Wuhan: el regreso al escenario del crimen no encuentra el rastro que esperaba

Publicado:

Noticias populares

La Biblia empieza por el Génesis, donde se cuenta el origen de todo, y la policía también empieza por el lugar del crimen, donde el delincuente ha dejado sus mejores rastros. Si encuentras el origen, encuentras la explicación.

Si la pandemia empezó en Wuhan, ahí deben estar el rastro de sangre y las huellas dactilares. Por eso, una vez terminado el confinamiento, el Ayuntamiento puso a los científicos a buscar el origen de todo. Se suman así a los equipos de la OMS y The Lancet, que también han enviado a sus sabuesos al epicentro del desastre, porque ya saben: los chinos no han dicho la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad de esta pandemia (de la que son responsables).

Los chinos son unos rastreadores de verdad. Hicieron las cosas al más puro estilo chino: si Wuhan tiene 10 millones de habitantes, los científicos se pusieron a buscar coronavirus en todos y cada uno de sus habitantes. En masa. Sus conclusiones las acaba de publicar la revista Nature (*) y no tienen desperdicio.

El confinamiento, que había empezado el 23 de enero, se acabó el 8 de abril y durante los primeros dos meses, hasta el 10 de mayo, sólo detectaron seis casos positivos en la ciudad, o sea, casi nada. En menos de tres meses la terrible pandemia se había marchado sin dejar huellas.

Los científicos enviados por el Ayuntamiento acabaron su rastreo exhaustivo el 1 de junio y sólo encontraron 300 casos. Todos ellos eran asintomáticos, es decir, personas sanas. No hay enfermos. El epicentro no mostraba ningún signo del huracán.

A partir de aquí vuelven a abrirse todos los interrogantes, no sólo de esta pandemia sino de la doctrina sobre la que se ha construido. Los “expertos” de la tele nos deben una explicación, otra más, que no podemos esperar obtener en ningún caso.

En el origen no aparece lo que cabría esperar y, sobre todo, en Wuhan solucionaron en tres meses lo que en Europa no son capaces en ocho meses. No es que algo este fallando, sino que falla todo.

Siempre podrán recurrir al consabido argumento -muy cientifico sin duda alguna- de que no vale nada que no proceda de Estados Unidos y sus socios. Incluso es posible que los chinos se hayan apoderado de la revista Nature para seguir engañando al munto entero.

(*) https://www.nature.com/articles/s41467-020-19802-w

Fuente: mpr21.info

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias