El camino hacia la Guerra de Ucrania se abrió en 1999 en Kosovo

Publicado:

Noticias populares

Casi todos los que se han pasado el último mes dando lecciones sobre la inviolabilidad de las fronteras, la soberanía de los países y la inaceptabilidad de que las grandes potencias amedrenten a sus vecinos más pequeños -se me ocurre Rusia y Ucrania- se detuvieron para cantar las alabanzas de una mujer [Madeleine Albright] que defendió todas estas cosas en 1999. Salvo que, como era la OTAN quien se las hacía a Yugoslavia, Albright era una heroína y un icono, por supuesto.

 

El 24 de marzo de 1999, la OTAN lanzó una guerra aérea contra Serbia y Montenegro, entonces conocida como la República Federal de Yugoslavia. El objetivo declarado públicamente de la Operación Fuerza Aliada era obligar a Belgrado a aceptar el ultimátum emitido en el castillo francés de Rambouillet el mes anterior: entregar la provincia de Kosovo a las “fuerzas de paz” de la OTAN y permitir a los separatistas albaneses declarar su independencia.

Cuando los bombarderos no lo consiguieron al cabo de unas semanas, la narrativa cambió y la OTAN actuó para detener un “genocidio” de albaneses, según la prensa que lo alentó. Esta narración también atribuía a la primera mujer secretaria de Estado de Estados Unidos [Madeleine Albright] el bombardeo “humanitario”, llamándolo “la guerra de Madeleine”.

Al final, se necesitaron 78 días y un armisticio negociado para que las tropas de la OTAN entraran en Kosovo bajo la apariencia de una misión de mantenimiento de la paz de la ONU. Rápidamente entregaron la provincia a los terroristas del “Ejército de Liberación de Kosovo”, que quemaron, saquearon, mataron y expulsaron a más de 200.000 no albaneses. Comenzó una campaña a gran escala de terror, intimidación, limpieza étnica y pogromos, y los mismos medios de comunicación que encubrieron a la OTAN inventando atrocidades durante los bombardeos hacen ahora la vista gorda, por la misma razón.

Sea cual sea el resultado, fue una pequeña guerra malvada, iniciada porque Estados Unidos sintió que podía hacerlo. Porque Washington quería deshacerse de los límites de la ONU en su nueva hegemonía mundial, formulada unos años antes por Bill Kristol y Robert Kagan, el marido de Victoria Nuland. El naciente imperio americano quería decir a Europa oriental que no se toleraría ninguna disidencia, y que Rusia que ya no era una gran potencia digna de respeto.

Un intelecto legalista podría señalar que el ataque violó los artículos 2, 53 y 103 de la Carta de la ONU, la propia carta de la OTAN, el Tratado del Atlántico Norte de 1949 (artículos 1 y 7), así como el Acta Final de Helsinki de 1975 (violación de la integridad territorial de un Estado signatario) y la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados de 1960, por utilizar coerción para obligar a un Estado a firmar un tratado.

Ah, pero ser un imperio mundial significa crear su propio “orden basado en reglas” para suplantar las leyes molestas. Así que se creó una “comisión independiente” de animadores para declarar la operación “ilegal pero legítima”, argumentando que estaba justificada porque “liberaba” a los albaneses de Kosovo de la “opresión” serbia.

La opresión real de los no albaneses mientras las tropas de la OTAN se mantenían al margen -incluso durante el cruel pogromo de marzo de 2004- es, por supuesto, irrelevante. Lo que importa es que Bill y Hillary Clinton, Madeleine Albright y el Primer Ministro británico Tony Blair han tenido monumentos, calles e incluso niños con sus nombres.

El Kosovo “independiente” -proclamado en 2008, en una acción tan legal como la guerra de 1999- no puede hacer nada sin el permiso del embajador de Estados Unidos. Un gran triunfo para los derechos humanos, el orden público y la democracia, ¡todos!

La OTAN nunca se ha preocupado por salvar las vidas de los albaneses. Si lo hubiera hecho, no habría unido fuerzas con UÇK, que se dedicó a asesinar a los albaneses étnicos que querían la paz con los serbios. No habría bombardeado repetidamente columnas de refugiados, diciendo después que de alguna manera era culpa de los serbios y que los pilotos estaban lanzando sus bombas “de buena fe”, algo que el portavoz de la OTAN Jamie Shea dijo literalmente en una ocasión.

Veinte años después, nada ha cambiado. Tras acabar con una familia en Kabul con un ataque de drones el pasado mes de agosto, Estados Unidos ofreció dinero manchado de sangre pero se negó a reprender a los implicados. Ser un imperio significa no tener que pedir nunca disculpas. Fue esta mentalidad la que llevó a la invasión de Irak en 2003.

Mientras tanto, el fracaso en el derrocamiento del gobierno de Belgrado a través de la guerra condujo a una “revolución de colores” en Serbia. Luego se exportó a otros lugares, incluida Ucrania, en dos ocasiones. El golpe de Estado de 2014 en Kiev desencadenó literalmente el conflicto en el este de Ucrania, del que los acontecimientos actuales son solo la última fase.

En marzo de 1999, yo era un estudiante en el Medio Oeste estadounidense, y me habían lavado el cerebro (casi) con éxito para que creyera en tópicos sobre la libertad, la democracia, la tolerancia, la objetividad, las normas y las leyes, y en cómo Estados Unidos era una “fuerza del bien” en el mundo. Entonces, de la noche a la mañana, la gente que creía que eran mis amigos me llamaron monstruo y se creyeron toda la propaganda que salía de las pantallas de televisión y de las páginas de los periódicos.

Desde entonces, he hecho de la justicia y el recuerdo la misión de mi vida, tratando de explicar que en lugar de ser una guerra buena, noble y humanitaria, Kosovo representaba todo lo que estaba mal en el mundo moderno: “Un monumento al poder de la mentira, al asesinato exitoso de la ley y al triunfo de la fuerza sobre la justicia”, como escribí en 2005, y repetí cada año desde entonces.

La novedad de este año es que la gente que grita sobre los derechos humanos, el derecho internacional y la inviolabilidad de las fronteras -cuando se trata de su régimen cliente en Ucrania, por supuesto- estaban todos aplaudiendo a la OTAN en 1999. Incluso hoy en día, no quieren disculparse, y mucho menos renegar de sí mismos. Así que parece que no es realmente una cuestión de lo que se hace, sino sólo de quién lo hace a quién. Aunque comprendo su enfado a medida que el mundo que construyeron con sus mentiras se desmorona, no tienen mucho de qué quejarse.

Nebojsa Malic https://www.rt.com/news/552646-kosovo-war-nato-ukraine-hypocrisy/

Fuente: mpr21.info
spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias