EEUU paralizado por el giro estratégico de la República Islámica de Irán

Publicado:

El Parlamento de Irán acaba de aprobar la adhesión de la República Islámica a la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), previamente consagrada en la cumbre de Samarcanda en septiembre pasado, que marca la culminación de un proceso que duró nada menos que 15 años.

Noticias populares

Pepe Escobar.— Irán ya ha solicitado convertirse en miembro de los BRICS+ en expansión, que antes de 2025 se configurará inevitablemente como la alternativa del G20 del Sur Global, lo que realmente importa.

 

Es realmente importante también que Irán es parte de la alianza Quad, junto con los miembros de BRICS, Rusia, China y La India. Irán está profundizando su asociación estratégica con China y Rusia y aumentando la cooperación bilateral con La India.

Irán es un socio clave de China en el proyecto Nueva Ruta de la Seda o Iniciativa de la Franja y la Ruta (en inglés: Belt and Road Initiative, BRI). Está listo para cerrar un acuerdo de libre comercio con la Unión Económica Euroasiática (UEEA) y es un nodo clave del Corredor de Transporte Internacional Norte-Sur (INSTC, por sus siglas en inglés), junto con Rusia y La India.

Todo lo anterior configura el surgimiento relámpago de la República Islámica de Irán como una gran potencia de Asia Occidental y Eurasia, con un gran alcance en todo el Sur Global.

Eso ha quedado envuelto en el polvo todo el conjunto de “políticas” imperiales hacia Teherán.

Por lo tanto, no es de extrañar que los hilos de iranofobia previamente acumulados, alimentados por el Imperio durante cuatro décadas, se hayan metastatizado recientemente en otra ofensiva de revolución de colores, totalmente apoyada y difundida por los medios angloamericanos.

El manual de estrategia es siempre el mismo. El Líder de la Revolución Islámica, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, en realidad ideó una definición concisa. El problema no son las bandas de alborotadores y/o mercenarios inconscientes: “el principal enfrentamiento” es con la “hegemonía global”, dijo.

El intelectual y autor estadounidense Noam Chomsky se hizo eco de esta opinión del ayatolá Jamenei comentando cómo una serie de sanciones estadounidenses han dañado gravemente durante cuatro décadas la economía iraní y “causado un enorme sufrimiento”.

Usar a los kurdos como bienes fungibles

La última revolución de colores se superpone con la manipulación de los kurdos tanto en Siria como en Irak. Desde la perspectiva imperial, la guerra de poder en Siria, que está lejos de terminar, no solo funciona como un frente adicional en la lucha contra Rusia, sino que también permite la instrumentalización de kurdos altamente dependientes contra Irán y Turquía.

Irán está siendo atacado actualmente de acuerdo con una variación perversa del esquema aplicado a Siria en 2011. Se ha impuesto una especie de situación de “protesta permanente” en vastas franjas del noroeste de Irán.

Lo que cambió a mediados de noviembre es que las bandas armadas comenzaron a aplicar tácticas terroristas en varios pueblos cercanos a la frontera iraquí, e incluso se creía que estaban lo suficientemente armados como para tomar el control de algunos de los pueblos.

Teherán inevitablemente tuvo que enviar tropas del CGRI (Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica de Irán) para contener la situación y reforzar la seguridad fronteriza. Se involucraron en operaciones similares a las que se han sometido en Daraa, en el suroeste de Siria.

Esta intervención militar fue efectiva. Pero en algunas latitudes, las bandas terroristas continúan atacando la infraestructura del Gobierno e incluso la propiedad civil. El punto clave es que Teherán prefiere no reprimir estas manifestaciones rebeldes utilizando la fuerza letal.

El tema realmente crítico no son las protestas por sí mismo: es la transferencia de armas por parte de los kurdos desde Irak a Irán para reforzar el escenario de la revolución de colores.

Teherán ha emitido un ultimátum de facto a Bagdad: Ponte las pilas y haga comprender a los kurdos las líneas rojas.

Tal como está, Irán está empleando masivamente misiles balísticos Fateh y drones kamikaze Shahed-131 y Shahed-136 contra bases terroristas kurdas seleccionadas en el norte de Irak.

Cabe preguntarse si eso será suficiente para controlar la situación. Lo que está claro es que la “carta kurda”, si no es domada, podría ser fácilmente jugada por los sospechosos habituales en otras provincias iraníes, considerando el sólido apoyo financiero, militar e informativo ofrecido por los kurdos iraquíes a los kurdos iraníes.

Turquía se enfrenta a un problema relativamente similar con los kurdos sirios instrumentalizados por Estados Unidos.

En el norte de Siria, en su mayoría hay bandas armadas que se hacen pasar por “kurdos”. Por lo tanto, es muy posible que estas bandas armadas kurdas, interpretadas esencialmente por Washington como idiotas útiles, terminen siendo diezmadas, simultáneamente, en el corto o mediano plazo, tanto por Ankara como por Teherán.

Si todo falla, oren por un cambio de régimen

Un cambio de juego geopolítico que era impensable hasta hace poco puede estar pronto en las cartas: una reunión de alto nivel entre el presidente turco, Recep Erdogan, y su homólogo sirio, Bashar al-Asad (¿recuerdan el dicho de una década “Al-Asad debe irse”?) en Rusia, con la mediación nada menos que del presidente ruso Vladímir Putin.

¿Qué se necesitaría para que los kurdos entendieran que ningún Estado, ya sea Irán, Siria o Turquía, les ofrecerá tierras para su propia nación? Los parámetros podrían cambiar, en definitiva, en caso de que los iraquíes en Bagdad finalmente logren expulsar a Estados Unidos.

Antes de llegar allí, el hecho es que Irán ya ha puesto patas arriba la geopolítica de Asia occidental, a través de sus misiles de crucero inteligentes, drones kamikaze extremadamente efectivos, guerra electrónica e incluso misiles hipersónicos de última generación.

Los “planificadores” del imperio nunca vieron venir esto: una asociación estratégica entre Rusia e Irán que no solo tiene mucho sentido desde el punto de vista geoeconómico, sino que también es un multiplicador de fuerza militar.

Además, eso se inscribe en el panorama general que se avecina en el que se centra el BRICS+ ampliado: la integración de Eurasia (y más allá) a través de corredores económicos multimodales como el INTSC, los oleoductos y el tren de alta velocidad.

El Plan A del Imperio, sobre Irán, fue un mero acuerdo nuclear (JCPOA, por sus siglas en inglés), ideado por la Administración de Barack Obama como nada más que un esquema de contención de crudo.

Trump en realidad destruyó todo, y ya no queda nada: un renacimiento de JCPOA, que se ha intentado, en teoría, durante meses en Viena, siempre fue un fracaso porque los propios estadounidenses ya no saben lo que quieren de él.

Entonces, lo que queda como Plan B para los psicópatas neoconservadores straussianos/neoliberales a cargo de la política exterior de EE.UU. es arrojar al caldero de Irán a todo tipo de chivos expiatorios, desde kurdos hasta el tóxico MKO (grupo terrorista Muyahidín Jalq), y amplificado las 24 horas del día, los 7 días de la semana por los principales medios de comunicación histéricos, orar por un cambio de régimen.

Bueno, eso no va a suceder. Teherán solo necesita esperar, actuar con moderación y observar cómo se desvanecerá finalmente tanta señalización de la virtud de la revolución de colores.

**************************

Pepe Escobar es un autor y analista geopolítico independiente, centrado en Eurasia. Su último libro es Raging Twenties.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Dirigentes partidistas de Cuba y Grecia sostuvieron encuentro

La Habana. El secretario de Organización del Partido Comunista de Cuba (PCC), Roberto Morales, sostuvo ayer un encuentro en esta capital, con el secretario general del partido político griego MeRA25, Yanis Varoufakis.