Los últimos descubrimientos sobre el asesinato del secretario general de la ONU en 1961

Publicado:

Noticias populares

En unos archivos franceses desclasificados ha aparecido una carta de la OAS (Organización del Ejército Secreto) de 1961 amenazando de muerte al Secretario General de la ONU, Dag Hammarskjöld, seis semanas antes de que muriera en un “accidente” de avión en el norte de Rodesia, la actual Zambia.

 

El diplomático sueco murió el 18 de septiembre de 1961, junto con otras quince personas, en un DC-6 que le llevaba a Ndola, Rodesia del Norte, para poner fin a los combates en la provincia secesionista de Katanga, en el Congo, donde luchaban muchos mercenarios franceses.

La OAS fue un grupo terrorista partidario del colonialismo francés en Argelia. Se fundó en Madrid en febrero de 1961 y, a partir de esa fecha, los atentados se multiplicaron en Argelia y en Francia. Entre 1961 y 1962 la OAS asesinó a unas 2.000 personas, en su mayoría civiles, en atentados en Francia y Argelia, e incluso intentó asesinar a De Gaulle en dos ocasiones. Tras desaparecer, volvió a Madrid, donde por encargo de los gobiernos, cometió algunos de los atentados de la transición política.

Más de sesenta años después de que su avión se estrellara en el norte de Rodesia, la muerte de Hammarskjöld sigue siendo un misterio. Las circunstancias de aquella “catástrofe aérea” nunca se han aclarado. Durante sus ocho años al frente de la ONU, de 1953 a 1961, se había ganado muchos enemigos entre las potencias coloniales. Se había distanciado de Francia y Gran Bretaña al interferir en la crisis del Canal de Suez en 1956 para conseguir un alto el fuego entre las tropas egipcias y las británicas y francesas. También fue condenado por Francia por pedir la remisión de la guerra de Argelia al Consejo de Seguridad. Estados Unidos y Reino Unido también cuestionaron su futuro al frente de la ONU.

ONU: 60 años mirando para otro lado

Desde París la OAS envió una carta a la sede de la ONU en Nueva York, a la atención de Hammarskjöld. Era una sentencia de muerte. Un facsímil de la carta estaba latente en el fondo documental del antiguo Secretario de Asuntos Africanos y Malgaches del Elíseo, Jacques Foccart. El expediente contiene la correspondencia del Servicio de Documentación Exterior y de Contraespionaje (SDECE), la antigua denominación de los servicios de inteligencia franceses de 1944 a 1982.

La primera página de la carta dice lo siguiente: “París, Sr. D. Hammarskjoeld, Sus actividades en Oriente, en el norte de África, en el Congo y en todas partes nos han demostrado más de una vez su parcialidad y su falta de objetividad. Hace poco, su forma de actuar en Túnez, tomando la causa del gángster Bourguiba, como lo hizo con el asunto de Suez, con Nasser, suscitó la indignación de toda Francia, y de todo el mundo civilizado. En el Congo el miedo que tenías a los rusos te hizo cambiar de opinión y apoyarlos. Por supuesto que tienes una deuda de gratitud con los árabes por su depravada moral, y todo el mundo sabe que te joden cada vez que estás en los países árabes. Tus fiestas de pederastia en El Cairo y Beirut y Badgad son conocidas por todos y eres una vergüenza para la raza humana. Su posición hacia los rusos está dictada por el miedo, ¿y esto es notorio? Sin embargo, si usted tiene derecho a disponer de su cu, eso es asunto suyo, pero no tiene derecho a faltar a la verdad. En consecuencia, aplicando la sentencia que se aplicó a uno de sus predecesores (el conde Berdanotte, creo) la comisión de la OEA le ha juzgado y condenado a muerte. Se adjunta la sentencia. Se aplicará pase lo que pase. De profundis”.

La segunda página ofrece la sentencia: “O.A.S. El comité directivo reunido hoy en París tras haber escuchado el informe […] sobre la actuación del Sr. Hammarskjoeld en Túnez apoyando las tesis del gángster Bourguiba, como había apoyado los principios del otro gángster Nasser durante el asunto de Suez, constatando que es urgente poner fin a su nefasta intromisión, decide: el Sr. Dag Hammarskjoeld, Secretario General de las Naciones Unidas, es condenado a muerte en el día de hoy”.

Una investigación local, empañada por las anomalías, concluyó que el accidente fue causado por un error del piloto. Al año siguiente, una segunda investigación, encargada por la ONU, se negó a emitir un dictamen. La investigación fue relanzada en 2016 por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, tras las declaraciones de testigos africanos que siempre fueron ignoradas. Encargado de llevar a cabo la investigación, el ex juez del Tribunal Supremo de Tanzania, Mohamed Chande Othman, instó a algunos Estados miembros a “realizar una inspección exhaustiva de sus archivos, en particular los de sus servicios de inteligencia”. En su informe, publicado en 2019, concluye que hay pruebas que sugieren que el avión fue atacado por “elementos externos”.

Sin embargo, varios países clave, Estados Unidos, Reino Unido y Sudáfrica, siguen reteniendo información, afirmando que han revisado sus archivos pero que no han encontrado nada concluyente. Francia también dio largas, antes de designar a Maurice Vaisse para llevar a cabo una investigación que no investigó nada.

Los mercenarios franceses de la OAS en Katanga

Si la sentencia de muerte de la OEA estaba en poder de la inteligencia francesa, la pregunta es obvia: ¿informó el gobierno francés a la ONU y al Secretario General de las amenazas que pesaban sobre ella? Pero hay otras dudas, también de calado, relacionadas con la intervención de mercenarios franceses en la Guerra del Congo. En 1961 la OEA estaba presente en Katanga entre la veintena de soldados y ex militares enviados al país centroafricano.

En junio de 1961 la inteligencia militar de la misión de la ONU en el Congo, la ONUC, alertó sobre esa presencia de “elementos peligrosos”. El teniente coronel noruego Björn Egge, jefe de la inteligencia militar de la ONU, y Conor Cruise O’Brien, representante de la ONU en Katanga, los enumeraron en un telegrama del 20 de junio: Roger Faulques, Yves de la Bourdonnaye, Léon Egé, Edgard Tupet-Thomé, Bob Denard, Roger Emeyriat y André Bousquet.

El comandante Faulques participó en la guerra de Indochina y la batalla de Argel. Le acusaron de las torturas a los prisioneros del FLN, el movimiento independentista argelino. Volvió a ser reclutado en febrero de 1961 por el ministro de Defensa Pierre Messmer y el coronel Roger Trinquier para participar en la guerra contra el Congo.

Yves de la Bourdonnaye, paracaidista que testificó en el juicio de los insurgentes por la sangrienta “semana de las barricadas” en Argel, el 30 de enero de 1960, asumió la dirección de la célula G5 (guerra psicológica) del ejército katangés y apareció como asesor oficioso del ministro del Interior katangés, Godefroid Munongo, al que Roger Faulques estaba muy unido.

Edgard Tupet-Thomé también fue asesor del ministro de Defensa katangués, Joseph Yav, y miembro de la OAS en Francia. Antes de abandonar Katanga, los testigos le oyeron decir en voz alta en el vestíbulo del hotel Leopold II de Elisabethville, actual Lubumbashi: “¿La ONU? No hay problema. 20 kilos de plástico y yo me encargo”.

Léon Egé era un veterano del BCRA, la Oficina Central de Inteligencia y Acción que asistía a De Gaulle en Londres, que luego participó en la guerra de Indochina. Le amenazó al coronel Egge en el consulado francés en Katanga, junto con Tupet-Thomé y La Bourdonnaye. Le llamaron “el último bastión de la influencia blanca en África”. Según el telegrama que envió Egge, los tres mercenarios consideraban “a todos los blancos de la ONU como traidores a su raza. Pronto entrará un cuchillo aquí”.

Dos días después del accidente que costó la vida a Hammarskjöld, Egé escribió desde Salisbury, ahora llamada Harare, la capital de Zimbabue, a un representante de Katanga en París informándole de la muerte del secretario general de la ONU. Era miembro de la OAS y reclutaba de mercenarios en Portugal.

Liquidar a los dirigentes de la ONU

El 30 de agosto de 1961, Conor Cruise O’Brien advirtió a sus superiores que su adjunto, el francés Michel Tombelaine, un antiguo periodista con fama de ser muy izquierdista, había recibido amenazas. “El siguiente mensaje acaba de llegar en un sobre, con matasellos de Elizabethville», escribió Cruise O’Brien. La carta decía: «28 de agosto de 1961 – Tombelaine UN Elisabethville. Ultimátum de 48 horas para abandonar Katanga o de lo contrario. O.A.S./Katanga”.

La amenaza se agravó unos días después. Ello precipitó una intervención armada de la ONU, preludio de 18 meses de violentos combates ocasionales entre las fuerzas de paz y los mercenarios katangueses. El 6 de septiembre de 1961, una secretaria local con la cara hinchada, Therese Erfield, se refugió en la sede local de la ONU y denunció que su amante, un mercenario francés llamado Henri-Maurice Lasimone, la había golpeado y amenazado con matarla, y que formaba parte de un grupo mercenario recién formado dirigido por el comandante Roger Faulques. Su intención, dice Therese Erfield, era colocar bombas de explosivo plástico contra los edificios de la ONU.

Según un relato de los servicios de inteligencia de la ONU, el grupo elaboró una lista de dirigentes de la ONU que debían ser asesinados, entre los que se encontraban Cruise O’Brien y Tombelaine. No se menciona al jefe militar de la ONU, el general irlandés Sean Mac Eoin, pero en la mañana del 17 de septiembre, su DC-6, el mismo que iba a transportar a Hammarskjöld esa misma tarde, fue blanco de disparos de ametralladora cuando despegaba de Elisabethville.

La conexión con el gobierno racista sudafricano

Las circunstancias del accidente apoyan la hipótesis de que la OAS fue responsable, aunque sea parcialmente. En la noche del 17 al 18 de septiembre de 1961, cuando el avión se estrelló en la selva, un joven sudafricano que pasaba por allí en moto, Wren Mast-Ingle, se acercó a los restos, para ser inmediatamente tiroteado por los mercenarios blancos que le precedían. Se fijó en los vistosos uniformes de los individuos y sus extrañas gorras con solapas. Confrontado 58 años más tarde con diversos tipos de uniformes camuflados, identificaría sin lugar a dudas las vestimentas que llevaban los paracaidistas franceses en Argelia y sus típicas gorras Bigeard.

Un veterano belga de Katanga, Victor Rosez, también vio esas vestimentas en la comisaría de Ndola unos días después del accidente. Media docena de mercenarios vestidos de civil los habrían entregado, de forma hilarante, a los complacientes agentes de policía de Rodesia del Norte.

Más tarde, una serie de testimonios enterrados durante mucho tiempo en los archivos belgas, británicos, suecos y de la ONU mencionarían también a un pequeño grupo de mercenarios franceses vistos en los alrededores de Ndola en el momento del accidente.

El 5 de abril de 1962, el antiguo Director de Información Pública de la ONU, el australiano George Ivan Smith, asesor de Hammarskjöld, escribió a Conor Cruise O’Brien: “Estoy cada vez más convencido de que hubo un vínculo directo con la OAS”. En diciembre siguiente, el diario escocés The Scotsman, al reseñar las memorias de Cruise O’Brien, recientemente publicadas, escribió sobre él que “sigue considerando posible que Hammarskjöld y su escolta fueran asesinados por miembros franceses de la OAS”.

“Ahora entiendo que durante todo este tiempo un comando de guerra psicológica dirigido por el notorio comandante francés Faulques estaba estacionado en Ndola”, escribió Knut Hammarskjöld, sobrino de Dag, al diplomático George Ivan Smith el 5 de febrero de 1963, en una carta.

Muchos años después, el 19 de agosto de 1998, en Sudáfrica, el arzobispo Desmond Tutu, reveló el descubrimiento en los archivos de los servicios secretos sudafricanos, de un complot en 1961 contra el avión de Hammarskjöld en el que participaron el MI5 británico, la CIA estadounidense y el director de esta última, Allen Dulles. El complot incluía una empresa de fachada, el Instituto Sudafricano de Investigación Marítima, una bomba escondida en el avión y un grupo de mercenarios en tierra comandados por un hombre conocido como “Congo Red”.

La comisión sudafricana entregó los documentos al Ministerio de Justicia, donde desaparecieron.

En 1961 Francia y el régimen sudafricano de apartheid adoptaron la misma posición ante la descolonización del Continente Negro y apoyaron militarmente a Katanga. Los mercrenarios franceses pasaron por Johannesburgo de camino a Elisabethville, donde se encontraron con sus homólogos afrikáners. El 9 de abril de 1962, George Ivan Smith escribió a Conor Cruise O’Brien: “Este mercenario francés, Lasimone, hablaba de un plan a largo plazo de Faulques para obtener apoyo a gran escala del extremo sur del continente. Por todo lo que pude corroborar, probablemente estaba en contacto con los estrategas de Salan y preveía las dificultades que se avecinaban para la OAS, cuando se agotaran las armas y las municiones”.

Maurin Picard https://afriquexxi.info/article4967.html

Fuente: mpr21.info
spot_img

1 COMENTARIO

  1. Os países ocidentais da Europa e não só, têem muitas facturas a pagar, um dia: Bélgica, França, Inglaterra, Holanda, espanha e Portugal. Um passado muito trizte…

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias