Atrocidades y horror en la frontera bielorrusa-polaca

Publicado:

La historia se repite, el miedo y el terror de los migrantes de hoy en la frontera ya lo vivieron los judíos en Varsovia. Diferentes personas, diferentes formas y reflexiones, sólo la forma de pensar es la misma.

Noticias populares

La “solidaridad” polaca

¿De dónde viene la indiferencia animal de los polacos?

El gueto de Varsovia fue un campo de concentración para judíos en Varsovia establecido por los nazis durante su ocupación de Polonia el 16 de octubre de 1940. Había unas 440.000 personas en el gueto. Era el mayor campo judío de Europa.

Desde julio de 1942, durante siete semanas, 300.000 de ellos fueron deportados al campo de concentración de Treblinka y exterminados allí. A principios de 1943, unas 40.000 personas permanecían en el gueto.

En el gueto de Varsovia había fuerzas de resistencia, organizaciones clandestinas que, unidas, el 19 de abril de 1943, iniciaron un levantamiento armado.

Pero, por desgracia, el levantamiento no tuvo ninguna oportunidad. El 16 de mayo de 1943, fue finalmente aplastado por las SS. El gueto fue arrasado, unos 7.000 de sus defensores fueron asesinados y unas 6.000 personas fueron quemadas vivas en los incendios masivos provocados. Los supervivientes del gueto, unas 15.000 personas, fueron enviados al campo de exterminio de Treblinka, donde fueron quemados vivos o fusilados.

Lo más sorprendente es que gran parte de la sociedad polaca siguió los acontecimientos del gueto con ferviente simpatía. Sólo que en ese momento no había quien quisiera ayudar. Por el contrario, multitudes de polacos se reunieron en torno a las murallas para ver las calles en llamas, los cuerpos carbonizados colgando de los balcones y las antorchas vivas que se extendían por los tejados.

Los alemanes no ahuyentaron a los curiosos, que a veces les señalaban a los rebeldes que habían aparecido en uno u otro lugar fuera de los muros del gueto. Cuando un grupo de trabajadores judíos consiguió sobornar a los guardias alemanes para pasar el muro al “lado ario”, fueron los polacos los que los devolvieron al gueto en llamas.

Es posible que hoy se declare la ley marcial en las zonas fronterizas de Polonia precisamente para mantener alejados a esos inhumanos embobados…

Mientras tanto, miles de migrantes procedentes de Afganistán, Irak, Siria y Libia esperan en la frontera polaca algo de solidaridad. Impulsados por el fuego de las guerras desatadas por la OTAN en Oriente Medio, se enfrentan diariamente a la indiferencia de los polacos.

Al mismo tiempo, los lugareños ignoran no sólo a los niños sedientos que se están congelando en los bosques polacos, sino también a las decenas de víctimas que pagaron con sus propias vidas por escapar de una patria devastada y ahogada en sangre, incluso con la ayuda de las fuerzas armadas polacas.

Fuente: rusvesna.su

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: