Los mercados de energía verde están amañados para beneficiar a los especuladores de los fondos buitre

Publicado:

Noticias populares

El precio de la energía de todas las fuentes se está disparando en todo el mundo. Se trata de un plan bien orquestado para colapsar la economía industrial mundial, que ya se ha visto dramáticamente debilitada por casi dos años de la ridícula cuarentena. Lo que estamos presenciando es una explosión de los precios de las principales fuentes de energía: el petróleo, el carbón y ahora especialmente el gas natural.

Lo que hace que esta situación sea diferente de las crisis energéticas de los años 70 es que esta vez se está desarrollando a medida que el mundo de las inversiones empresariales, utilizando el fraudulento modelo de inversión verde, desinvierte en el petróleo, el gas y el carbón del futuro, mientras que los gobiernos de la OCDE abrazan una energía solar y eólica horriblemente ineficiente y poco fiable. La Unión Europea y otras economías industriales están cometiendo deliberadamente un suicidio económico.

Lo que hace pocos años se daba por sentado es que la garantía de una energía abundante, fiable, eficiente y asequible define la economía. Sin una energía eficiente, no podemos fabricar acero, hormigón, extraer materias primas ni ninguno de los otros productos que sostienen nuestras economías modernas. En los últimos meses, el precio mundial del carbón para la generación de energía se ha duplicado. El precio del gas natural ha subido casi un 500 por ciento. El petróleo se dirige hacia los 90 dólares por barril, su precio más alto en siete años. Es una consecuencia esperada de lo que a veces se llama el Gran Reajuste de Davos o la locura de la agenda verde de carbono cero.

Hace unos 20 años Europa inició una importante transición hacia las mal llamadas energías renovables o verdes, principalmente la solar y la eólica. Alemania, el corazón de la industria europea, encabezó la transformación con la mal concebida Energiewende de la ex canciller Merkel, en la que las últimas centrales nucleares alemanas cerrarán en 2022 y las centrales de carbón se están eliminando rápidamente. Todo esto se ha topado ahora con la realidad de que la energía verde no es en absoluto capaz de hacer frente a una gran escasez de suministro. La crisis era totalmente previsible.

Las energías ‘limpias’ no son la alternativa

Con el bloqueo generalizado de la industria y los viajes en 2020, el consumo de gas natural de la Unión Europea ha disminuido drásticamente. El principal proveedor de gas de la Unión Europea, la rusa Gazprom, en aras de un mercado ordenado a largo plazo, ha reducido debidamente sus entregas al mercado comunitario, incluso con pérdidas. Un invierno excepcionalmente suave de 2019-2020 ha permitido que el almacenamiento de gas de la Unión Europea alcance su máximo nivel. Un largo y duro invierno ha hecho desaparecer este pico dos años después.

En contra de lo que afirman los políticos, Gazprom no ha jugado a la política con la Unión Europea para forzar la aprobación de su nuevo gasoducto Nord Stream 2 hacia Alemania. Cuando la demanda de la Unión Europea repuntó en el primer semestre de 2021, Gazprom se apresuró a satisfacerla e incluso superó los niveles récord de 2019, a costa de reponer las reservas de gas ruso para el próximo invierno.

Ahora que la Unión Europea está firmemente comprometida con un programa de energía verde, Fit for 55, y rechaza explícitamente el gas natural como opción a largo plazo, al tiempo que acaba con el carbón y la energía nuclear, se ha puesto de manifiesto la incompetencia de los modelos climáticos de los que justificaban una sociedad eléctrica 100 por cien libre de CO2 para 2050.

Debido a que los inversores financieros de Wall Street y Londres han visto el beneficio de las enormes ganancias de la agenda de la energía verde, trabajando con el Foro Económico Mundial de Davos para promover el risible modelo de inversión verde, las empresas convencionales de petróleo, gas y carbón no están invirtiendo las ganancias en la expansión de la producción. En 2020, el gasto mundial en petróleo, gas y carbón se ha reducido en cerca de un billón de dólares. Este gasto no volverá a producirse.

Mientras BlackRock y otros inversores boicotean a ExxonMobil y otras empresas energéticas en favor de la “energía sostenible”, un invierno inusualmente frío y largo en Europa y una falta de viento sin precedentes en el norte de Alemania desencadenaron a principios de septiembre un pánico de compras de gas en los mercados mundiales de gas licuado.

El reabastecimiento llegó demasiado tarde, ya que la mayor parte del gas licuado, normalmente disponible en Estados Unidos, Qatar y otras fuentes, ya se había vendido a China, donde una política energética igualmente confusa, que incluye la prohibición política del carbón australiano, ha provocado el cierre de plantas y una reciente orden del gobierno de adquirir gas y carbón a cualquier precio. Qatar, los exportadores de gas licuado de Estados Unidos y otros, han acudido en masa a Asia, dejando a la Unión Europea fuera, literalmente.

Desregulación energética

Los actuales mercados de energía verde están amañados para beneficiar a especuladores, como los fondos de cobertura, o a inversores como BlackRock o Deutsche Bank, y penalizar a los consumidores de energía. El principal precio del gas natural que se negocia en Europa, el contrato de futuros TTF holandés, lo vende la bolsa ICE, con sede en Londres. Especula sobre cuál será el futuro precio mayorista del gas natural en la Unión Europea dentro de uno, dos o tres meses. El ICE está respaldado por Goldman Sachs, Morgan Stanley, Deutsche Bank y Société Générale, entre otros. El mercado consiste en los llamados futuros o derivados del gas.

Los bancos u otros agentes pueden especular por céntimos de dólar, y cuando se supo que las reservas de gas de la Unión Europea para el próximo invierno eran escasas, los tiburones financieros empezaron a alimentarse. A principios de octubre, los precios de los futuros del gas TTF holandés se habían disparado un 300 por ciento en pocos días. Desde febrero, la situación ha empeorado mucho, ya que un cargamento estándar de gas licuado de 3,4 billones de unidades térmicas británicas (BTU) cuesta ahora entre 100 y 120 millones de dólares, mientras que a finales de febrero costaba menos de 20 millones. Esto representa un aumento del 500-600 por ciento en siete meses.

A diferencia de la mayor parte del período de posguerra, desde la promoción política de las renovables solares y eólicas, poco fiables y caras, en la Unión Europea y en otros lugares (por ejemplo, en Texas, en febrero de 2021), los mercados y los precios de la electricidad se han desregulado deliberadamente para promover las alternativas verdes y desplazar al gas y al carbón con el dudoso argumento de que sus emisiones de CO2 ponen en peligro el futuro de la humanidad.

Los precios que soporta el consumidor final los fijan los proveedores de energía, que integran los distintos costes en condiciones de competencia. La forma diabólica en que se calculan los costes de la electricidad en la Unión Europea, aparentemente para incentivar las energías solar y eólica ineficientes y desincentivar las fuentes convencionales, consiste en que “la central más cara entre las necesarias para cubrir la demanda (central marginal) fija el precio de cada hora de producción para toda la producción subastada”. Así, el precio actual del gas natural fija el precio de la hidroelectricidad a un coste esencialmente cero. Dada la subida del precio del gas natural, esto define los costes de la electricidad en la Unión Europea. Se trata de una arquitectura de precios diabólica que beneficia a los especuladores y destruye a los consumidores, especialmente a los hogares y a la industria.

Una causa agravante fundamental de la reciente escasez de carbón, gas y petróleo abundantes es la decisión de BlackRock y otros fideicomisos financieros mundiales de forzar la inversión lejos del petróleo, el gas o el carbón -todas ellas fuentes de energía perfectamente seguras y necesarias- para acumular energía solar o eólica sumamente ineficiente y poco fiable. Lo llaman inversión ESG. Es la última moda en Wall Street y otros mercados financieros globales desde que el CEO de BlackRock, Larry Fink, se unió a la junta del Foro Económico Mundial Klaus Schwab en 2019. Han creado empresas de certificación ESG de fachada que asignan calificaciones ESG “políticamente correctas” a las empresas bursátiles, y sancionan a las que no las cumplen. La fiebre de la inversión en ESG ha hecho ganar miles de millones a Wall Street y sus amigos. También ha frenado el futuro desarrollo del petróleo, el carbón o el gas natural en gran parte del mundo.

La enfermedad alemana

Ahora, tras 20 años de inversiones insensatas en energía solar y eólica, Alemania, antaño el buque insignia de la industria europea, está siendo víctima de lo que puede llamarse la “enfermedad alemana”. Al igual que la enfermedad holandesa, la inversión forzada en energía verde ha llevado a la falta de energía fiable y asequible.

Para avanzar en el programa de energía verde de la Unión Europea, los países, con algunas excepciones, han empezado a desmantelar el petróleo, el gas, el carbón e incluso la energía nuclear. Las últimas centrales nucleares de Alemania cerrarán definitivamente el próximo año. Las nuevas centrales eléctricas de carbón, equipadas con los más modernos depuradores, se están desechando incluso antes de ponerse en marcha.

El caso de Alemania es aún más absurdo. En 2011 el gobierno de Merkel adoptó un modelo energético desarrollado por Martin Faulstich y el Consejo Asesor de Medio Ambiente (SRU), que afirmaba que Alemania podría lograr una generación de electricidad 100 por ciento renovable en 2050. Según ellos, no sería necesario utilizar la energía nuclear ni construir centrales de carbón con captura y almacenamiento de carbono (CAC). Así es como surgió la catastrófica Energiewende de Merkel. Según el estudio, funcionaría porque Alemania podría contratar el exceso de energía hidroeléctrica libre de CO2 de Noruega y Suecia.

Pero con la extrema sequía y el caluroso verano, las reservas hidroeléctricas de Suecia y Noruega son peligrosamente bajas a medida que se acerca el invierno, con sólo el 52 por ciento de su capacidad. Esto significa que los cables de alimentación a Dinamarca, Alemania y ahora el Reino Unido están en peligro. Y para empeorar las cosas, Suecia está dividida sobre el cierre de sus propias centrales nucleares, que proporcionan el 40 por ciento de su electricidad. Y Francia tiene previsto reducir el número de sus centrales nucleares en un tercio, lo que significa que la fuente de suministro de Alemania también será incierta.

El 1 de enero de 2021, debido a la eliminación del carbón impuesta por el gobierno alemán, se cerraron 11 centrales eléctricas de carbón con una capacidad total de 4,7 GW. Esto duró sólo 8 días, cuando varias de estas plantas tuvieron que ser reconectadas a la red debido a un prolongado período de vientos bajos. En 2022 la última central nuclear alemana cerrará y otras centrales de carbón cerrarán definitivamente, todo por el nirvana verde. En 2002, la energía nuclear alemana fue responsable del 31 por ciento de la electricidad libre de carbono.

En cuanto a la energía eólica, que es la más deficitaria en Alemania, de aquí al año que viene se desmantelarán unos 6.000 aerogeneradores con una capacidad instalada de 16 GW debido a la expiración de las tarifas de alimentación de las antiguas turbinas. El ritmo de aprobación de los nuevos parques eólicos se ve frenado por la creciente rebelión de la población y los recursos judiciales por la contaminación acústica y otros factores. Se está produciendo un desastre evitable.

La Comisión Europea, en lugar de admitir los flagrantes fallos de su programa de energía verde, ha redoblado sus esfuerzos, como si el problema fuera el gas natural y el carbón. El zar del clima de la Unión Europea, Frans Timmermans, declaró absurdamente: “Si hubiéramos tenido el acuerdo verde cinco años antes, no estaríamos en esta situación, porque seríamos menos dependientes de los combustibles fósiles y del gas natural”.

Si la Unión Europea sigue esta agenda suicida, se encontrará en un páramo desindustrializado dentro de unos años. El problema no es el gas, el carbón o la energía nuclear. Se trata de una energía verde ineficiente procedente de la energía solar y eólica que nunca podrá proporcionar una energía estable y fiable.

La agenda de energía verde de la Unión Europea, Estados Unidos y otros gobiernos, y la inversión ESG promovida por Davos, sólo asegurarán que en el futuro haya aún menos gas, carbón o nuclear a los que recurrir cuando el viento se detenga, haya sequía en las presas hidroeléctricas o falte sol. Es un camino hacia la destrucción económica. Pero, de hecho, es el objetivo de la “energía sostenible” de la ONU para 2030 o el Gran Reajuste de Davos: la reducción de la población a gran escala. Nosotros, los humanos, somos las ranas que se hierven lentamente. Y ahora los poderes fácticos están subiendo la temperatura.

—F. William Engdahl https://journal-neo.org/2021/10/11/the-green-agenda-or-how-this-energy-crisis-is-different-from-all-others/

Fuente: mpr21.info

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: