Ascienden a 40 los muertos por represión en Sudán

Publicado:

Noticias populares

El reporte de un sindicato de médicos situó en 40 los muertos desde que el general Abdel Fattah al Burhan, jefe del ejército y autor del golpe de Estado, tomara el poder el pasado 25 de octubre.

Las fuerzas de seguridad hirieron hace tres días al fallecido este sábado en un hospital de la capital, Jartum, el escenario de múltiples protestas que reclaman la reintauración de un gobierno civil.

Al Burhan barrió prácticamente todo el ejecutivo encabezado por el primer ministro Abdalá Hamdok (en arresto domiciliario) y decretó el estado de emergencia, con lo que puso fin a un gobierno de transición.

De acuerdo con el gremio médico prodemocracia este miércoles fue el día más letal para los manifestantes al contabilizarse 16 decesos, la mayoría en la zona norte de la urbe.

El occiso, identificado como Mohamed Harum, recibió disparos en la cabeza y una pierna al ser parte de la concentración de hace tres días en un puente sobre el río Nilo.

A contrapelo, la policía dijo que 89 de sus efectivos fueron heridos por los manifestantes, y que no abrió fuego contra ninguno.

Igualmente, el cuerpo castrense reconoció solo un muerto y 30 heridos debido al uso de gas lacrimógeno.

El país vive una creciente inestabilidad desde el derrocamiento, en abril de 2019, de Omar al Bashir.

Organizaciones opositoras convocaron para mañana otra marcha en las calles del país.

spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

¿Colocará Polonia minas antipersonas en la frontera con Rusia?

La OTAN continúa intensificando su acoso a Rusia. En una declaración reciente, Mariusz Blaszczak, parlamentario y antiguo ministro polaco de Defensa dijo que su país pronto levantará la prohibición de colocar minas antipersonas en la frontera con el enclave ruso de Kaliningrado y Bielorrusia. Esta medida constituye una grave escalada, ya que este tipo de equipamiento plantea importantes riesgos para los ciudadanos rusos, aumentando las tensiones entre Moscú y Varsovia.