La guerra civil española. ¿Quién ayudó a los fascistas y quién a la república?

Publicado:

En total, hubo unos 300.000 soldados extranjeros, entre ellos unos 50.000 alemanes, 150.000 italianos, 20.000 portugueses, etc., que lucharon del lado de los nacionalistas en 1936 y 1939. Alemania envió allí 650 aviones, 200 tanques, 700 cañones, Italia envió unos 2 mil cañones, 241 mil fusiles, 950 tanques y carros blindados, 1000 aviones, 7.663 coches, 2 submarinos y 4 destructores. La intervención en España le costó al gobierno fascista 14.000 millones de liras, lo que equivale a 2/3 del presupuesto italiano en 1936-1937.

Noticias populares

Dolores Ibarruri

El golpe de Estado en España fracasó. La guerra civil estaba comenzando. La organización del frente y de la retaguardia y la superioridad armamentística del ejército fueron decisivos en esta guerra. Con el pretexto de regionalizar el conflicto, los países democráticos se embarcaron en un bloqueo de España. Como ha demostrado la práctica, se trataba de una política falsa, cuyas realidades eran muy diferentes de las declaraciones. En realidad, sólo la España republicana estaba bajo bloqueo. El 1 de agosto de 1936, Francia invitó a Gran Bretaña e Italia a sumarse a la posición adoptada en relación con la guerra civil española. El 15 de agosto, el Presidente del Gobierno español concedió una entrevista a Humanite. Protestó:

No pedimos ayuda. Pedimos que no se nos castigue porque somos objeto de un intento de rebelión. ¿Por qué hay que condenar a un gobierno regular a un régimen de excepción porque los soldados han traicionado a la patria y a la República? ¿Por qué nuestras compras en Francia, que eran lícitas antes del 18 de julio, deben ser prohibidas porque los facciosos nos han atacado? ¿Es un delito que un gobierno legítimo intente restablecer el orden?

https://gallica.bnf.fr/ark:/12148/bpt6k4068066/

En agosto, el primer ministro francés, Léon Blum, invita a 27 Estados europeos, incluida la URSS, en un acuerdo de no intervención.

En cuanto a la posición de Moscú, España estuvo durante mucho tiempo fuera de su interés especial. Las negociaciones para la reanudación de las relaciones diplomáticas, interrumpidas en 1918, se iniciaron el 8 de abril de 1936 por iniciativa de la parte española. Sin embargo, tuvieron éxito y para el 14 de abril, admitió Litvinov, estaban muy cerca de resolver la cuestión de los primeros embajadores. De hecho, el asunto se alargó. El 22 de agosto de 1936, el Politburó decidió nombrar a M.I. Rosenberg embajador soviético en la República Española. El 31 de agosto presentó sus credenciales al Presidente Asaña. El 21 de septiembre, V.A. Antonov-Ovseenko fue nombrado cónsul general en Barcelona. El 23 de agosto de 1936, Moscú se adhirió a la “Declaración de no intervención en España”. Las condiciones eran muy estrictas: se prohibieron todas las exportaciones de armas, material de guerra y aviones desmontados o ensamblados -directos o indirectos-, así como el tránsito y la reexportación. La prohibición también se aplica a los acuerdos de suministro de armas celebrados anteriormente. Sin embargo, el gobierno soviético anunció que aplicaría la Declaración después de que los gobiernos portugués, italiano y alemán se adhirieran a ella.

Del 15 al 24 de agosto de 1936, por iniciativa franco-británica, se creó el Comité Internacional de No Intervención en España. Incluía a la URSS. La Sociedad de Naciones esperaba inicialmente que estas medidas funcionaran, e incluso Julio Álvarez del Vaio, representante de la República, apoyó inicialmente su adopción porque esperaba que la no injerencia beneficiara al gobierno legítimo. El 25 de agosto, el gobierno español se dirigió a Moscú con una solicitud de venta de armas, pero al principio el gobierno soviético no dio su consentimiento. Esperaba que, a condición de que todos los países cumplan los términos de la “Declaración de no intervención”, actuara en favor de la República. Pronto quedó claro, incluso dentro de la Liga, que las esperanzas de que todos los países acataran honestamente las reglas declaradas no eran válidas. Los insurgentes recibían ayuda de los regímenes fascistas.

“En septiembre de 1936 era obvio para todo observador competente que la guerra en España no era una guerra civil; ni siquiera había comenzado como una guerra civil en el sentido ordinario de las palabras“, recordó Claude Bowers, el embajador estadounidense en España. “Los preparativos para la intervención militar de Hitler y Mussolini ya estaban en marcha mucho antes de que comenzara, y simplemente estaban vertiendo sus fuerzas en España”.

Este contemporáneo puede haberse equivocado en algunos puntos, pero en general tenía razón. No se produjo un golpe militar, pero se inició un conflicto interno en el que se superpusieron conflictos y contradicciones que se venían gestando desde hace tiempo. Se trata de una guerra religiosa entre defensores de la Iglesia católica y ateos militantes; una guerra entre diversas facciones armadas, a menudo partidos cercanos; una guerra por la realización de su propio proyecto de reorganización del país; una guerra entre facciones extranjeras rivales; una guerra por la independencia frente a mercenarios extranjeros invasores; una guerra social entre clases antagónicas y conflictos nacionales. La intervención externa fue muy importante para estos conflictos.

La esperanza de Moscú de que la cooperación internacional aplique su declarada no injerencia no se vio confirmada en la práctica. El Comité no tenía ninguna autoridad y su trabajo se limitaba a agitar el aire. El 9 de septiembre comenzó su trabajo, pero no hubo ninguna acción contra Alemania e Italia, ni contra Portugal, que apoyó activamente a Franco. La esperanza de la diplomacia soviética de localizar el conflicto y encontrar una forma de alcanzar la paz lo antes posible se derrumbó. La no injerencia resultó ser una farsa. Los fascistas apoyaron a Franco directamente y sin pudor. Los republicanos, con la ayuda de la URSS, compraron armas en todas partes. En la Unión Soviética se lanzó una campaña de apoyo a la República, al principio no militar. Durante la guerra, las donaciones voluntarias a la misma ascendieron a 277.614 mil rublos, que traducidos en francos ascendieron a 1.272.374 mil. Los dos primeros transportes de alimentos y ropa recogidos por los sindicatos soviéticos llegaron antes, en septiembre. La política de Francia e Inglaterra de declarar la no injerencia en el conflicto español era de facto una política de apoyo encubierto, y a veces no tan encubierto, a los fascistas. Como resultado, durante los primeros cuatro meses de la guerra el Gobierno de la República sólo pudo adquirir 14 cazas Dewoitine y 6 bombarderos Potez. Eran máquinas anticuadas, pero no había otra opción.

Una patrulla republicana en Madrid, otoño de 1936

En septiembre, la República Española envió una delegación de sus parlamentarios, entre los que se encontraba la secretaria del Partido Comunista Español, Dolores Ibarruri, en una gira por varios países. El primero fue Francia. La izquierda, y sobre todo los comunistas, apoyan activamente a la República: se realizaron manifestaciones de muchos miles de personas en París. Los fascistas locales se opusieron a ellas.

“Si se permite a los fascistas continuar con los crímenes que están cometiendo en España”, dijo Ibarruri en un mitin en París el 3 de septiembre de 1936, “el fascismo agresivo caerá también sobre los demás pueblos de Europa”.

Blum se cubrió la cara con las manos y fingió llorar. Incluso sacó un pañuelo de seda del bolsillo y se limpió con él una lágrima perdida. No fue más allá de esta actuación. En nombre de la paz, Blum estaba dispuesto a ir mucho más allá. En septiembre de 1937 convocó una “pausa” en el programa del Frente Popular.

Ya en agosto de 1936 la aviación rebelde comenzó a bombardear Madrid con regularidad. Dominaron con confianza los cielos, los aviones trataron las posiciones republicanas como en un simulacro. Los franquistas comenzaron su asalto a la capital. El 4 de septiembre de 1936, el socialista Francisco Largo Caballero asumió el gobierno y se convirtió en ministro de la Guerra. Llamó a su gobierno un “gobierno de la victoria”. Los puestos clave del nuevo gobierno fueron ocupados por socialistas, mientras que dos carteras ministeriales, la de agricultura y la de obras públicas, fueron otorgadas a comunistas. Además, en el Gobierno había republicanos y un representante de los autonomistas catalanes. Caballero no logró la victoria. Como recordaba el inspector de la interbrigada Luigi Longo, no era ni un hombre personalmente valiente ni un político capaz de liderar el heroísmo de las masas y hacer de la milicia popular una fuerza realmente formidable capaz de enfrentarse al enemigo.

Los franquistas continuaron su ofensiva. El general Mola, que lo comandaba, declaró: “Cuatro columnas están conmigo, y la quinta [1] está en Madrid”. Una importante victoria para los opositores a la República fue la toma, el 27 de septiembre, de Toledo, antigua capital de Castilla, en cuya fortaleza, el Alcázar, estaban bloqueados los partidarios de la rebelión al mando del coronel José Moscardó. Su hijo fue tomado como rehén por los republicanos y posteriormente fusilado. “¡No hay ningún cambio en Alcázar, mi general!” – informó Moscardo a Franco. “Sin novedad” – “No change” o “Sin cambios”- fue la señal para la acción rebelde en España, que fue ordenada por Mola. La defensa del Alcázar, el antiguo castillo de Toledo que albergaba la Academia Militar, fue un símbolo de heroísmo y victoria en el bando militar rebelde. Las tropas de Jaguet, que habían entrado en la ciudad, masacraron a los republicanos, en primer lugar a los marroquíes que habían sido heridos y dejados en el hospital de la ciudad cuando se retiraron. El 30 de septiembre Franco fue proclamado líder – “caudillo”- por el consejo militar. Ahora lidera oficialmente el campo de los opositores a la República.

El 29 de septiembre, el Politburó del Comité Central del Partido Comunista de toda la Unión (bolcheviques) tomó la decisión de enviar armas y especialistas militares a España. Parte de las primeras entregas (bombarderos SB) se venderían a través de México. La Unión Soviética no tenía ninguna intención de cumplir las reglas, que eran obligatorias para una sola parte. El 4 de octubre, un barco español llegó a Cartagena procedente de Feodosia y trajo el primer cargamento de armas. Eran aviones. La crisis en los cielos de Madrid se alivió. Los nuevos cazas I-15 (“Chato”) e I-16 (“Mosca”) marcaron una diferencia espectacular en el aire. A finales de octubre se encontraron con la aviación nazi por primera vez. El 4 de noviembre otros dos Fiat fueron derribados y dañados en la primera gran escaramuza sobre Madrid, y luego se estrellaron al aterrizar. El 9 de noviembre, los italianos perdieron dos bombarderos y dos cazas en las afueras de la capital española. Los combates con los Heinkel alemanes fueron aún más exitosos. Hasta la llegada de los cazas soviéticos, el cielo de Madrid estaba cubierto por varias baterías de cañones Oerlikon de pequeño calibre y por el fuego de cañones y ametralladoras de las tropas. Esto no podía proporcionar defensa a grandes alturas. La aviación italo-alemana dominaba impunemente el aire. Ese tiempo ha terminado. Los franquistas empezaban a sufrir grandes pérdidas y tuvieron que abandonar temporalmente los ataques aéreos. Incluso el mando de la legión Cóndor reconoció la total superioridad técnica de la aviación soviética.

Resultados de bombardeos de Madrid, diciembre de 1936

Gracias al respiro, los especialistas soviéticos que llegaron pudieron desplegar defensas aéreas de la capital española. Junto con los cazas, los bombarderos soviéticos SB (“Katyusha”) también aparecieron en los cielos españoles. Ya el 28 de octubre de 1936 realizaron sus primeras salidas. Los bombarderos soviéticos impresionaron a los franquistas. Con una velocidad de 430 km/h, una carga de bombas de 500 kg y un decente armamento de ametralladora, podían evadir fácilmente cualquier caza fascista. Desde principios de 1937, comenzaron a entregar a España el bombardero ligero R-Z (“Natasha”).

El 7 de octubre, el representante soviético en el Comité de No Intervención, el Encargado de Negocios soviético en Londres, S.B. Kagan, protestó enérgicamente contra la violación de la no intervención en el conflicto. Presentó hechos sobre el tránsito de cargamentos militares alemanes a territorio franquista a través de Portugal, sobre un puente aéreo desde Marruecos a España, etc. Transmitió la advertencia del gobierno soviético: si las violaciones no se detienen, Moscú se considerará libre de compromisos. La declaración causó una gran alarma en el Comité, pero no hubo repercusiones. El 12 de octubre, Kagan volvió a dirigirse al presidente del Comité, Lord Plymouth, para protestar por el suministro de rebeldes a través de Lisboa. El 14 de octubre se recibió una respuesta: el presidente dijo que, en vista de la falta de respuesta del gobierno portugués y de las pruebas suficientes, en su opinión, del gobierno soviético, no consideraba apropiado “en esta fase” que el Comité discutiera el asunto. Al intento del embajador de la URSS en Londres, Maisky, ese mismo día, de aclarar la situación, Plymouth señaló que no podía discutir el problema sin una respuesta de los gobiernos de Portugal, Alemania e Italia, y que no sabía cuándo esperaba recibir esta respuesta. La situación estaba clara. Maysky creía que el gobierno británico estaba esperando la caída de Madrid y que sólo estaba ganando tiempo.

Como observa el embajador estadounidense en España,

“El Comité de No Intervención fue un engaño descarado, cínicamente deshonroso…”

Todo lo que estaba ocurriendo no podía sino convencer a Moscú de la inutilidad de sus esperanzas de cooperación con Gran Bretaña y Francia. Según el mismo diplomático estadounidense, la Unión Soviética comenzó a vender armas a la República “cuando el pacto (de no intervención – A.O.) se convirtió en una farsa repugnante…”.

El 12 de octubre de 1936, el transporte soviético Komsomol llegó a Cartagena. Entregó el primer lote de tanques soviéticos: 50 T-26 medianos. “Es imposible transmitir lo que ocurría en Cartagena”, escribió el agregado militar soviético en España Kombrig V.E. Gorev a Voroshilov. Se estaba llegando al punto de la histeria colectiva con la alegría. En los mítines la gente se desgañitaba (para Madrid todo lo que había en Cartagena no era un secreto). La gente tenía muchas esperanzas puestas en las nuevas armas. El papel de los tanques soviéticos en la defensa de Madrid en el invierno de 1936 fue excepcionalmente grande. Los tanques soviéticos T-26 y BT-7 con un cañón de 45 mm tenían una gran ventaja sobre los T-1 alemanes y los Ansaldos italianos armados con ametralladoras.

El 14 de octubre de 1936, el gobierno de Madrid emitió un decreto por el que se formaban las seis primeras brigadas del nuevo Ejército Republicano. El nuevo ejército de la República se preparaba activamente para la batalla en condiciones extremadamente difíciles. Sobre todo, faltaba tiempo y especialistas. El 13 de octubre, los dirigentes soviéticos empezaron a discutir la posibilidad de paliar la escasez de personal recurriendo a voluntarios de entre los antiguos oficiales de la Guardia Blanca que estuvieran dispuestos a expiar su culpa ante el país soviético participando en la guerra del lado de la República. Sin embargo, se trataba de la voluntad de reclutar unas decenas de hombres, no más. El Quinto Regimiento del comunista Enrique Lister se convirtió en la base de las unidades más disciplinadas del nuevo ejército. Se creó sobre la base de las unidades de huelga comunistas creadas para las operaciones de Guadarrama. Era a la vez una unidad militar y una escuela de formación, al principio de los combatientes y después de los comandantes y comisarios del nuevo ejército. Los soldados fueron entrenados en dos días en el verano de 1936, y luego en ocho o nueve (se pensaba que se necesitaban al menos 17). El Regimiento se organizó sobre la base de una estricta disciplina y un rígido orden, contaba con hasta un 50% de comunistas entre sus filas, y pronto llegó a contar con 50.000 personas.

Efectivos de la 14ª Brigada Internacional del Ejército Popular

Los internacionalistas desempeñaron un gran papel en la defensa de la República. El 10 de octubre de 1936 llegó el primer grupo de 500 voluntarios a la ciudad de Albacete, donde se alojaron en los cuarteles cedidos al Quinto Regimiento. Aquí se estableció una base para las Brigadas Internacionales. Ibarruri describió a España como “un imán para los héroes”. Con cada mes de la Guerra Civil había más y más. Bajo las banderas de las Brigadas Internacionales, voluntarios de 54 países acudieron a luchar contra el fascismo. El máximo consejo militar de las Interbrigadas estaba presidido por André Marty de la Comintern y el cuartel general por Vital Gaiman. El 59,7% de los interbrigadistas eran comunistas, el 6,8% socialdemócratas y representantes de otros partidos antifascistas. La composición nacional era mucho más variada: durante la guerra 8.500 franceses, unos 5.000 alemanes, otros tantos polacos, 4.000 italianos, más de 3.000 estadounidenses, 2.000 ingleses, 2.000 australianos, 2.000 belgas, 1.200 yugoslavos, 1.200 checoslovacos, 1.200 húngaros, 850 cubanos, unos 700 suizos, 500 suecos, 400 noruegos, 300 búlgaros, etc. La guerra civil española fue, si no una guerra mundial, al menos una guerra civil europea. Mientras los internacionalistas fueron a ayudar a la República, sus oponentes ideológicos fueron a ayudar a Franco. La emigración rusa de derechas vio en el movimiento nacionalista una continuación de la “causa blanca”. Sin embargo, no hubo un movimiento masivo de “blancos” hacia las fuerzas nacionalistas.

La dirección general de la residentura en España fue llevada a cabo inicialmente por el Mayor A.M. Orlov (“Shved”), Agregado a la Embajada Soviética y Jefe de Estado Mayor del NKVD en España. Después de que huyera en julio de 1938 (a Estados Unidos a través de Francia y Canadá) por miedo a ser objeto de la purga del NKVD, el aparato fue dirigido por el adjunto de Orlov, el mayor de la Seguridad del Estado N.I. Eichington (“general Kotov”). Orlov y Eichington ayudaron primero a reorganizar la contrainteligencia española, luego la inteligencia militar y exterior, así como la seguridad de los dirigentes del Partido Comunista Español. Además, con la ayuda de instructores de la URSS, se crearon unidades especiales bajo la Segunda División del Estado Mayor de la República para organizar movimientos de guerrilla y sabotaje tras las líneas enemigas. Los tenientes coroneles Xanthi (Kh. D. Mamsurov) y Wolf (I. G. Starinov) se dedicaron principalmente a ello. Más tarde, los guerrilleros así organizados se denominaron XIV Cuerpo del Ejército Republicano. También se crearon escuelas especiales para formar especialistas y transferir la experiencia en acciones sobre ferrocarriles y puentes, acumulada por las unidades especiales soviéticas en previsión de un posible ataque de los vecinos occidentales de la URSS. Los especialistas soviéticos también participaron directamente en las operaciones detrás de las líneas francas.

El 23 de octubre de 1936, Maysky, refiriéndose a la falta de acción del Comité contra los infractores de la “Declaración de no intervención” tras la declaración del representante soviético del 7 de octubre, anuncia que, en vista de las violaciones sistemáticas y de la inacción del Comité, el gobierno soviético se retira del acuerdo de no intervención. La respuesta fue inmediata. El 25 de octubre, Berlín y Roma firmaron un acuerdo por el que se comprometían a actuar conjuntamente en el Comité. Alemania reconoció la anexión de Abisinia por parte de Italia, ambos países acordaron formalmente reconocer al gobierno de Franco. El 1 de noviembre, hablando en Milán, Mussolini se refirió por primera vez a la cooperación entre los dos países como el “eje Berlín-Roma”. El 18 de noviembre, Hitler y Mussolini reconocen al gobierno rebelde, rompiendo las relaciones con la República. Valencia (donde se encontraba temporalmente la capital de la República) tomó la iniciativa de convocar el Consejo de la Sociedad de Naciones para discutir la agresión italiana y alemana. El 12 de diciembre se convocó el Consejo. Su reunión finalizó de forma inconclusa.

Ejército italiano cerca de Guadalajara, 29 de marzo de 1937

Los aliados prestaron un enorme apoyo a Franco: económicamente, suministrando armas y enviando unidades militares. Mussolini dijo abiertamente que había enviado un ejército a la península ibérica, que había sido liberada en Abisinia. Ya en diciembre de 1936, una división del cuerpo expedicionario italiano -unos 6.000 hombres- desembarcó en Cádiz. A principios de 1937, el número de este cuerpo (cuatro divisiones) en España era de casi 50.000 personas. En total, unos 300 mil soldados extranjeros, entre ellos 50 mil alemanes, 150 mil italianos, 20 mil portugueses, etc., lucharon del lado de los nacionalistas en 1936-1939. Alemania envió allí 650 aviones, 200 tanques, 700 cañones, Italia envió unos 2 mil cañones, 241 mil fusiles, 950 tanques y carros blindados, 1000 aviones, 7.663 coches, 2 submarinos y 4 destructores. La intervención en España había costado al gobierno fascista 14.000 millones de liras, lo que equivalía a 2/3 del presupuesto italiano en 1936-1937. Los rebeldes también recibieron un apoyo considerable de Estados Unidos, sobre todo en el suministro de petróleo y automóviles a crédito. La administración Roosevelt se limitó a un “embargo moral”: se enviaron cartas del Departamento de Estado a los fabricantes y exportadores de armas y productos militares.

El propio Roosevelt, en esta fase de la crisis europea, sólo pensaba en localizar el conflicto fuera de la península ibérica. El embargo moral se aplicó a todas las partes de la guerra. No se convirtió en ley hasta principios de 1937, cuando pasó por el Congreso y fue firmada por el Presidente el 8 de enero. En la realidad de la época, funcionó principalmente a favor de los franquistas y sus aliados, que la acogieron con satisfacción. El embajador de EE.UU. en la España republicana, Claude Bowers, describió la política como “colaboración con las potencias del Eje en la guerra para destruir la democracia en España”. La Texas Oil Company concedió a Franco un préstamo sin garantía. Se vendieron 1.886.000 toneladas de combustible y se entregaron a los fascistas en condiciones favorables. Le siguió un castigo “severo”: una multa de 25.000 dólares. Se enviaron importantes cantidades de productos petrolíferos a los franquistas desde Rumanía (66 278 toneladas en 1936; 229 351 toneladas en 1937). De hecho, los únicos países que ayudaron a la República Española fueron la URSS y México (en 1936 suministraron 20.000 fusiles Mauser y 20 millones de cartuchos a la República); y, por supuesto, el apoyo mexicano no pudo igualar en nada al soviético.

[1] Estas palabras iniciaron la tradición de llamar “quinta columna” a un enemigo interno oculto.

———-

Oleg Airapetov

2 COMENTARIOS

  1. LA SOLIDARIDAD DE BURGUESIA NO CESA DE ACTUAR EN TODO EL MUNDO,CONTODOS LOS MEDIOS NECESARIOS,CON EL FIN DE DERROTAR Y APLASTAR,LA SOBERANIA DE LOS PUEBLOS EN LUCHA.
    LA URGENTE CREACION DE UN FRENTE MUNDIAL DE LIBERACION ES CADA DIA MAS NECESARIO.ESPAÑA ES UN EJEMPLO TRAGICO Y SIN EMBARGO SE HA REPETIDO EN CHILE,ARGENTINA,URUGUAY,SIRIA,LIBIA,PALESTINA,BURKINA ,CONGO,UCRAINA,ETC.,EN TODOS LOS PAISES EN LOS CUALES UN ASOMO DE LIBERTAD ES POSIBLE.
    HOMENAJE A LAS VICTIMAS DEL FRANQUISMO DE AYER Y DE HOY

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: