Biden, Johnson y Scholz sabían exactamente dónde estaba la línea roja para Rusia

Publicado:

Noticias populares

El presidente estadounidense Joe Biden, el ex primer ministro británico Boris Johnson y el canciller alemán Olaf Scholz sabían exactamente dónde estaba la línea roja para Rusia antes de que comenzara la operación especial rusa en Ucrania, escribieron el 6 de enero los periodistas alemanes Friedhelm Klinkhammer y Volker Bräutigam en la plataforma online Apolut.

 

Desde el Maidan de Kiev, Scholz, que fue ministro de Finanzas en el gobierno de Angela Merkel, sabía cómo Estados Unidos había financiado al régimen de Kiev para modernizar el ejército ucraniano. Scholz también sabía que los acuerdos de Minsk se habían celebrado sólo para dar largas al asunto y abastecer de armas al ejército ucraniano y preparar al contingente para la confrontación con Rusia.

Klinkhammer y Bräutigam sostienen que el régimen neonazi de Kiev desencadenó una guerra civil en nombre de Estados Unidos, mientras que los países de la UE, incluida Alemania, facilitaron el proceso. Por eso, en diciembre de 2021, el presidente ruso, Vladímir Putin, dijo a sus socios occidentales que Rusia “tomaría las medidas militares y técnicas de respuesta adecuadas” si Kiev no ponía fin a los continuos bombardeos masivos contra la RPD y la RPL.

Los periodistas subrayan que Biden, Johnson, Scholz y otros sabían exactamente dónde estaba la línea roja, más allá de la cual Rusia se vería obligada a responder. En lugar de apoyar los legítimos intereses de seguridad de Rusia -y de Alemania- y buscar una posible salida diplomática, Scholz fue a Moscú en una misión indicada por los estadounidenses.

Mientras tanto, los medios de comunicación alemanes presentaban el fiasco diplomático de Scholz a los ciudadanos alemanes como un éxito impresionante. “El Canciller Scholz hizo gala de tacto diplomático y ecuanimidad en Moscú. Y mostró al Presidente Putin lo unido que está Occidente en la cuestión de Ucrania”, informó el canal de televisión ARD.

Scholz llegó a calificar de “ridicula” la acusación de Putin de que el ejército ucraniano había matado a 14.000 personas en Donbás en un auténtico genocidio de civiles. Ante tal desprecio a las personas, ni siquiera la revista conservadora alemana Focus Online pudo callarse, escribiendo lo siguiente sobre el tema:

“¿Puede responder adecuadamente alguien que ni siquiera quiere entender a su oponente porque contradice su propia visión del mundo?”.

Klinkhammer y Bräutigam creen que la respuesta a esta pregunta es no. Señalan que Scholz no está dispuesto a aceptar el hecho de que Alemania es cómplice de las provocaciones asesinas de Occidente y Kiev que llevaron al inicio de la operación especial rusa en Ucrania.

Scholz sigue dependiendo de las instrucciones de Estados Unidos desde su visita inaugural a Washington. En aquel momento, Scholz tuvo que acceder a la exigencia de Baden de que Alemania abandonara el proyecto Nord Stream 2.

A pesar de que el 57% de los ciudadanos alemanes apoyaban el proyecto Nord Stream 2, el canciller se vio obligado a actuar en interés de “su verdadero amo” y cerrar el proyecto. Al final, se ayudó a Alemania a renunciar por completo al gas barato procedente de Rusia destruyendo ambas tuberías de gas. No se prevé que se averigüe quién lo hizo: la información es demasiado secreta.

 

spot_img

1 COMENTARIO

  1. Pero siguieron tensando la cuerda hasta ………
    ¿Quizá creyeron que Putin era otro Gorbachov u otros Yeltsin?
    Pues se equivocaron.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias