El Pentágono trabaja con Moderna para fabricar vacunas a la carta que se puedan vender en la próxima pandemia

Publicado:

Noticias populares

Uno de los motivos para prolongar esta pandemia indecentemente ha sido la rehabilitación del buen nombre de la terapia génica, que fue repudiada hace 20 años por su letalidad. No es causualidad que la mayor parte de las vacunas que se han puesto en marcha en occidente, sean de esa misma factura, porque tienen el apoyo financiero del ejército de Estados Unidos, lo mismo que Moderna, una empresa creada ex novo con ese mismo fin.

Hablar de Moderna es lo mismo que hablar del Pentágono. Ahora ambos se han embarcado en el Proyecto Dart o Tecnología de ARN Acelerada Desplegable. Un equipo de 15 científicos del centro de investigación de Moderna en Norwood, Massachusetts, lleva unos meses trabajando con el Pentágono para miniaturizar la producción de vacunas de ARNm.

En el mercado actual los remedios van por delante de las enfermedades. No conocemos la próxima pandemia, pero ya están trabajando para adelantarse a los acontecimientos. Habrá pandemia y tendremos una vacuna preparada.

Seguirá el modelo de la comida rápida: tenemos un amplio menú de fámacos contra cualquier enfermedad que a Usted le diagnostiquen y se lo servimos a domicilio por mensajería casi instantánea. El propio trabajador de reparto le pondrá la inyección intravenosa, sin coste adicional.

Las unidades experimentales Dart se están diseñando para que el proceso de fabricación quepa en un cubo de dos metros y produzca 500 dosis de una vacuna contra prácticamente cualquier virus. Solo hay que introducir el código genético del bicho que se quiere aniquilar, y si aún no se conoce el código genético, no se preocupe: se lo inventan con un ordenador y una base de datos que nadie de dónde ha salido.

Antes una vacuna tardaba ocho años en fabricarse; con el coronavirus hemos pasado ya a ocho meses, según dicen, porque parece que ya estaban preparadas de antemano. La comida rápida no espera a que Usted tenga hambre. El repartidor ya tiene la pizza de aceitunas en su bicicleta antes de que Usted llame por teléfono.

Las fábricas de vacunas serían muy simples y se podrían dispersar por todo el mundo para llevar vacunas en cuanto un “experto” detecte un virus en las aguas fecales de una alcantarilla, o una depuradora, o en los retretes de un bar. Los rastreadores de virus serán un nuevo y prometedor oficio para hurgar en los excrementos y las meadas, en busca de los malvados virus que dejan los usuarios de los inodoros.

Moderna anunció el proyecto en octubre y cuenta con una financiación del Pentágono de 47 millones de euros. La máquina Dart es un robot que genera una plantilla de ADN de longitud completa en un proceso sin células. El ARN mensajero, que constituye la columna vertebral de la vacuna, se fabrica a partir de este ADN.

Esta farmacia militar es capaz de fabricar vacunas en cadena, como quien fabrica zapatos, pero el ejército de Estados Unidos no está solo porque la competencia capitalista es descarnada. El desarrollador de vacunas alemán CureVac trabaja con una filial de Tesla para desarrollar lo que Elon Musk ha llamado “microfábricas de ARN”.

SQZ Biotech también está trabajando en cápsulas de producción de vacunas miniaturizadas.

Fuente: mpr21.info

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: