Semiótica del Nazi-Fascismo

Publicado:

Odio, miedo y orden para la inmovilidad.

Noticias populares

No hay que esperar a que la burguesía se asuste para que se muestre nazi-fascista. La ideología de la clase dominante posee, de nacimiento, filigranas de odio empapadas en miedo de clase, que trabajan sistemáticamente en todo el espectro, objetivo y subjetivo, de sus dominios.

 

Actúan permanentemente, en una calle oscura, en un semáforo, cuando se acerca alguien que no usa ropa aceptable, cuando el color de la piel no es como debería ser, cuando se habla distinto, cuando huele a pobreza, cuando la propiedad privada se ve amenazada.

Ahí está el odio-miedo disfrazado de rejas, en puertas y ventanas, disfrazadas de perros guardianes, de guardaespaldas y vigilancia zonal humana o con cámaras. Ahí está el odio que le da sentido a sus policías, ejércitos, leyes y políticos asalariados para cuidarle a la burguesía todos sus bienes y sus males. El sentido burgués del odio.

Sabemos que la burguesía cultiva el nazi-fascismo como defensa máxima cuando su “democracia” deja de asegurarle el control sobre las personas que desesperan víctimas del despojo y la humillación. Cuando se respira un tufo desmoralizador provocado por el espectáculo siniestro del capital saqueándolo todo para aplastar a la clase trabajadora.

Entonces, se desnuda el alma nazi-fascista exhibiendo sus miserias macabras dispuestas a conservar intacto al modelo económico de sus amores, aunque hubiere que retocar (reprimir) algunas reglas o desviaciones de conducta general autorizada. Es un alma que exhibe sus partes pudendas fanáticas, racistas, intolerantes… que tanto se estudian y protegen en algunas Universidades, fundaciones, iglesias u organizaciones financiadas ex profeso. Incluso bajo mantos “progres”.

Es esa la misión semiótica del nazi-fascismo: hacernos débiles y desorganizados pero solidarios con su miedo y su odio. Como si fuesen nuestros. Como si fuesen baluarte de la humanidad, nuestra obra cumbre. Defender la paz burguesa y auto-reprimirnos si alguna tentación rebelde nos asaltara en la conciencia de clase.

La misión semiótica del nazi-fascismo es infiltrarse en nuestra vidas, acostumbrarnos a su presencia, enseñarnos a disfrutarlo y amarlo inculcándolo en nuestros hijos y nietos. Su misión es acomodarse en todas las capas intelectuales y emotivas del proletariado y combatir, calladamente, desde los más hondo e íntimo, aquello que amenace al capital, a sus sirvientes gobernantes y a las costumbres o tradiciones del familiarismo, el individualismo y el consumismo.

La misión semiótica del nazi-fascismo es no sólo presentarse como forma de represión pura, o terror obvio, sino también como una forma de violencia amigable e incuestionable para mantener las cosas como están, para aceptar que “así están bien” y educar a la prole para que lo respeten religiosamente porque de los contrario, ahí está el Estado especializado en “poner orden”.

La misión semiótica del nazi-fascismo no se contenta con destruir al pensamiento y la acción revolucionaria, su misión es mantener el statu quo gracias a sometimiento de conciencias en sociedades atomizadas. Bajo los encantos de la armonía hipócrita.

Para tal cometido se diseña todo género de apariencias: vestuarios, maquillajes, insignias, ejércitos, gesticulaciones, fraseologías y mercadotecnias… deportes, shows, películas, series, noticieros… muchos de sus resortes subliminales indagados en los rincones más insospechados de la subjetividad humana y convertidos en detonadores patológicos de terror, angustia, desolación y desamparo para doblegar voluntades y llevarlas del arrepentimiento a la inmovilidad permanente.

Imponer la dictadura material y espiritual de la impotencia más despiadada al servicio del capital. Familias “bonitas”, con niños rubios y bienestar pequeño-burgués para modelar el “deber ser” de la única célula social santiguada por el poder económico e ideológico… siempre y cuando tengan poder de compra y poder de endeudamiento. Pero la cosa no es tan fácil y los pueblos han aprendido a luchar contra ese aparato monstruoso. Por eso fue derrotado estrepitosamente en 1945. Y después también. No son invencibles.

Una perspectiva revolucionaria debe adelantarse científicamente a los hechos para ver cómo se moverán las fuerzas nazi-fascistas contra la humanidad, seduciéndola por una parte, y reprimiéndola por otra. Aprovechará la desesperación social y la falta de dirección revolucionaria.

Ellos nos atacarán con todas sus armas de seducción, con canciones, películas, modas, ideología y simbología. Harán que parezca “progre” vestirse como nazi de los 40 y ser déspota como yanqui de los 90. Usarán sus armas materiales y morales para dominar a la clase obrera, y a sus organizaciones, hasta lograr el debilitamiento de las rebeldías en geografías diferentes, entre clases, partidos, direcciones, en tiempos de corta y larga duración. Usarán a la ignorancia y a la desinformación teledirigidas.

Hoy la situación mundial está atravesada por múltiples contradicciones, disputas comerciales, crecimiento de nacionalismos de derecha y xenofobia. Neo-reformismos a granel. No parece que estemos suficientemente preparados para situaciones de convulsión nazi-fascistas que se deslizan en una miríada de mascaradas absorbidas socialmente.

Requerimos mucha calidad en los estudios concretos de la actual situación histórica que no tiene parangón en la formación del nazi-fascismo. La lucha contra eso exige un método de análisis y praxis, de plena vigencia y en tiempo real. Lecciones de estrategia y táctica basados en filosofía, no escapista, capaz de poner luz en todo lo que tenga de nuevo el desembarco semiótico del nazi-fascismo. Un fenómeno nuevo con tecnología nueva en nuestra época.

Todo tiene sentido. Ellos dicen tener superioridad de mentalidad, sangre y raza, dicen ser estéticamente superiores. Eso lo aplauden y lo creen empresarios y financieros de un abigarrado sistema de propaganda, armado con “nuevas tecnologías” para seducir a las masas.

Aman la propaganda y el fanatismo. Aman el “entretenimiento” como fuente doctrinaria de valores y costumbres y ponen acento en la firmeza del gobierno y la democracia que ellos controlan. Se trata de anestesiar a las masas para mantener a todos con buen espíritu de disciplina subordinada a la voluntad conservadora. Que nada altere a sus negocios.

En una escena de la película “Cabaret”, se reúne un grupo de muchachos de las juventudes nazis. Cantan una canción que inicia un solista y eleva gradualmente las voces para terminar siendo un coro cantado con énfasis y contundencia.

El estribillo es “Tomorrow belongs to me” (el mañana me pertenece). Dos testigos de semejante “himno” al retirarse del lugar dicen, entre sí, palabras más palabras menos: “quiero ver cómo controlarán esto”. https://youtu.be/SDuHXTG3uyY Sólo el ejercito rojo pudo. No olvidarlo.

spot_img

1 COMENTARIO

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

No solo Yugoslavia: los referendos que apoyó Occidente en contra de la voluntad de los Gobiernos

Los países de Occidente vuelven a mostrar su doble rasero al no reconocer la voluntad de millones de habitantes de las regiones del Donbás, Zaporozhie y Jersón de unificarse con Rusia. Sin embargo, a lo largo de la historia, estos mismos países no sólo reconocieron, sino incluso fomentaron referendos en otras partes del mundo.