La policía española está infiltrada abiertamente en todos los medios de prensa

Publicado:

Noticias populares

Diego Herchhoren.— Es cada vez más frecuente ver en espacios televisivos de máxima audiencia a oficiales de la Policía Nacional o de la Guardia Civil opinando y gestionando la percepción pública. Lejos quedó el agradable y bonachón Manuel Jiménez y su programa «Saber vivir», donde se enseñaba a los ancianos a dosificar el aceite de oliva o a las amas de casa clases de fitness.

Ahora, y abiertamente, las Fuerzas de Seguridad del Estado sientan criterio sobre temas que no son sometidos a discusión: a los CDR’s hay que darles palo y tentetieso, el narcotráfico en la Línea solamente se puede resolver a tiros y los agentes de la Policía son los mejores defensores de los «derechos ciudadanos».

Al igual que en el franquismo la revista El Caso fue la portavoz de los éxitos policiales, con célebres personajes como Margarita Landi, que jugaba el doble papel de periodista-policía de manera encubierta, en la actualidad la presencia de uniformados en los programas de TV hablando abiertamente de lo que es bueno y lo que no está plenamente normalizado.

La colaboración entre policía y medios de comunicación ha dejado de ser algo escandaloso, y medios enormemente influyentes como El País o El Confidencial publican «asépticamente» la desinformación oficial que luego es considerada como una realidad incontestable por los «expertos» de las tertulias. Y este esquema se reproduce todavía con más intensidad en los medios de comunicación locales y de provincias.

Para muestra de ello, la Fundación Policía Española, que depende de la Dirección General de la Policía, otorga anualmente los «Premios al periodismo«, donde el Ministerio del Interior retribuye a diferentes profesionales sus coberturas de los éxitos policiales; también la Guardia Civil hace lo mismo a través de su Dirección General.

Los medios de comunicación ahora emplean abiertamente a veteranos policiales como Jose María Benito, eterno portavoz de la Unión Federal de Policía, que aparece casi diariamente en Telemadrid o Cuatro TV, o el propio Gabinete de Comunicación de la Guardia Civil, con el capitán José Alcaraz al frente, quien dirige un equipo «de influencia» volcado en el asesoramiento a las productoras que realizan películas, series y programas de televisión en las que la Guardia Civil tiene algún protagonismo.

Otra forma de influencia son premios como el que recibió Ana Rosa Quintana hace pocos años, entregado por la propia Policía Nacional, consistente en la Cruz Blanca al mérito policial por la «confianza en el cuerpo» en su análisis de los hechos.

La sociedad española ha aceptado que el mejor experto en derechos humanos es un policía, que el mejor experto en inmigración es un guardia civil, y que quien mejor puede hablar de los delitos asociados a la pobreza (la okupación de viviendas, por ejemplo) es alguien que lleva pistola.

En cambio, para los grandes delitos, mejor consultar a los economistas.

Fuente: mpr21.info

1 COMENTARIO

  1. Gracias por informar sobre la degeneración de la democracia en España. El régimen del 78 surgido en España después de la muerte del dictador Francisco Franco no es democrata. Su rey fue nombrado por el dictador y las „castas“ del poder franquista siguen mandando y campando a sus anchas. Pero lo más grave no es eso. Lo más grave es la sumisión del PSOE, el partido socialista a los pactos del 78. El PSOE sigue defendiendo la monarquía, aún cuando ésta ha demostrado ser corrupta y anti democràtica y no propone que ésta sea privada de su derecho a la impunidad en cualquier delito que cometa. El PSOE defiende los intereses de las grandes empresas a quien su propio partido vendió las electricas y todas las empresas estatales de la dictadura, a cambio de que éstas contraten a sus dirigentes cuando dejan su puesto en el gobierno. El PSOE apoya el centralismo y es contrario a la aceptación que España es un estado plurinacional que tendría como consecuencia la aceptación del derecho de autodeterminación. La crisis catalana ha hecho caer todas las máscaras. Todos sabemos ahora que el rey roba, Todos sabemos que las empresas del Ibi defienden ilegalmente sus intereses. Todos sabemos que las naciones que componen el estado español son sometidas por la fuerza policial. Pero los españoles siguen votando PP y PSOE por convicción o por miedo.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: