Los coches eléctricos en Alemania pueden convertirse en víctimas de la crisis energética

Publicado:

En estos momentos resulta más caro cargar un coche eléctrico que llenar el depósito de un vehículo de diésel o gasolina.

Noticias populares

Los crecientes precios de la energía en Europa crean “el riesgo de que los potenciales compradores le den la espalda a la movilidad eléctrica” en Alemania, advierten expertos en un reciente artículo de la revista Der Spiegel.

 

Actualmente es más caro cargar un coche eléctrico que llenar el depósito de un vehículo de diésel o gasolina, una diferencia que puede llegar a suponer un gasto de 30 euros al mes en el bolsillo del consumidor. En este contexto, el director del Centro de Investigación Automotriz, Ferdinand Dudenhoffer, advierte que los automóviles con carga eléctrica podría encontrarse “claramente en desventaja” para fines de 2023.

A esa desmotivación se le suma la disminución de las bonificaciones estatales que el Gobierno alemán concede por la compra de vehículos eléctricos. La publicación señala que actualmente las esperas para la entrega de un auto eléctrico son de más un año, por lo que el comprador dispondrá de una ayuda económica menor de la prevista, mientras que los compradores de coches híbridos directamente ya no contarán con ningún subsidio estatal.

Debido a la situación actual, que Sabine Jaskula, directora de recursos humanos de ZF, el segundo mayor proveedor de sistemas para automóviles de Alemania, califica como “una mezcla tóxica de crisis energética e inflación”, los consumidores tampoco quieren gastar dinero en un vehículo nuevo. Pero los que sí están dispuestos a hacer la inversión se plantean si realmente vale la pena adquirir un auto eléctrico, teniendo en cuenta el fuerte aumento de los precios de la electricidad, así como la escasez de puntos de carga.

A día de hoy, las más de 14.000 estaciones de servicio en todo el país tendrían que convertirse rápidamente en puntos del suministro de energía para poder dar un empujón a la industria. “De lo contrario”, advierte Frank Iwer, también de ZF, “el gran avance del coche eléctrico no tendrá lugar hasta dentro de años”.

Jaskula cree que “el cambio a la movilidad eléctrica ciertamente se ralentizará”, mientras los pronósticos apuntan a que la producción de automóviles con batería en Europa seguirá cayendo en 2023 y tan solo 11 millones de automóviles podrían salir de la línea de ensamblaje en toda la industria en lugar de los 18 millones planificados.

Por su parte, Philipp Sayler von Amende, fundador de la nueva plataforma de automóviles Carwow, comunicó que el interés por los coches eléctricos “se disparó” tras el inicio de la operación militar rusa en Ucrania “a causa del fuerte aumento de los precios de la gasolina”. Von Amende señala que en ese momento hasta el 60 % de los consumidores estaban dispuestos a comprar un auto eléctrico, una cifra que en las últimas semanas ha caído por debajo del 40 %.

spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias