Una escuela sindical para mujeres

35

Magnolia Agudelo V.— En un esfuerzo de trabajo conjunto Corpeis Asonam C, desde hace cuatro años hemos venido liderando la realización de la Escuela Nacional Sindical y Política para Mujeres, Feminismo y Género María Cano. Esta iniciativa se ha convertido en la posibilidad de hacer un aporte a la educación y al fortalecimiento del movimiento sindical con énfasis en la participación de las mujeres, y con el objetivo de promover sus liderazgos en la lucha social-política y sindical; por el trabajo digno, reconociendo las diferencias en las relaciones entre los géneros en la lucha sindical; en la política y en lo social. Asimismo, tiene como objetivo erradicar la invisibilidad de las mujeres y reconocer sus aportes a la lucha por las transformaciones sociales y políticas del país para hacerle frente a la crisis neoliberal y a la crisis económica frente al trabajo y la violencia contra las trabajadoras.

En las cuatro escuelas realizadas han participado maestras, trabajadoras de las cajas de compensación, del cemento, de los servicios de la comunicación; trabajadoras de los entes territoriales, entre otras.  Esta experiencia de alianza educativa Corpeis Asonam logró consolidar este año, junto con Fenaltrase, una nueva escuela dirigida a mujeres trabajadoras del Estado, en la que participaron un numeroso grupo de sindicalistas. Una de las preocupaciones planteadas en este proceso educativo y de intercambio de saberes en el entre mujeres ha tenido que ver con la idea de cómo enfrentar las dificultades que encuentran las mujeres en el trabajo laboral y sindical para fortalecer su liderazgo político, social y sindical; ante la necesidad de luchar por el trabajo digno, enfrentar la crisis capitalista que se ha profundizado en la pandemia y en la post pandemia y que ha afectado en mayor medida a las mujeres.

Se trata de reconocer nuestras luchas políticas, sociales y sindicales con la necesidad de construir plataformas y pliegos que contemplen los acumulados de las trabajadoras en las luchas por sus derechos específicos,  para fortalecer nuestras experiencias, resistencias y prácticas políticas contra la desigualdad, la precarización laboral y la feminización de la pobreza, contra el sexismo y la violencia contra las mujeres, para construir un país que garantice el bienestar de las mujeres, del conjunto de la sociedad, y construya relaciones de igualdad de género en el trabajo y en la casa.

La escuela ha propiciado espacios de debate y reflexión que han permitido plantear iniciativas y nuevos retos para fortalecer el sindicalismo y su agenda a partir de impulsar el talento de las mujeres, reconocer sus liderazgos políticos, sus aportes al fortalecimiento del sindicalismo de clase; y dar a conocer la importancia de las contribuciones de las mujeres a la crisis de los cuidados, con el trabajo remunerado y no remunerado.

Es necesario consolidar en los sindicatos relaciones entre los géneros que propicien solidaridades nuevas, para frenar la dominación y el poder patriarcal, la división y la fragmentación del sindicalismo y la despolitización de las mujeres y sus luchas. Es importante la lucha por la igualdad de género para interpelar al Estado burgués capitalista.  Por tanto, la formación y educación sindical adquiere una nueva dimensión, este es el reto para transformar, desde los sindicatos hasta la Central Unitaria de Trabajadores, y al movimiento social y político, para que se reconozca y posicione el papel transformador y el liderazgo de las mujeres trabajadoras en Colombia y en el mundo.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.