Los crímenes de guerra de Estados Unidos en Siria son la regla, no la excepción

Publicado:

Noticias populares

Estados Unidos no quiere saber lo que ocurre en sus guerras. Quiere creer que toda guerra comienza de buena fe. Quiere creer que nuestro bando está limpio, como debería estarlo cualquier fuerza de buena fe. Y luego, en algún momento, queremos olvidarnos de todo, excepto de unos cuantos ascensos en clase business para los soldados que vuelvan a casa la semana que viene por Acción de Gracias. Pero, ¿qué ocurre cuando la verdad, la verdad primordial que va más allá de un solo acontecimiento, emerge de debajo del pesado manto de las mentiras?

Quizá recuerden que Estados Unidos entró en guerra en Siria en 2015 bajo el mandato de Barack Obama. De hecho, se convirtió en un tema importante en la campaña de 2016, con la pregunta, omnipresente en los debates: “¿Pondrías soldados en el terreno?” Trump, que no estaba abiertamente a favor, lo hizo de todos modos, y ahora, bajo un tercer presidente, unos 900 estadounidenses siguen sobre el terreno en Siria buscando una salida.

Sería sorprendente que uno de cada 100 estadounidenses supiera hoy que seguimos en guerra en Siria. No le pregunten al senador Tim Kaine, compañero de fórmula de Clinton en 2016. En una reciente audiencia, dijo sobre Estados Unidos: “Me alivia que, por primera vez en 20 años, los niños que nacen hoy en este país no lo hagan en una nación en guerra”. Es dudoso que Kaine o cualquier otra persona, cuando se le informe de la batalla en curso en Siria, pueda explicar por qué continúa.

Por eso fue bastante sorprendente ver que el New York Times publicara en primera página una investigación sobre un ataque aéreo estadounidense de más de dos años en Baghuz, Siria, que mató a unas 80 mujeres y niños. Aunque todo el ataque fue filmado por un avión no tripulado, es poco probable que se pueda hacer un recuento exacto del número de muertos, ya que las armas lanzadas -con un total de más de 2.500 libras de explosivos- habrían reducido a la mayoría de los muertos a una fina neblina rosa. Es difícil contar esto. La cantidad de explosivos utilizados contra estos objetivos humanos indefensos en el aire era aproximadamente equivalente a la que llevaba un bombardero B-25 durante la Segunda Guerra Mundial. No hay nada quirúrgico en eso.

El resto del artículo del [New York] Times es un estribillo conocido: el ataque de Baghuz de 2019 fue una de las mayores matanzas civiles de la guerra, pero nunca ha sido reconocido públicamente por Estados Unidos. Un jurista militar calificó el ataque como un posible crimen de guerra, que requiere una investigación. Pero en casi todas las etapas, los militares trataron de encubrir lo sucedido. El número de muertos se redujo al mínimo. Los informes se retrasaron, se sanearon y, por supuesto, se hicieron confidenciales. Las fuerzas de la coalición arrasaron rápidamente el lugar de la explosión. Un denunciante, en contacto con el Congreso, perdió su trabajo.

El New York Times reconstruyó lo sucedido, detalló el encubrimiento y publicó la historia este fin de semana. Un portavoz del Centcom dijo: “Aborrecemos la pérdida de vidas inocentes”, pero mantuvo que el ataque aéreo estaba justificado según las normas que ellos mismos establecieron. Es muy poco probable que salga algo más de esto. Los cuerpos cenicientos de mujeres y niños son otros fantasmas de la política de guerra de Estados Unidos.

Por supuesto, hay mucho por lo que indignarse, incluido el hecho de que personas buenas han intentado denunciar algo muy malo a través de la cadena de mando y han sido amordazadas y frustradas en todo momento. Parece que la supervisión y la responsabilidad no existen. Y sí, el denunciante se ha quemado. Otra vez.

Pero el verdadero escándalo es el que no reconoce el [New York] Times. Lo tratan como si todo fuera nuevo: la conmoción por las muertes de civiles, el encubrimiento, el denunciante [convirtiéndose] él mismo en el nuevo objetivo. Pero nos negamos, en nuestra recién descubierta buena fe, a reconocer que esto está más cerca de la norma que de la excepción. Tras casi 1.000 ataques aéreos en Siria e Irak en 2019, en los que se utilizaron 4.729 bombas y misiles, el recuento militar oficial de muertes de civiles en el año fue de unos míseros 22. Como civil del Departamento de Estado integrado en el ejército durante la Guerra de Irak 2.0, vi muchos restos de edificios afectados por ataques aéreos. Era muy difícil mantener la ilusión de que estos edificios -cada uno de ellos con cuatro plantas y varios pisos en un barrio normal de casas pequeñas- contenían sólo insurgentes cuando fueron destruidos. Pero eso es lo que nos dijimos a nosotros mismos.

Elegimos utilizar el término crimen de guerra sólo cuando podemos atribuirlo a un pelotón rebelde o a un SEAL sádico. Pero cuando se trata del uso de armas modernas contra grupos de civiles, se convierte en una especie de acontecimiento cuasi legal que debe ser debatido y comentado en forma pasiva. ¿Se han cometido errores? ¿Podemos encontrar una manera de reducir esto a un error inevitable, tal vez cometido por un chico de los azotes que puede ser castigado con poco coste para todo el cuerpo que lo puso en un terreno tan fértil para las atrocidades?

Permitimos que Estados Unidos presente sus guerras como precisas y humanas porque, para apoyar políticamente la guerra en un marco orwelliano, es necesario creerlo. Tenemos que creer que cada informe de víctimas civiles se investiga y los resultados se hacen públicos, un modelo de responsabilidad. Nos lo creemos tanto que nos escandalizamos al leer sobre un ataque aéreo en Siria y nos precipitamos al refugio psicológico de centrarnos en el encubrimiento, no en la matanza.

La narrativa preferida es sonar como una línea de noticias de Netflix: “¡Un puñado de valientes reporteros sabían lo que era correcto y arriesgaron todo para exponer el crimen!” Pasamos convenientemente por alto el encubrimiento del encubrimiento: el que oculta el hecho de que lo que ocurrió en Siria fue porque estábamos en guerra con un enemigo dudoso, bajo reglas de enfrentamiento dudosas, con un propósito dudoso, y qué pena que vaya a morir gente en esas circunstancias.

No es diferente de Vietnam o Faluya, o de las decenas de bodas afganas, o de cuando los hospitales fueron blanco de ataques y murieron personas inocentes. Esta es la conversación que Estados Unidos ha evitado desde el día en que nos proclamamos la Policía Mundial y declaramos unilateralmente que teníamos razón, simplemente porque éramos nosotros los que lo hacíamos, sea lo que sea. Esta es una conversación sobre la diferencia entre luchar y matar. Seguimos viendo Hiroshima -y Baghuz- como la excepción, no la regla.

Peter Van Buren https://responsiblestatecraft.org/2021/11/16/the-us-makes-the-rules-and-syria-massacre-was-no-exception/

Fuente: mpr21.info

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Las técnicas novedosas de manipulación de masas: la ‘teoría del empujón’

Las unidades de cambio de comportamiento del gobierno británico las formaron especialistas en diversos campos académicos, fundamentalmente sicólogos, que pusieron en práctica la teoría del empujón (“nudge”), una doctrina en boga desde que la promocionara Cass Sunstein, cuya foto aparece en la portada. Dicha teoría ha pasado de ser una propuesta académica a una técnica de dominación política, es decir, forma parte de los órganos de gobierno y ha llegado para quedarse, más allá de la pandemia.

Le puede interesar: