El monstruo de la Guerra de Filipinas (la verdadera historia del general Smith)

Publicado:

Noticias populares

 

Jacob Smith “es un hombre bajito, bastante delgado y muy calvo. Está pulcramente aseado y con sus ropas de ciudadano no parecía el feroz soldado que había sembrado el terror en los corazones de las tribus más salvajes de las Islas Filipinas”, dijo un reportero del Portsmouth Daily Times hace más de un siglo.

El general del ejército estadounidense Jacob H. Smith no era en absoluto un hombre físicamente intimidante, ni tampoco uno de los altos funcionarios de su época. Sin embargo, este mismo hombre consiguió ganarse los apodos de “El Monstruo” y “Howling Wilderness Smith” por sus acciones en Samar, que pasarán para siempre a la historia de Filipinas como una de las peores atrocidades de la guerra entre Estados Unidos y Filipinas.

A pesar de ser un veterano de la Guerra Civil estadounidense, de las Guerras contra los Nativos Americanos y de la Guerra Hispanoamericana, Smith se vio envuelto en una serie de juicios relacionados con sus deudas y su quiebra fraudulenta. Cuando se le sometió a un consejo de guerra por ciertos delitos, se le descubrió mintiendo en su defensa a altos generales militares, lo que casi le valió la baja del ejército. Sin embargo, el presidente Grover Cleveland intercedió en su favor y le permitió quedarse con sólo una reprimenda como consecuencia.

Pero estos fueron incidentes menores comparados con lo que vendría después. Acusado en una ocasión de “conducta impropia de un oficial y un caballero”, Smith fue llamado a filas durante la guerra filipino-estadounidense, cuando Estados Unidos intentaba establecer el control sobre su territorio recién adquirido. Fue una guerra que cambió el tejido mismo de la sociedad filipina, y sus cicatrices, algunas de las cuales dejó Smith, aún son visibles y se sienten hasta el día de hoy.

Nunca hizo prisioneros

La masacre de Balangiga y su represalia por parte de los vengativos estadounidenses es un capítulo de nuestros libros de historia que no se puede saltar. El 28 de septiembre de 1901, los habitantes de la ciudad de Samar, indignados por los abusos que estaban sufriendo a manos de los estadounidenses, se volvieron contra los soldados americanos que ocupaban su tierra. Cincuenta y un soldados estadounidenses murieron en el ataque sorpresa de la guerrilla en lo que se conocería como la Masacre de Balangiga. Sin embargo, sería la represalia de las fuerzas estadounidenses, dirigidas por Smith, la que realmente merecería el título de masacre.

El presidente Theodore Roosevelt pidió a los soldados estadounidenses en Filipinas que “pacificaran” el asunto de Samar, pero no esperaba que sus métodos, concretamente los de Smith, fueran tan sangrientos. Lo que siguió fue una violencia desenfrenada y una carnicería contra el pueblo, incluyendo mujeres y niños, todo ello dirigido por Smith.

“No quiero prisioneros. Quiero que matéis y queméis, cuanto más matéis y queméis mejor me gustará. Quiero matar a todos los que sean capaces de portar armas en las hostilidades reales contra los Estados Unidos”, dijo el general Smith. “El interior de Samar debe convertirse en un desierto de gritos”.

Y así fue. Estados Unidos y Filipinas han debatido sobre cuántos filipinos murieron realmente en la represalia. Un soldado estadounidense que estuvo presente afirmó que murieron 39 personas; los historiadores filipinos sitúan la cifra en unos 50.000. Un estudio exhaustivo de 10 años realizado por el escritor británico Bob Couttie concluyó que el número de masacrados fue de unos 2.500.

Por si fuera poco, Smith bloqueó el comercio en Samar, impidiendo la llegada de alimentos y obligando a los habitantes de la ciudad a mendigar a los soldados para sobrevivir. Fue un golpe para el orgullo de un pueblo orgulloso.

Podría haber sido peor si no fuera por los soldados que mostraron sentido común y desobedecieron las órdenes de Smith, como el mayor Littleton Waller. Waller revelaría más tarde que se negó a cumplir las órdenes de Smith y se negó a matar a mujeres o niños.

Matar a todos los que tengan más de 10 años

Cuando finalmente se supo de las atrocidades de Samar, no fue Smith quien fue llamado ante sus superiores. Fue Waller, uno de los subordinados de Smith, quien fue juzgado por ordenar la ejecución de 11 rebeldes filipinos.

Waller nunca mencionó la relación de Smith con su caso, y su abogado explicó que Waller simplemente estaba aplicando el Código Lieber, que autorizaba el asesinato de prisioneros de guerra. Cuando Smith fue llamado a declarar por la defensa, negó haber dado a Waller la orden de llevar a cabo las ejecuciones. Furioso por su mentira bajo juramento, Waller reveló la terrible verdad: Smith había ordenado el asesinato de cualquier persona mayor de 10 años.

Las brutales acciones de Smith en Samar no le valieron el honor que creía merecer por pacificar a personas que consideraba “salvajes”. Cuando otros testigos confirmaron la orden de Smith, éste fue sometido a un consejo de guerra y condenado, pero no por asesinato u otros crímenes de guerra. Fue condenado por “conducta en perjuicio del buen orden y la disciplina militar” y sentenciado a ser “reprendido por la autoridad de control”.

Cuando la opinión pública descubrió los crímenes de guerra de Smith contra los filipinos, los estadounidenses se indignaron e instaron al presidente Theodore Roosevelt a presionar para que Smith se retirara del ejército antes de tiempo para apaciguar al público. Aparte de ser obligado a abandonar el ejército, incluso con una baja deshonrosa, Smith no sufrió ninguna otra consecuencia de su gobierno.

Una bienvenida de héroe

Se podría pensar que ordenar la muerte de 1.000 personas sólo le traería deshonra, pero ese no fue el caso de Smith. Cuando regresó a su ciudad natal, Portsmouth, después de todo el escándalo, fue recibido como un héroe.

Defendió sus acciones ante la prensa local, diciendo que los nativos de Samar eran “salvajes del tipo más degradado”. Eran nómadas y no tenían domicilio fijo. La infancia de los nativos es un sueño a los 13 años. Están preparados para asumir la carga de la vida antes de ese momento. Los nativos de Samar son traicioneros y bárbaros. Mutilan los cuerpos de los muertos de la manera más horrible.

A continuación, los describió como “tribus salvajes que no reconocen las reglas de la guerra civilizada, sino que son traicioneras y brutales en el grado más bajo”. Deben ser sometidos y retenidos hasta que aprendan que el objetivo es darles la libertad y las bendiciones de ese buen gobierno que disfrutamos.

Jacob Smith fue recibido con aplausos y una gran ovación.

Anri Ichimura https://www.esquiremag.ph/long-reads/features/jacob-h-smith-philippine-american-war-a1926-20190919-lfrm

Fuente: mpr21.info
spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Angola y Cuba abordan cooperación cultural

Luanda. - Representantes de Angola y Cuba analizaron ayer en esta capital diversos propósitos comunes a fin de promover el intercambio bilateral en el universo de la cultura.