Los palestinos del norte de Cisjordania se levantan en armas contra el sionismo

Publicado:

A pesar de las incursiones militares israelíes casi diarias en las ciudades palestinas del norte de la Cisjordania ocupada, en particular Jenín y Nablús, que son contrarrestadas por las fuerzas de la resistencia palestina en intensos y a menudo mortales combates, la parte sur de Cisjordania parece mantener una tensa calma, al menos por el momento.

Noticias populares

¿Por qué crece la resistencia armada en el norte de Cisjordania pero no en el sur? ¿Se extenderá más allá del norte? ¿Continuará? No hay respuestas sencillas a estas preguntas. Una de las razones de esta dificultad es que la resistencia armada está actuando de forma relativamente independiente, sin un movimiento político centralizado que proponga un plan y sin una dirección clara que trace el rumbo.

 

“Desde el punto de vista social, hace tiempo que existe un claro apoyo público a la resistencia en Jenín y Nablús”, afirma Akram Al-Natsha, un periodista afincado en Hebrón que intenta explicar el fenómeno. “Durante la segunda Intifada [2000-2005], por ejemplo, todo el mundo conocía y podía ver claramente la acción militar en estas ciudades, pero en Hebrón todo se hizo en secreto. Por eso, incluso hoy vemos menos actividad militar en Hebrón, mientras que es mucho más frecuente en el norte de Cisjordania. Es una cuestión de tradición, la gente [en el norte] está a favor de la resistencia armada”.

La Autoridad Palestina (AP) también desempeña un papel en la división de Cisjordania en norte y sur. Según Al-Natsha, el apoyo popular no disimulado a la resistencia en Jenín y Nablús hace muy difícil que la AP realice detenciones allí. La AP se ve obligada a entrar en Naplusa con grandes fuerzas de seguridad, pero se enfrenta a una feroz oposición, que se hizo patente en la reciente detención de Musab Shtayyeh, miembro de Hamás. Los agentes de seguridad nunca entran en el campo de refugiados de Jenín.

La AP ve cada acto de resistencia como un acto de oposición a su propia existencia. “Dicen que la AP apoya la resistencia popular, pero esto no es cierto. La AP también la reprime”, dijo Al-Natsha.

La disparidad entre el nivel de control que la AP mantiene en el norte y en el sur es visible en muchos aspectos. No sólo es más difícil para la AP actuar en el norte, sino que hay una discrepancia significativa en el número de detenciones realizadas en cada región. “Las fuerzas de seguridad de la AP realizan muchas más detenciones en Hebrón que en el norte”, dijo Al-Natsha. “El ejército de ocupación también es más activo en el sur. Todo esto disminuye la resistencia en el sur en comparación con el norte”.

Ahmed Abu Hashash, residente en el campo de refugiados de Al-Fawwar, cerca de Hebrón, en el sur de Cisjordania, fue testigo directo de ello. Fue liberado de una breve detención en una prisión de la AP. “Hace tiempo que tenemos la sensación de que la AP está flexionando sus músculos para mantener la calma en el sur de Cisjordania”, dijo. “Sé de decenas de jóvenes que han recibido recientemente citaciones de agentes palestinos exigiendo que acudan a interrogatorios y discusiones, pero se han negado”.

Abu Hashash, cuyos dos hermanos están encarcelados en Israel, fue detenido por la AP bajo la sospecha de haber transferido 1.400 shekels a la cuenta bancaria de uno de sus hermanos encarcelados desde una entidad que la AP considera enemiga: la Yihad Islámica Palestina (PIM). Abu Hashash niega completamente esta acusación y declaró en su juicio que había transferido el dinero desde una fuente legal, a saber, el comité de la AP para asuntos de los presos. Aunque fue puesto en libertad, Abu Hashash considera que su detención forma parte de una tendencia general: la AP está cada vez más implicada en los esfuerzos por reprimir a las facciones que compiten en el sur de Cisjordania, como el PJI, Hamás y el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP).

“La Autoridad Palestina es uno de los principales obstáculos para la resistencia, porque persigue a todos los que están armados y los detiene”, dijo Al-Natsha. “Además, durante la actual oleada [de resistencia], la Autoridad Palestina se encuentra, incluso más que de costumbre, entre la espada y la pared: por un lado, los palestinos de a pie culpan a las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina de oponerse a la resistencia popular, y están furiosos por las detenciones de los resistentes armados. Por otro lado, Israel culpa a la AP después de cada acto de resistencia que no logra frustrar”.

Una resistencia sin perspectiva

Otro residente local, Ismail Abu Hashash, no pone sus esperanzas en la actual resistencia en el norte de Cisjordania. Como activista del Frente Democrático para la Liberación de Palestina (FDLP), le pregunté por qué los palestinos se alzan en armas en el norte y no en el sur. En su opinión, la pregunta es irrelevante.

“Por el momento, la resistencia armada es esporádica y desorganizada”, dijo. “Estas ondas pueden empezar de repente, por sorpresa, y pueden desaparecer igual de repentinamente. Esto es resistencia en nombre de la resistencia, sin perspectiva política. Es una forma de rechazar la ocupación, de rechazar el statu quo, que es esencialmente un vacío político sin posibilidad de un Estado en el horizonte”.

Su crítica es profunda: “Nuestro problema es que desde el final de la segunda Intifada [2005], las facciones palestinas no han conseguido reunirse, de forma seria, para construir un plan nacional unido. ¿Cuál es nuestro objetivo? ¿Cuál es la solución política y cómo podemos resistir de forma coordinada para conseguirla?

“Las facciones palestinas luchan entre sí por estrechos objetivos partidistas y no tienen ninguna visión”, dijo Abu Hashash. “Una de las razones es que cada facción depende de una fuente diferente de financiación extranjera. Cada facción tiene entonces que actuar de acuerdo con los objetivos que le prescribe el grupo extranjero que la financia. Este dinero político, por desgracia, destruye -o al menos debilita gravemente- a las fuerzas de izquierda palestinas, como el DFLP y el FPLP”. Es sabido que el PJI recibe apoyo financiero de Irán, mientras que Hamás es apoyado por Qatar y Turquía.

“Pero a pesar de esta situación”, continúa Abu Hashash, “los palestinos siguen levantándose contra la ocupación. Lo están haciendo por sí mismos. Esta actitud no fue fácil. No creo que haya que resistir con armas y piedras, también se puede resistir con sumud [firmeza]. En el norte del Valle del Jordán, en Jerusalén, en Masafer Yatta, en Beita, en todos los lugares donde están expulsando a los palestinos, tenemos que resistir, tenemos que unirnos a las filas y construir una nueva visión nacional compartida”.

La ocupación alimenta la resistencia

Un periodista y escritor del campo de refugiados de Jenín, que pidió permanecer en el anonimato debido a la creciente tensión en el interior del campo, también habló de la “resistencia individual” -que bien podría extenderse hacia el sur, aunque dice que es imposible de predecir- en contraposición a la “resistencia colectiva” que fue una característica de la primera y segunda Intifadas.

“La ola actual -la resistencia de los individuos- no surgió de la nada”, explica. “Tiene sus raíces en las secuelas de la segunda Intifada [2000-2005] y la división política palestina que se produjo después. Durante la Intifada, la resistencia contra la ocupación fue amplia y profunda, y participaron todas las facciones palestinas, incluida la AP. Israel atacó y reprimió a todas las facciones y asesinó a la mayoría de los dirigentes de la época”.

Pero entonces, explicó, comenzó la división palestina. Hamás tomó el control de Gaza y casi desapareció de Cisjordania, mientras que el presidente de la AP, Mahmud Abbas, disolvió los batallones armados de Al Fatah, para facilitar un acuerdo con Israel.

“Esta es una de las razones por las que Cisjordania ha disfrutado de un periodo de calma y estabilidad durante años”, dijo el periodista. “Pero la presencia de la ocupación, la opresión, el continuo control militar, todo ello alimenta constantemente la necesidad de resistencia. Así comenzó la guerra de guerrillas, que no está organizada por ninguna facción, en Cisjordania. Los palestinos medios entienden que tienen que defenderse y que tienen que crear movimientos populares para llenar el vacío dejado por las diferentes facciones políticas”.

El periodista rechaza la hipótesis de que Cisjordania pueda dividirse en un “norte” y un “sur”. En el periodo comprendido entre 2015 y 2016, dijo, varios palestinos cometieron ataques con arma blanca tanto contra las fuerzas de seguridad israelíes como contra civiles. “La mayoría de estos palestinos procedían de los alrededores de Hebrón, Belén y Jerusalén, mientras que el norte, en particular, no participó”. En otras palabras, a veces el sur es el lugar de la resistencia, y a veces el norte, y no hay una diferencia significativa entre ambos.

Durante este periodo, comúnmente conocido como la “intifada del cuchillo”, que duró algo más de un año, 70 palestinos del distrito de Hebrón fueron asesinados, frente a sólo 19 palestinos del distrito de Jenín, la mayoría de ellos en intentos de apuñalamiento. A pesar de las disparidades, no se trata de actos de resistencia armada contra los soldados, sino de apuñalamientos, lo que refuerza la afirmación de que la resistencia es intermitente, en diferentes lugares.

Sin embargo, Jenín tiene una historia única como centro de la resistencia palestina que se remonta a un siglo atrás. En las décadas de 1920 y 1930, Izz ad-Din al-Qassam -que da nombre al ala militar de Hamás- reunió a grupos de palestinos armados, muchos de ellos campesinos del norte de Palestina, para luchar contra el sionismo y el colonialismo británico. Cuando se vio obligado a pasar a la clandestinidad, se escondió en las colinas entre Jenín y Nablús. La policía británica acabó encontrándolo y lo mató en 1935, cerca de Jenín.

El periodista citó otro ejemplo: el grupo Al-Fahd al-Aswad (La Pantera Negra), afiliado a Fatah, que surgió en Jenín y Nablús durante la primera Intifada. “Cientos de miembros del grupo fueron asesinados o encarcelados, y algunos de ellos siguen siendo prisioneros en Israel hasta el día de hoy”, dijo. “La zona que rodea a Jenín ha sido cuna de revoluciones y oleadas de protestas a lo largo de la historia de Palestina, primero durante la época otomana, luego bajo los británicos y aún ahora bajo la ocupación israelí. Adoptar una visión histórica amplia del fenómeno nos ayuda a entender lo que ocurre hoy en el norte de Cisjordania.

Basil Adra https://www.972mag.com/west-bank-hebron-armed-struggle/

 

Fuente: mpr21.info

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias