Récord de incendios forestales en la UE

Publicado:

Noticias populares

 

ANSA.— En el tórrido caluroso verano de 2022, la Unión Europea registra un récord de incendios con datos impactantes, pues desde el 1 de enero al 16 de julio se incendiaron en los Estados miembros un total de 346 mil hectáreas de zonas boscosas, una superficie mayor que todo el Valle de Aosta (326 mil hectáreas).

El área quemada triplica el promedio de los últimos 16 años, que en el mismo lapso equivale a 110.350 hectáreas.

La imagen surge de un análisis de los datos proporcionados por el Sistema Europeo de Información sobre Incendios Forestales (EFFIS) de la Comisión Europea.

El número de grandes incendios (más de 30 hectáreas) desde principios de año se sitúa en 1.756, casi cuatro veces la media de 470 de 2006 a 2021.

En cuanto a las naciones, entre los 27 países de la UE, el más afectado hasta ahora es Rumania, con 149 mil hectáreas que se han convertido en humo desde principios de año debido a 735 grandes incendios.

Estas son las cifras más altas registradas en los últimos 16 años.

Pero también se registran números sin precedentes en otros estados de Europa del Este: Croacia (28 mil hectáreas quemadas en 134 incendios), Bulgaria (7.735 hectáreas en 50 incendios) y Hungría (5.877 hectáreas en 44 incendios). Récord también en Eslovaquia, aunque con solo 275 hectáreas afectadas por las llamas.

En Italia, el fuego arrasó 22.930 hectáreas entre el 1 de enero y el 16 de julio, una cifra que no es récord pero sí significativamente superior a la media de 2006-2021, que equivale a 14.061 hectáreas en el mismo período de tiempo.

Hasta ahora, los incendios ascienden a 204, en comparación con un promedio de 99 en los últimos 16 años.

En España, las llamas quemaron cerca de 93.000 hectáreas, cuatro veces la media, con 277 incendios registrados. Portugal (casi 28.000 hectáreas en 126 incendios) y Francia (26.000 hectáreas en 221 fuegos) también están por encima de la media.

En Grecia, duramente golpeada por los incendios en 2021, este año las hectáreas incineradas son poco más de 4 mil, una cifra por debajo del promedio de los últimos 16 años.

La Oficina Meteorológica británica (Met Office) emitió una “alerta roja” debido a las inusuales y extremas temperaturas que se pronostican en gran parte de Inglaterra para la próxima semana, lo que podría ser una ola de calor sin precedentes ya que las temperaturas podrían alcanzar los 40 grados centígrados.

Es la primera vez que se emite una advertencia de calor extremo, aunque el sistema de advertencia se suma tan solo desde 2021. La temperatura más alta registrada en el Reino Unido fue de 38,7 grados centígrados en la ciudad de Cambridge en el año 2019.

Ahora, se advirtió que la ola de calor podría causar interrupciones en los viajes y la infraestructura en Londres, centro y norte del país hasta Manchester y York. El famoso subterráneo de Londres carece casi por completo de aire acondicionado en sus coches, dado que no fue pensado para estas temperaturas.

En tanto, en Escocia, Irlanda del Norte y Gales, las temperaturas superarán los 30 grados.

spot_img

1 COMENTARIO

  1. MÁS PREVENCIÓN! MENOS EXTINCIÓN.
    LA PREVENCIÓN ES TRABAJO PARA FIJAR POBLACIÓN EN EL RURAL!!!
    HAY MUCHOS BOSQUES QUE LIMPIAR.
    MUCHOS BOSQUES QUE ORDENAR.
    PARA QUE HAYA ALIMENTOS.
    PARA QUE HAYA PROGRESO!!!
    EL DECRECIMIENTO NO ES LA PALABRA.
    ES LA RECTIFICACIÓN DE LO MAL HECHO.
    NO SOMOS TAN LISTOS.
    FUERA L@S SIN ESCRÚPULOS!!!
    LAS ENERGÍAS SON DE TOD@S!!!!!
    NOS LAS REGALA MADRE NATURA!!!!

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Los jóvenes estadounidenses no quieren alistarse en el ejército

El ejército estadounidense se enfrenta a una auténtica epidemia de suicidios. La tasa ha aumentado en todos los ejércitos desde 2015, según el Pentágono. Es indicativo de una profunda crisis moral en las fuerzas estadounidenses.