Camarada Ajith: Sus raíces sociales son más peligrosas que el propio virus

18

La Red de Blogs Comunistas (RBC) ha traducido el artículo publicado por el camarada Ajith, del Partido Comunista de la India (Maoísta), señalando las causas sociales de la pandemia de coronavirus que ha tenido lugar desde principios del año pasado, 2019, y que son más graves, según el autor, con diferencia, que la propia enfermedad provocada por el virus. La verdadera pandemia es el neoliberalismo capitalista y su mercantilización de la salud, concluye Azith, y solo el Socialismo podrá poner fin a la barbarie capitalista.

——–

Sus raíces sociales son más peligrosas que el propio virus

mayor incidencia de muertes por Covid se encuentra en los países desarrollados, en los cuales se piensa que tienen mejores instalaciones e infraestructuras para tratarlo. La causa principal son las políticas neoliberales que han reducido los servicios de salud pública.

La falta de atención inmediata es una de las principales causas de muerte en los Estados Unidos e Italia, entre otros. Muchas personas no han recibido ningún tratamiento. Para la gran mayoría de las personas pobres que no tienen seguro médico en los Estados Unidos (la mayoría de afroamericanos e hispanos), incluso la atención primaria es imposible.

Lo mismo ocurre con los desempleados de clase media. Por lo tanto, no van al médico en cuanto se enfermen. Para cuando se vean obligados a ir, la enfermedad estará descontrolada. La falta de equipo o personal adecuado empeora las cosas. Trump y otros gobernantes imperialistas inicialmente mostraron una gran irresponsabilidad y egoísmo. En lugar de cuidar la salud de las personas, su preocupación era mantener las actividades económicas ordinarias y seguir buscando ganancias. Esto también contribuyó al galope en la tasa de mortalidad que se sufre allí. Una mortalidad tan grande causada por una enfermedad que tiene una tasa de mortalidad de solo el dos por ciento. Esto resalta la absoluta incompetencia y el carácter anti-popular del neoliberalismo y los países que lo perpetran,

El papel de estos criminales no termina ahí. Hay quienes afirman que la llegada de estos patógenos es accidental, que no se pudo detener. Luego están los que piensan que, como máximo, se pueden identificar las deficiencias en las medidas tomadas para abordarlas. Hay quienes lo describen como un castigo de la naturaleza y quienes se oponen a esto. La naturaleza, ciertamente, no actuó como una especie de poder trascendental para castigarnos. Tampoco lo hará en el futuro. Sin embargo, si que sucedió algo así, en el sentido de las palabras de Engels.

Engels escribió que aunque el hombre puede jactarse de haber conquistado la naturaleza, la naturaleza le dará un duro golpe, recordándole quién es realmente el verdadero jefe. Lo que quiso subrayar fueron las consecuencias de las acciones humanas. Estas palabras, que destacaron la vacuidad de las reivindicaciones capitalistas, también sugirieron el peligro del enfoque destructivo del desarrollo.

Esto se ve claramente en los orígenes y la propagación de la pandemia de Coronavirus actual. Algunos han reducido el problema solo a causas víricas. De esta manera ocultan el papel que juegan las relaciones imperialistas que unen al mundo. Este papel se analiza y comenta científicamente en el próximo artículo importante de la edición de mayo de Monthly Review (escrito conjuntamente por Rob Wallace, Alex Liebman, Louis Fernando Shaw y Roderick Wallace), En él, se parte del mercado de carne fresca en Wuhan. Pero no se empantanan en los hábitos alimenticios de los chinos, extraños a la mirada eurocéntrica del mundo imperialista. Más bien, su ensayo se centra en las relaciones sociales y económicas que revela este mercado. “¿Cómo llegó la industria de alimentos exóticos a una posición en la que podía vender sus productos junto con el ganado más tradicional en el mercado más grande de Wuhan?”. Este es su punto de partida.

“Más allá de la pesca, la alimentación silvestre en todo el mundo es un sector cada vez más formalizado, cada vez más capitalizado por las mismas fuentes para apoyar la producción industrial”, afirman. Una cadena se extiende desde el mercado de Wuhan hasta el interior, donde se cultivan alimentos exóticos y tradicionales de operadores que bordean un desierto cada vez estrecho. Y luego, una serie de cadenas comerciales de transporte conectan estos centros con diferentes países y grandes ciudades. El virus llegó, viajando por ellos, al igual que el SARS que lo precedió.

Algunas multinacionales, como Johnson & Johnson, han elaborado un mapa de viabilidad en el que pueden aparecer nuevos brotes en el futuro. La visión geográfica que han adoptado apunta a países del tercer mundo. El ensayo de Monthly Review critica este enfoque. Al contrario, se enfatiza que “Centrarse en las zonas epidémicas ignora las relaciones compartidas por los actores económicos globales que dan forma a las epidemias”. Cuando se toman en consideración estas relaciones, no los países del tercer mundo, sino las principales centros de capital mundial (Nueva York, Londres y Hong Kong) resultan ser estos los puntos mas críticos. Estos nuevos virus, dañinos para los humanos, se propagan desde la vida salvaje. Mucho de esto está sucediendo hoy en las fronteras del capitalismo. Es decir, en el resto de áreas forestales. La deforestación destruye los hábitats de la vida silvestre portadora de enfermedades, creando así las condiciones para su propagación. En cuestión de días, los nuevos patógenos que comenzaron su viaje desde bosques escasamente poblados se extendieron por todo el mundo, protegidos por una globalización que abarca el tiempo y el espacio.

El núcleo de este ensayo se puede resumir de la siguiente manera: Los virus que se habían contenido en gran medida a través de la espesura de los bosques tropicales han entrado en la corriente principal a través de la deforestación inducida por el capital y los déficits de cuidado ambiental y de salud pública.

En resumen, los cambios en los medios de vida y las condiciones ambientales de la gran mayoría provocados por la globalización y las políticas neoliberales están en la raíz de la tragedia actual. Su principal solución es la destrucción del sistema imperialista y el éxito del proyecto comunista. Este es el único camino para lograr una humanidad que valore la vida humana y redima la naturaleza, de la cual las personas también son parte.

De hecho, tanto Cuba como Vietnam apuntan a esta posibilidad. Hoy no son países socialistas. Son países que se han entrelazado por las relaciones imperialistas de una forma u otra, por la restauración del capitalismo. Cuando China aumentó sus salarios, los monopolios globales se trasladaron a Vietnam. Sin embargo, aún quedan algunos vestigios de la era socialista. El sector de la salud sigue estando en gran parte en el sector público. Hay organizaciones que pueden contribuir al voluntariado a gran escala.

Estos países han sido ayudados por estos factores en la lucha contra la pandemia. Se puede ver que los logros de la vieja era socialista también beneficiaron a China, ahora un país imperialista. Kerala, donde el sector de la salud pública ha sido defendido en gran parte por luchas masivas, ha podido combatir [el virus] de mejor manera que otros estados de la India. Mientras tanto, los grandes hospitales del sector privado desprecian de manera inhumana a las personas que se acercan a ellos con un simple resfriado o fiebre.

Queda por ver cuánto tiempo durará la crisis. El impacto que ha creado [el virus] ciertamente traerá una recuperación en la salud pública. Sin embargo, su subordinación a la dinámica del capital impondrá barreras. La memoria de la capital es bastante débil. Es muy probable que las demandas de beneficios obliguen una vez más al sector público a ceder ante la privatización. Incluso si se mantiene el sistema de salud pública, podría utilizarse como una gran fuente de datos al servicio del capital. Esto es lo que se vio en el acuerdo de Springler *, que permitió la recolección de datos sin respeto alguno a la privacidad individual.

Los datos recopilados con el pretexto de prestar servicio al servicio de salud pública podrían convertirse en materia prima para productos farmacéuticos, compañías de seguros y otros. Este es un nivel de privatización nuevo y más peligroso. El capital podrá beneficiarse escondiéndose detrás de las estructuras del sector público. Lo mismo ocurre con la aplicación de control de la salud que está promocionando Modi en la India.

En realidad, es evidente que no basta con tener un sector público, sino que debe de estar orientado a lo que la gente realmente necesita. Esto solo será posible cuando se convierta en parte de una transición hacia una sociedad que cierre la brecha entre lo público y lo privado en la economía y la infraestructura. Si esto va a revivir en cualquier país del mundo, no puede ser como una sombra del socialismo, sino como una transición al comunismo, como una revolución continua, guiándose por el desarrollo actual de la teoría comunista.

* Un acuerdo hecho con una empresa estadounidense de procesamiento de datos por el gobierno federado de Kerala liderado por el Partido Comunista Marxista revisionista durante la pandemia actual.

Traducción de : https://guerrapopolare-india.blogspot.com/2020/05/il-compagno-ajith-sul-covid-19-le-sue.html

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.