pueda descargar el salvoconducto, cuyas menciones individuales aparecen en blanco (1).

Quien necesite desplazarse deberá rellenar documento con el nombre, número de DNI, lugar de trabajo, el NIF de la empresa y el domicilio.

La firma del documento es una declaración por la cual la persona afirma que se desplaza “al lugar de trabajo para el cumplimiento de sus obligaciones laborales, profesionales o empresariales”.

A tenor del texto, no es posible ningún otro tipo de desplazamiento.

Por si no hubiera bastante con la policía, el gobierno trifachito ha pedido al central que ponga al ejército a controlar el confinamiento en las calles de Madrid (2).

Mientras, en la calle los oportunistas siguen haciendo de las suyas y dirigiendo sus ataques sólo contra Ayuso y el gobierno autonómico, desviando la atención y sacando del foco de las protestas al gobierno central, tan involucrado como el anterior en la medida antipopular.

Es una constante desde que comenzó la pandemia y consiste en ocultar que, lo mismo que durante la batalla contra el movimiento independentista catalán, el Estado de las autonomías es una ficción. Con el pretexto de la pandemia, España ya está bajo un mando único y centralizado (3), lo cual es otro de los experimentos que vienen poniendo en práctica desde la declaración de estado de alarma en el mes de marzo.

El mando único está por encima de gobiernos autonómicos, de hospitales (públicos y privados), de médicos, de farmacias y de empresas farmacéuticas. Es un 155 sanitario y es la primera vez desde 1977 que no hay 18 sanidades diferentes (la militar más las de las 17 comunidades autónomas).

Así es la ley marcial. A los trabajadores sanitarios se les imponen servicios extraordinarios en horarios, vacaciones o excedencias y pueden ser destinados a actividades diferentes a la que ya estén desempeñando si fuera necesario.

Ahora vamos a ver si los oportunistas siguen pretendiendo desviar la atención exclusivamente hacia Ayuso y el trifachito que gobierna Madrid.

(1) https://bit.ly/2RJs77T
(2) https://www.elmundo.es/madrid/2020/09/21/5f679676fdddff3a098b4654.html
(3) https://www.abc.es/sociedad/abci-sanidad-queda-bajo-mando-unico-espana-coronavirus-202003151742_noticia_amp.html

Más información:

– Antes la policía nos fichaba por nuestros crímenes, ahora los médicos nos fichan por nuestras enfermedades
– Ya tiene a su disposición su tarjeta de apestado y puede pasar a recogerla en cualquier momento
– El certificado digital de vacunación se probará en niños del Tercer Mundo con implantes bajo la piel

Fuente: mpr21.info

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: